Espacio de Sergio

Sitio de opiniones, noticias y música

Ocho … Siete … Seis …

Deja un comentario

Por Marcelo J. García – Para el Herald – http://www.buenosairesherald.com/BreakingNews/View/31545

No se puede entender la política en la Argentina de hoy, si usted no entiende los medios de comunicación. Y un buen lugar para comenzar un curso intensivo de medios de comunicación y la política es el programa de televisión más controvertidos de la hora. Se llama Seis, Siete, Ocho.

Seis, Siete, Ocho (6,7,8) se transmite por la televisión estatal en horario estelar transmitido todas las noches. Una idea sencilla: cinco personas y dos huéspedes se sientan a una mesa para comentar la forma en que se llevó la noticia por los medios de comunicación. Es el fronline de la guerra del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en Clarín, gigante de medios del país. 6,7,8, trata a los periodistas y medios de comunicación como actores políticos de pie en pie de igualdad con los políticos de la oposición.

Habiendo periodistas hablando de compañeros periodistas en la televisión de horario estelar es noticia. La gran prensa y los periodistas más han sido una vaca sagrada en la Argentina desde la restauración de la democracia año 1983. Como la mayoría de las instituciones y las empresas cayó en el lado equivocado de la estima del público por una suma de las recurrentes crisis económicas y políticas, la reputación de los medios de comunicación lograron sobrevivir prácticamente ileso. 6,7,8 está haciendo lo que nunca se hizo antes: que muestra descaradamente presuntas intenciones políticas detrás de las compañías de medios y algunos de los principales periodistas que trabajan para ellos.

Tal vez no parezca emocionante, pero el resultado, al menos desde un punto de vista de la televisión, es bastante entretenido. 6,7,8 no es muy popular en calificaciones sabio. Unas 170.000 personas verlo todas las noches, que está muy por encima del estatal Canal 7 de promedio, pero menos de la mitad de la gente que compra Clarín todas las mañanas y menos de un tercio de los espectadores de Canal del Grupo Clarín 13 por la noche noticiero Telenoche. Pero es más, comentó que vio a su público y pro-activa ha organizado dos manifestaciones a través de Facebook en defensa de la administración Fernández de Kirchner y su proceso de reforma de los medios.

Si las intenciones del programa sombra atribuye a algunos periodistas son verdaderas o no, parece que algunas personas por ahí están dispuestos a dar por un hecho. Un espectáculo como el 6,7,8 es técnicamente no más de una honda contra el establecimiento de medios de mamut. Los críticos acusan a la demostración de valor de la propaganda del gobierno barato y de haber lanzado una bruja virtual cacería contra los periodistas críticos. Algunos incluso lo han comparado con el Canal 7 de la cobertura de noticias durante la guerra de 1982 Malvinas contra Gran Bretaña, más recordado por su “Estamos ganando” línea. Pero esas comparaciones son tan falaces como los argumentos en favor de los incondicionales del gobierno. El exceso de reacción de los medios de comunicación y los propietarios de peces gordos periodística sólo es contraproducente.

6,7,8 es una mancha más para una vida pública que se ha visto gravemente torcida desde que el Congreso aprobó el año pasado la legislación de los nuevos medios en una guerra relámpago legislativa patrocinada por el gobierno. Los medios de comunicación, especialmente el diario Clarín a través de su posición dominante en el mercado de los medios, parece a punto de romper todas las reglas de la decencia periodista y ha convertido a todas las páginas de su diario de espesor en un editorial contra el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. El gobierno y algunos de sus seguidores reaccionan con el lanzamiento de ataques contra Clarín en todos los frentes, como si sus vidas dependieran de ello. La última batalla incluye la aparición de carteles anónimos con instantáneas de conocidos periodistas que trabajan para Clarín y el cuestionamiento de su “independencia”. La reacción más de un incidente menor para una guerra de esas proporciones fue, de nuevo, irracional: El gobierno mantiene en silencio durante días hasta que ayer, los señores medios de comunicación ha exagerado su papel de víctimas.

Los golpes innecesarios volar en ambas direcciones sólo se esconde el verdadero debate, que es cuando y cómo la nueva Ley de Medios entrará en vigor. El proyecto de ley es una letra pequeña de la legislación, descrito por un enviado de la ONU como “la más avanzada en el continente y un ejemplo para el mundo entero.” Impulso político para el proyecto de ley para ser eficaz es anterior a los Kirchner y sobrevivirá probablemente sea su sistema político declive. El proyecto de ley está ahora enredado en los tribunales por un tecnicismo legislativa presentada por un diputado de la oposición. La paradoja es que la oposición pudiera tener más influencia en la gestión diaria de los medios estatales como Canal 7 fueron las reforma de los medios efectivamente realizados (conforme al artículo 132 de la nueva ley).

periodistas individuales están atrapados en una lucha que va mucho más allá de ellas. Algunos son convincentes como la que desempeñen su papel como partidarios del gobierno o de los críticos, otros miran como peones en la de otro juego. La cuenta atrás para la credibilidad, mientras tanto, se mueve rápido, como lo muestra una encuesta de noviembre por la asociación de periodistas FOPEA: el 51 por ciento del público cree que los periodistas están más cerca del establecimiento de las personas (frente al 32 por ciento que dice lo contrario), y 49 por ciento cree que la información está controlada por los magnates de medios (frente al 12 por ciento que cree que la información es en realidad en manos de los periodistas).

6,7,8 no tiene la culpa de que, al menos no el único culpable. Por favor s 6,7,8 ‘, se podría decir que hace aproximadamente una década, el prime time de la televisión estatal presentó damas semidesnudas y concursos división de manzana. Al menos hoy, los defectos incluidos, la palabra política es omnipresente.

Marcelo García, un ex empleado del Herald, es licenciado en Ciencias de la Información (Universidad de Buenos Aires).

Autor: Sergio

boquense ortodoxo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s