Espacio de Sergio

Sitio de opiniones, noticias y música

Efectos simbólicos y desafíos de la ley de medios

Deja un comentario

Arturo Trinellihttp://alainet.org/active/37152

La Ley de Ser­vi­cios de Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual aún no en­tró en vi­gen­cia por­que la Jus­ti­cia la ha sus­pen­di­do pro­vi­so­ria­men­te a par­tir de dos nue­vas me­di­das cau­te­la­res en las pro­vin­cias de Sal­ta y Men­do­za. De es­ta ma­ne­ra, a pe­sar de ha­ber si­do san­cio­na­da por ma­yo­ría en el Con­gre­so Na­cio­nal, y ser re­sul­ta­do de un am­plio con­sen­so y au­dien­cias pú­bli­cas con gran par­ti­ci­pa­ción de sec­to­res di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te vin­cu­la­dos a la co­mu­ni­ca­ción, sus nue­vas e in­no­va­do­ras dis­po­si­cio­nes aún no lo­gran reem­pla­zar a las vi­gen­tes, in­clui­das en la vie­ja Ley de Ra­dio­di­fu­sión de la dic­ta­du­ra.

Sin em­bar­go, la dis­cu­sión que an­te­ce­dió a la san­ción de la ley ha si­do im­por­tan­te por los efec­tos sim­bó­li­cos que ha pro­du­ci­do, in­de­pen­dien­tes a su im­ple­men­ta­ción: ins­ta­lar la pro­ble­má­ti­ca so­bre el rol de los me­dios y sus in­fluen­cias en la de­no­mi­na­da “opi­nión pú­bli­ca”, de­ba­tes que has­ta aho­ra pa­re­cían só­lo cir­cuns­crip­tos a ám­bi­tos aca­dé­mi­cos, pe­ro que la nue­va ley ins­ta­ló co­mo te­ma de preo­cu­pa­ción ge­ne­ral.
No obs­tan­te, erró­nea­men­te la dis­cu­sión so­bre el pa­pel de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en la Ar­gen­ti­na sue­le re­du­cir­se a una dis­pu­ta ex­clu­si­va en­tre el Go­bier­no y el Gru­po Cla­rín, cu­yos in­te­re­ses que­dan no­ta­ble­men­te afec­ta­dos a par­tir de la nue­va nor­ma. En ver­dad, el pre­sen­te es un de­ba­te que ex­ce­de por com­ple­to es­ta dis­pu­ta y que du­ran­te años pa­re­ció es­tar si­len­cia­do en el país, don­de da­ba la sen­sa­ción de que la in­for­ma­ción pro­vis­ta por los me­dios ma­si­vos era in­cues­tio­na­ble y des­pro­vis­ta de cual­quier in­ten­cio­na­li­dad aje­na al me­ro pro­pó­si­to de di­fun­dir no­ti­cias.

El pri­me­ro de los efec­tos sim­bó­li­cos que re­co­rren la dis­cu­sión so­bre los me­dios gra­cias a la nue­va ley es la de en­ten­der a la in­for­ma­ción co­mo mer­can­cía. Así co­men­zó a ser evi­den­te pa­ra la ma­yo­ría que la fun­ción esen­cial de los me­dios ma­si­vos de co­mu­ni­ca­ción se de­fi­ne por la ma­ni­pu­la­ción in­for­ma­ti­va orien­ta­da ha­cia el con­trol de la “opi­nión pú­bli­ca”, pe­ro sus ob­je­ti­vos no son so­cia­les ni de­sin­te­re­sa­dos co­mo des­cri­be la mi­to­lo­gía de la “ob­je­ti­vi­dad pe­rio­dís­ti­ca”.

En rea­li­dad, las fa­mo­sas ban­de­ras “éti­cas” del pe­rio­dis­mo –im­par­cia­li­dad, ob­je­ti­vi­dad, li­ber­tad de ex­pre­sión– se pre­sen­tan mu­chas ve­ces co­mo mi­tos en­cu­bri­do­res del mul­ti­mi­llo­na­rio ne­go­cio me­diá­ti­co que la pren­sa mo­vi­li­za a dia­rio. De es­ta ma­ne­ra, el pro­ce­so de dis­tri­bu­ción de la in­for­ma­ción no es­tá mo­ti­va­do por la ne­ce­si­dad de “in­for­mar” si­no por la ne­ce­si­dad ca­pi­ta­lis­ta de ven­der no­ti­cias. Den­tro de es­ta ló­gi­ca, las mis­mas se pre­sen­tan co­mo un pro­duc­to, co­mo una mer­can­cía a ser ven­di­da en el mer­ca­do me­diá­ti­co. Pa­ra ello, los me­dios, al igual que cual­quier em­pre­sa ca­pi­ta­lis­ta, ge­ne­ran ne­ce­si­da­des ma­si­vas de con­su­mo en la so­cie­dad, y tra­zan es­tra­te­gias in­for­ma­ti­vas des­ti­na­das a fa­vo­re­cer su cre­ci­mien­to em­pre­sa­rial y po­si­cio­nar­se pa­ra com­pe­tir con éxi­to en ese mer­ca­do me­diá­ti­co.

Por su­pues­to que las cor­po­ra­cio­nes afec­ta­das por la ley tie­nen el ob­je­ti­vo de evi­tar las cláu­su­las que afec­tan sus ne­go­cios y to­man re­pre­sa­lias con­tra quie­nes las pro­mue­ven, con una par­te im­por­tan­te de la opo­si­ción po­lí­ti­ca ha­cien­do cau­sa co­mún con esos in­te­re­ses. Su­ma­da a la cam­pa­ña an­ti K de Cla­rín, el gru­po en el que son so­cios De Nar­váez, Vi­la y Man­za­no, des­pi­dió re­cien­te­men­te a tra­ba­ja­do­res de las ra­dios LT8 y LT3 de Ro­sa­rio, lo cual pro­vo­có un pa­ro de am­bas emi­so­ras y un ac­to fren­te al dia­rio La Ca­pi­tal. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del sin­di­ca­to de pren­sa ro­sa­ri­no, Ed­gar­do Car­mo­na, ex­pli­có que la du­ra reac­ción del Gru­po era con­se­cuen­cia del apo­yo del gre­mio a la ley de me­dios.

Pe­ro al mis­mo tiem­po, esas re­pre­sa­lias de las cor­po­ra­cio­nes, de­mos­tran­do que sus in­te­re­ses no son los de las au­dien­cias, tam­bién han pro­mo­vi­do la pro­li­fe­ra­ción de nue­vos me­dios de opi­nión co­mo re­des so­cia­les, blogs, fo­ros, don­de se bus­can for­mas de ex­pre­sión al­ter­na­ti­vas. Así, un nue­vo efec­to sim­bó­li­co que ha pro­mo­vi­do la ley es no so­la­men­te asu­mir de ma­ne­ra crí­ti­ca la in­for­ma­ción, si­no alen­tar la par­ti­ci­pa­ción a tra­vés de nue­vos es­pa­cios que pro­mue­van co­rrien­tes de opi­nión dis­tin­tas.

Otro ele­men­to sim­bó­li­co ins­ta­la­do a par­tir de la nue­va le­gis­la­ción, y li­ga­do al an­te­rior, tie­ne que ver con re­co­no­cer que el go­bier­no de un país no es ex­clu­si­va res­pon­sa­bi­li­dad de la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca. Se ha com­pren­di­do que las de­ci­sio­nes so­bre el rum­bo po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co de­ben ser con­sen­sua­das con otros gru­pos de po­der que, a di­fe­ren­cia de los po­lí­ti­cos, no es­tán so­me­ti­dos a nin­gún jui­cio po­pu­lar y sub­sis­ten a los go­bier­nos de tur­no. Esos gru­pos eco­nó­mi­cos mu­chas ve­ces se ex­pre­san a tra­vés de los me­dios que son de su pro­pie­dad, y pug­nan por ha­cer va­ler sus in­te­re­ses.

Por lo tan­to, un ele­men­to que en­ri­que­ce el de­ba­te po­lí­ti­co es es­ta eva­lua­ción res­pec­to de los ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos de los me­dios, que no ne­ce­sa­ria­men­te son los de la ma­yo­ría. Pe­se a su res­pon­sa­bi­li­dad, por ac­ción u omi­sión, en eta­pas no de­mo­crá­ti­cas y cri­sis eco­nó­mi­cas, nun­ca fue­ron in­clui­dos en nin­gún “que se va­yan to­dos” ni tam­po­co son so­me­ti­dos a elec­cio­nes. Sin em­bar­go, co­mo bien se­ña­lan Mar­ce­lo Gar­cía y Luis Ló­pez (Bue­nos Ai­res Eco­nó­mi­co, 17 de mar­zo), los gran­des me­dios de co­mu­ni­ca­ción uti­li­zan sus pro­duc­tos pe­rio­dís­ti­cos co­mo ga­ran­tes de sus em­pren­di­mien­tos ex­tra­pe­rio­dís­ti­cos, aso­cia­dos mu­chas ve­ces a la im­po­si­ción de sus pro­pios in­te­re­ses ba­jo el le­ma del “pe­rio­dis­mo in­de­pen­dien­te”.

Es­tá cla­ro que la li­ber­tad de pren­sa es un lo­gro de la de­mo­cra­cia que ya tie­ne años de tra­yec­to­ria. Quie­nes ha­cen pe­rio­dis­mo hoy en la Ar­gen­ti­na cuen­tan con el res­pal­do de po­der pu­bli­car sin res­tric­cio­nes, más allá de que des­de al­gu­nos sec­to­res se alien­te el fan­tas­ma del pe­li­gro a la li­ber­tad de ex­pre­sión. La ma­ne­ra irres­pon­sa­ble con la que en rei­te­ra­das opor­tu­ni­da­des se pro­mue­ven in­for­ma­cio­nes dis­tor­sio­na­das bus­can crear ima­gi­na­rios so­cia­les que con­flu­yan a la de­ses­ta­bi­li­za­ción y al de­sá­ni­mo: el ca­so más em­ble­má­ti­co, qui­zá, sea el de la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad, mu­chas ve­ces más dra­má­ti­ca que la in­se­gu­ri­dad mis­ma. El “va­le to­do” que esa his­te­ria co­lec­ti­va ge­ne­ra con­du­ce a ab­sur­dos co­mo la cri­mi­na­li­za­ción de la po­bre­za, en­tre otras con­se­cuen­cias de­ri­va­das del ma­ne­jo im­pru­den­te de la in­for­ma­ción.

Nue­vos de­sa­fíos. An­te es­tos efec­tos sim­bó­li­cos de la nue­va ley, in­de­pen­dien­tes de su pues­ta en prác­ti­ca, ¿cuá­les son los nue­vos de­sa­fíos que se pre­sen­tan? En pri­mer lu­gar, pre­gun­tar­se qué gra­do de in­ci­den­cia tie­nen los agen­tes de so­cia­li­za­ción de un país. ¿Son los me­dios mo­no­pó­li­cos más im­por­tan­tes que el Es­ta­do en es­ta fun­ción? Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pro­mue­ven ten­den­cias, cos­tum­bres, gus­tos. Sin du­das que en los ’90 lo que se pre­ten­dió fue ini­ciar una cre­cien­te sus­ti­tu­ción del Es­ta­do en la fun­ción de la re­pro­duc­ción ideo­ló­gi­ca.

Así, el ca­pi­tal ya no só­lo fue asu­mien­do la re­pro­duc­ción del pro­pio ca­pi­tal si­no tam­bién la re­pro­duc­ción ideo­ló­gi­ca y so­cial. Es­ta trans­for­ma­ción es cla­ve pues es la que pro­mue­ve la pe­ne­tra­ción de gran­des ca­pi­ta­les en los mer­ca­dos de co­mu­ni­ca­ción y cul­tu­ra. En es­ta crea­ción de sub­je­ti­vi­da­des y de mo­dos de in­ter­pe­lar al mun­do, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción for­man par­te fun­da­men­tal en la cons­truc­ción de los ima­gi­na­rios cul­tu­ra­les de las per­so­nas, con lo cual su in­je­ren­cia en la vi­da so­cial no es in­ge­nua. Son má­qui­nas de pro­duc­ción de sen­ti­do, de ge­ne­rar con­di­cio­nes de re­pre­sen­ta­ción de la rea­li­dad.

Otro de­sa­fío de la ley de me­dios de­be­ría ser cons­truir fi­gu­ras me­diá­ti­cas que pue­dan com­pe­tir por au­dien­cias ma­si­vas y al mis­mo tiem­po ge­ne­rar nue­vos pa­ra­dig­mas so­cia­les. En la dé­ca­da pa­sa­da el Es­ta­do es­ti­mu­ló un sis­te­ma co­mu­ni­ca­cio­nal al­ta­men­te con­cen­tra­do, en el que los prin­ci­pa­les gru­pos de me­dios ha­bían con­se­gui­do al­can­zar su­ce­si­vas mo­di­fi­ca­cio­nes re­gu­la­to­rias acor­des a sus in­te­re­ses. La pren­sa era quien te­nía el mo­no­po­lio de for­mu­lar las pre­gun­tas y en­con­trar las res­pues­tas. Es po­si­ble que con la nue­va ley se de­mo­cra­ti­cen las es­truc­tu­ras de co­mu­ni­ca­ción que ex­pre­sen una ge­nui­na preo­cu­pa­ción por de­fen­der una co­mu­ni­ca­ción am­plia y par­ti­ci­pa­ti­va, que no que­de li­mi­ta­da so­la­men­te a quie­nes ten­gan re­cur­sos eco­nó­mi­cos y la dis­pu­ta por la cul­tu­ra y el len­gua­je sea re­pre­sen­ta­ti­va de to­dos los sec­to­res de la so­cie­dad.

Si que­re­mos pro­fun­di­zar nues­tra de­mo­cra­cia no de­be­ría­mos te­ner mie­do a la di­ver­si­dad de opi­nio­nes. La “rea­li­dad” es una cons­truc­ción co­lec­ti­va que ha­ce­mos en­tre to­dos. Y to­dos, des­de nues­tro ma­yor o me­nor lu­gar de in­ci­den­cia, po­de­mos in­ter­pre­tar y di­fun­dir otras lec­tu­ras, que son fun­da­men­ta­les si que­re­mos cons­truir una Ar­gen­ti­na con con­cien­cia crí­ti­ca y pro­yec­ción a fu­tu­ro.

Es de es­pe­rar en­ton­ces que la Jus­ti­cia per­mi­ta la pues­ta en fun­cio­na­mien­to de la ley, cu­yos efec­tos sim­bó­li­cos, afor­tu­na­da­men­te, no es­tán so­me­ti­dos a me­di­das cau­te­la­res.

Arturo Trinelli es Licenciado en Cien­cia Po­lí­ti­ca (UBA)

Fuente: Buenos Aires EconómicoReproducido con la autorización del autor.

Anuncios

Autor: Sergio

boquense ortodoxo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s