Espacio de Sergio

Sitio de opiniones, noticias y música

El mejor legado, la política

Deja un comentario

Mariano Saravia – http://www.politicaymedios.com/politica/El_mejor_legado__la_politica_20101030180427.php

¡Basta de consenso!

“Gracias a él volví a creer en la política”. Esa es la frase más escuchada desde el miércoles pasado, cuando se conoció la noticia de la muerte de Néstor Kirchner, quien había llegado a la presidencia de la Nación en el 2003, con más porcentaje de desocupación que de votos. Y lo más impactante fue que esa frase era pronunciada principalmente por jóvenes, amplia mayoría entre los millones que desfilaron por su velatorio.

El otro dato que me queda de estos días es que mucha gente mostraba su dolor y su adhesión al kirchnerismo sin manifestarse peronista. Es decir, que a esta altura del partido, el kirchnerismo es un fenómeno en gestación que no corresponde con exactitud al peronismo, aunque provenga de él. Por empezar, tiene manifestaciones ideológicas más claras, expresadas en la acción de gobierno de estos siete años.

¿Cuáles?

Ruptura con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Desendeudamiento. Atilio Borón me contó que un día le preguntó a un ejecutivo del Citibank por qué insistían tanto en cobrar la deuda externa latinoamericana, si sabían que era impagable. Y el banquero le respondió: “Yo tengo una pesadilla recurrente: que algún día un presidente me diga: ‘Aquí tiene, le pagamos toda la deuda’”. Y es justamente lo que sucedió, pagamos gran parte de la deuda y se terminó la sumisión permanente a ellos.

Impuso a la producción: lo atestiguan los millones de argentinos que hoy trabajan y participan del mercado de consumo, viniendo de lo más oscuro de nuestra historia, en 2001 y 2002, cuando se repetía que ‘la única salida de este país es Ezeiza’.

Política de Derechos Humanos. Fue impecable. Terminó con las leyes de impunidad (obediencia debida y punto final) de Alfonsín y con los indultos de Menem. Abrió una nueva etapa (y esperemos que la final) hacia la verdad y la justicia que pone a la Argentina como ejemplo mundial en esta materia. Pero no sólo los derechos humanos del pasado, sino también los del presente: luego de gobiernos como los de la Alianza (se fue con 30 muertos en sus espaldas) y de Duhalde (Kosteki y Santillán), este gobierno no reprimió a nadie, ni a los piqueteros de izquierda que se manifiestan día por medio en las principales ciudades, ni a los piqueteros de la abundancia en las cuatro por cuatro que cortaron las rutas en 2008, ni a los piqueros ecologistas del punte de Gualeguaychú, ni a nadie. Esa es otra gran diferencia con el último Perón, el de 1974, que por acción u omisión tuvo responsabilidades, por ejemplo en el Navarrazo.

Política exterior. Sin exagerar, Kirchner fue uno de los artífices del mundo multipolar que hoy vivimos. Cuando llegó, en 2002, todavía Estados Unidos era el bastión hegemónico de un mundo unipolar, y para afianzar esa posición de dictadura mundial necesitaba imperiosamente concretar su proyecto del ALCA (Alianza de Libre Comercio para las Américas), que preveía un área de libre comercio desde Alaska hasta Tierra del Fuego. Ese proyecto quedó sepultado en la Cumbre de las Américas de Mar del Plata en 2005, y sobre todo gracias a la estrategia conjunta de Kirchner y Chávez. Muerto el ALCA, fue partero de Unasur (Unión de Naciones Sudamericanas), de quien fue su primer secretario general. El proyecto de integración más importante desde el fallido Congreso Anfictiónico de Simón Bolívar en 1826.

Se enfrentó al poder más fuerte y bestial. El de los medios de comunicación emparentados con el poder financiero, que hoy es el verdadero imperio. La ley de Medios ya es una realidad, y la de servicios financieros nos depara para el año que viene la madre de todas las batallas, sin el conductor-estratega. Tendremos que estar a la altura de las circunstancias, para volver a los postulados de Mariano Fragueiro cuando decía que los bancos debían prestar un servicio por encima del negocio y tenían que impulsar la producción más que la especulación.

Ahora bien, ¿cómo se logra todo esto? ¿Con consenso, como piden Radio Mitre, La Voz, Aguad, Mestre, Morandini y compañía? No, obviamente que no. Quienes piden consenso, unidad y armonía, lo que en realidad quieren es que todo siga igual. Los que quieren cambiar lo que está mal, indefectiblemente tendrán que confrontar con los que no se resignan a perder sus privilegios.

En definitiva, la política lleva a la confrontación, y el consenso a tener administradores y gerentes, como en los 90. Ahí están los ejemplos de Uruguay y Chile, ejemplos de civilidad blanquita para muchos, donde nada cambia de verdad, y el pueblo sufre y es reprimido, como los mapuches chilenos.

Ese es el mensaje recibido hasta el cansancio por el libro gordo de Petete, todas las mañanas en la radio que crece, llegando a la bajeza de insinuar que esta es la oportunidad de Cristina para elegir el consenso por sobre la confrontación. Es decir, esta es la oportunidad de traicionar a su marido muerto, traicionarse ella y traicionar a su pueblo, que masivamente fie a la Casa Rosada a darle fuerza y a pedirle no aflojar.

“¡Pero por qué tanto odio!” fue el comentario de quien ha quedado afuera del mundo real no se sabe si por cinismo o por inoperancia. Lo que sí es indudable, es que él y tantos más dejaron definitivamente de ser periodistas para transformarse en algo amorfo, mezcla de operador de poder y asustador profesional.

Qué raro que no dijo que los millones que expresaron su dolor fueron coimeados con el choripán y la coca, llevados en colectivo o todos drogados. Hay veces que la realidad les dificulta su tarea de ocultamiento y mentiras permanentes. Pero entonces apelan al pseudoanálisis. Y se preguntan: “¿Existirá el kirchnerismo sin Kirchner?”. Una pregunta que más que pregunta es una afirmación, y que remite directamente a aquello de ‘muerto el perro, se acabó la rabia’.

Lamento decirle al libro gordo que más allá de muerto Kirchner, más allá de Cristina y más allá de todo, la vuelta de la política ya es una realidad. El pueblo está en la calle, son millones y millones, de todos los colores y extracciones sociales, los que quieren participar y construir este país sin que vos se lo cuentes por tele o por radio.

Otra constante de estos días era ver ojos llorosos, bocas sonrientes y corazones calientes. El dolor se convierte en fuerza y se metaboliza en esperanza y en lucha de millones. No en consenso.

Anuncios

Autor: Sergio

boquense ortodoxo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s