Espacio de Sergio

Sitio de opiniones, noticias y música

Perversa historia de una secta plagada de hipocresías, falacias y mentiras

1 comentario

Por Pedro del Arrabal – http://www.revistaelemilio.com.ar/2012/12/perversa-historia-de-una-secta-plagada-de-hipocresias-falacias-y-mentiras/ 

Memoria, Verdad y Justicia no es una consigna más. Los jerarcas de la iglesia católica argentina, que históricamente no se caracterizaron ni se caracterizan casualmente por practicar la humildad de un Cristo al que lo juegan y lo tienen como maleta de loco según sea el peligro que corran sus intereses terrenales, deberían tomarla y defenderla como principio cristiano; pero…siempre le esquivaron al bulto.

 

Introducción

Si bien es cierto que “Muerto el Rey, ¡Viva el Rey!”, muy presente desde la antigüedad en la historia de la humanidad, sigue estando vigente en las sociedades contemporáneas, fue casualmente el “cristianismo” el que con mayor facilidad la incorporó; pero a la vez fue la consigna que mayores inconvenientes generó en su seno, casualmente por la disputa entre sus jerarcas para conseguir espacios de poder “bien terrenales”.

He aquí la primera paradoja; no pocos de estos pastores -un tanto “descarriados”- terminaron ambicionando y siendo cultores de bienes terrenales muy alejados, o poco asociables a la humildad, el desinterés, la bondad, el desapego por los bienes materiales, la solidaridad y el amor que practicó aquel extraordinario ser y mejor político que fue Jesucristo. El desmesurados apego por los poderes terrenales y los placeres que estos brindaban y sigue brindando los llevó a producir los más variados Cismas dentro de su “sagrada iglesia” desde la muerte del “Flaco” Jesús hasta nuestros días.

Como ya se dijo en otro artículo de esta misma publicación, allí se puede encontrar la matriz gestadora, en términos de codicia, que pasa su vida pariendo diferentes “quiosquitos” en los cuales “avivados” venden la salvación a toda alma desahuciada por el maltrato terrenal producto de la injusticia social. “Pastores” de toda laya solucionan problemas terrenales ofreciendo mundos ideales extraterrenos previo pago por el “favor prestado” con “bienes bien terrenos”.

Pero un detalle unifica criterios diferentes entre ellos en cuanto a lo teológico para que las operaciones comerciales no se frustren. Sus integrantes no son tontos; no suelen escupir para arriba. Todos y cada uno de los “quiosquitos” se cuidan especialmente de no hablar sobre los reales motivos que impulsaron a ese ser que terminó en la cruz a llevar aquella lucha sin igual en la historia de la humanidad, solo comparable con la de Gandhi (y quizá con la que llevó adelante el Gral. Perón acá en la Argentina). Hablo de revoluciones pacíficas.

Se cuidan muy bien y evitan decir que la lucha de aquel Jesucristo fue contra un imperialismo -el Romano- pero con métodos distintos a los de Barrabas, el otro gran caudillo popular judío. El sudaceo Caifás sembró la semilla de un estilo político que amalgama con facilidad intereses celestiales con intereses terrenales, algo que sigue perdurando a través de los años. Caifás en unión con Pilatos se sacaron los “molestos” de encima preservando y poniendo a salvo los intereses imperiales y eclesiásticos de aquellos tiempos puestos en tela de juicio por dos “subversivos”.

Los tiempos cambiaron y los argumentos se “actualizaron”. Hoy sostienen que “ellos no se mezclan ni mezclan las cuestiones “celestiales” con las cuestiones política de los hombres (¿?)”(Cuando les conviene).

¡Como si lo de ellos no fuera una miserable actitud política que usan a discreción cuando sus intereses no están en juego haciéndose bien los boludos, y/o se transforman en los peores cruzados y los hipócritas más hdp cuando sus intereses terrenales corren peligro; muchos de esos intereses sostenidos con argumentos disparatados y abusando de la inocencia de los humanos pobres en términos materiales y la ignorancia que a estos suele acompañar; acciones que realizan en contubernio con las clases privilegias y que ambos llaman “Caridad”; “poderosos” de este mundo a quienes estos “pastores” aseguraron, -y aseguran a un alto costo en términos de otorgamiento de privilegios y/o con pago en moneda contante y sonante-, su ingreso al reino celestial.

¡Pobre Cristo, en mano de qué seguidores cayó!

Tozudamente los posteriores jerarcas siguen usando el nombre de aquel -incluso diciendo hipócritamente que él habla a través de sus labios, o peor aún, esgrimen tener la palabra autorizada por aquel(¿?) y lo hacen en su nombre- para seguir mintiendo, tergiversando hechos, distorsionando la realidad para venderla dentro de un construido y nefasto discurso como “palabra santa”.

Sin embargo el accionar de estos “pastores descarriados” los desnuda por lo contrario. Con sus actitudes defecan sobre todos los principios que aquel bello ser -el único que llegó, en mi humilde opinión, a la verdadera condición de hombre en el sentido teológico de encarnación de una divinidad celestial que como tal hizo honor a su condición- practicó en sus 21 años de existencia consciente. Recordemos que todavía hoy es una incógnita la vida que llevó este maravilloso ser entre sus 12 y 30 años (18 años). Sin embargo esta incógnita fue usada a posteriori por “sus seguidores” que decían ser “cristianos” para fantasear y fabricarle ridículas historias con las que lo elevaron al rango de “divinidad” celestial con potestad para “autorizar palabras de seguidores terrenales” (la de ellos).

Por eso no resulta delirante (ya que estamos hablando de delirios místicos) imaginar a Jesucristo haciendo buches y gárgaras con desinfectante bucal a cada instante para limpiar su cavidad después de escuchar -vía satélite- los disparates que ponen en su boca estos crápulas, y de ese modo asegurarse de que no anduvo diciendo disparates y estupideces.

Virtudes celestiales

Si nos atenemos a los hechos históricos (¡HECHOS!) Es más que evidente que tanto la humildad y el don del perdón no son otra cosa que virtudes celestiales. Por lo visto y por ahora, en la tierra son inviables. Si miramos a las diferentes jerarquías eclesiásticas, desde la romana hasta las nacionales y provinciales de hoy, peor aún; fueron los menos practicantes de estas dos virtudes. Además ¡miren que estos señores tienen deudas históricas en dichas asignaturas cuya acumulación de intereses las harían impagables!

¡Casualmente como fue nuestra deuda externa en algún momento!

Sin embargo estos jerarcas, con esa rara habilidad mundana que tanto critican en otros, se las ingenian para que supuestamente “el señor de las alturas” (padre, hijo y espíritu santo) accione sobre los “acreedores terrenos” y estos los perdonen; luego logran que el de “arriba” los vuelva a habilitar para continuar con sus fechorías y disparates en este mundo.

Desde las cruzadas, la conquista de América, la santa inquisición, La expulsión de los Jesuitas, hasta el Nazismo y el apoyo irrestricto a cuanta asesina dictadura haya existido en el planeta en tiempos contemporáneos especialmente en América, por acción o cómplice omisión, los jerarcas fueron los principales protagonistas en hechos atroces, ya sea siendo permisivos, o silenciándolos. Y hasta el día de hoy no se conoce algún humilde arrepentimiento, o pedido de perdón alguno de ninguno de ellos (salvo el Papa anterior por el tema Nazi).

En el “orden terrenal” (y más exactamente nacional)

No debemos ir tan lejos en nuestra historia nacional para recordar las andanzas de las jerarquías eclesiásticas argentinas en materia de política “bien terrenal”, y sin que hasta el día de hoy hayan pedido perdón, o disculpas al pueblo argentino por sus nefastos comportamientos e hipócritas argumentos a lo largo de su acompañamiento a esta Nación como “Culto Oficial”.

¿Comenzamos?

.-Autorización para pintar “cruces” en los aviones y leyendas “Cristo Vence” para aquel bombardeo a Plaza de Mayo el 16 de junio de 1955. Bombardeo que masacró cientos de personas inocentes y otros cientos resultaron heridos, poniéndose en aquella oportunidad -toda la curia argentina- del lado de la oligarquía más inhumana y perversa que recuerde nuestra historia.

¡La barbaridad elevada a la enésima potencia! Fabricar una auto-quema edilicia de iglesias sin consecuencia alguna para ningún humano, para usar esto como pretexto y de esa forma avalar el posterior asesinato de cientos de humanos del supuesto “otro bando” con infames bombardeos.

¡El disparate de equiparar una vida humana con el valor “simbólico” de un edificio! Y luego se rasgan las vestiduras por la cuestión abortiva ¡Que caraduras!!!

Pero como Dios es Justo luego les generó grandes “forúnculos” del tamaño del Cura Mujica, Angelelli, etc., etc.

¿Continuamos?

.-Avalar los posteriores fusilamientos, asesinatos, y encarcelamiento de militantes del campo popular desde el 16 de septiembre de 1955 en adelante.

.-Encabezar en 1959 la campaña política “anticastrista” para evitar el ingreso en el resto de América Latina del “Demonio Comunista” (y quizá en estas épocas esté el origen de “la teoría de los dos demonios” luego utilizada por ellos para la posterior autoexclusión de responsabilidades en lo que fue el accionar genocida de la última dictadura).

.-Monseñor Plaza, el obispo castrense Tortolo, Primatesta entre otros tantos, perversos cómplices no solo de los últimos dictadores que asolaron a nuestra querida patria, sino también de esa “derecha oligárquica” que los beneficiaba con un buen pasar haciendo oscuros negocios conjuntos, desde ya todo bien ocultado y con posterior destrucción de pruebas, es de imaginar son algunos de los nombres de las innobles “almas” a quienes San Pedro, por pedido expreso del “flaco Jesús”, les cerró la puerta del cielo con doble candado para evitar su ingreso. Tristes seres que disfrutaron de los bienes terrenales mientras se asesinaba y desaparecían militantes populares, y ellos se limitaban a recriminarles a los familiares de las víctimas por no cuidar de sus hijos, por dejarlos que leyeran y pensaran lo mal que estaba vivir en una sociedad injusta; reprocharles que si lo hubiesen cuidado habrían evitado en ellos la tentación del “mal camino subversivo”.

La lista es muy larga para seguir enumerando cuestiones tan oprobiosas.

Alguien puso en boca del “flaco Jesús” que él, como Dios, a los traidores los escupía, los vomitaba. Yo no creo en eso porque el “flaco” era puro amor. A lo sumo los perdonó pero dejó que sus almas deambulen por el universo pagando de esa forma con el peor castigo en términos terrenales, el desarraigo.

Las “fallidos” en el último documento episcopal

Si el flaco Jesús leyera el último documento de la “conferencia episcopal” seguramente imitaría a Matías Martin y les gritaría: “Ustedes chabones ¿en qué bando están?”

Los muchachos que aparecen en la foto – y como buenos pollerudos, sin cojones terrenos para bancarse sus metidas de pata- refugiados detrás de una virgen y usando nuevamente al “Flaco”, en este documento titulado: “Creemos en Jesucristo, señor de la historia” vuelven al escenario político nacional con fallidos que los ubica perfectamente en qué bando están.

.-Cuando advierten sobre “el peligro de que el país se divida nuevamente en bandos irreconciliables”, no hacen otra cosa que salir en defensa de los sectores minoritarios más reaccionarios con fuerte poder económico que vienen usando en los últimos años al tilingaje de clase media porteña y de algunas capitales de grandes ciudades del interior para sus inconfesables fines; como en 1955.

.-Cuando dicen: “Se extiende el temor”, uno se pregunta ¿en quiénes? ¿En los que infringen leyes, por ejemplo la de “Medios Audiovisuales”? ¿Quienes ejercen presiones que inhiben la libre expresión? ¿Ustedes se creen con derecho para hablar de presiones cuando fueron cómplices de una prensa que se hizo monopólica a fuerza de sangre, extorsión y fuego y que ofreció a cambio ser complaciente con la última dictadura? Yo no recuerdo otro período en los últimos 50 años de vida de este país de mayor libertad de expresión como el que estamos viviendo. A tal punto que hasta se permite disparar obscenidades en contra de un gobierno elegido democráticamente; disparos realizados con total libertad por los que dicen recibir “presiones” o hablan de “censura”. ¿No se dan cuenta de eso? O en realidad se hacen los boludos y están queriendo volver a las andadas como lo hicieron junto a la “Libertadora” en 1955 y al “Proceso de Reorganización Nacional” en 1976, en antaño.

¡Muchachos…! El tiempo pasó y vuestras palabras cada vez son menos creíbles. Solo sirven para intentar meter miedo -que en realidad causan gracia más que miedo- a través de sus “socios” en los grandes medios.

.-El mayor de todos los fallidos está en ese párrafo que sostiene: “A casi treinta años de la democracia, los argentinos corremos el peligro de dividirnos…”

Veamos.

a) ¿A qué se debió esa necesidad de traer a colación los 30 años de democracia? Que yo recuerde prelados purpurados acompañaron los desplantes que la oligarquía agroganadera, junto a Clarín le hicieron al primer presidente democrático -Raúl Alfonsín- luego de la nefasta dictadura. ¿Se olvidaron de aquella vez que el propio Alfonsín debió salir en su defensa sobre los disparates que había dicho un purpurado en un Tedeum de fecha patria en la propia catedral metropolitana?

b) Casi toda -¡si no fuera por “casi”!- la cúpula eclesiástica fue cómplices del saqueo al país en la segunda “década infame” de gobiernos menemistas; mientras tanto las voces de los desclasados y los marginados del sistema no recibían “reflexiones ni preocupaciones episcopales” alguna por el lamentable estado de los integrantes de ese mayoritario sector social. Ahí sí la sociedad estaba dividida entre los pocos que tenían mucho y los muchos que no tenían nada, o casi nada. Esa división ¿no les preocupaba? ¿Por qué esta sí? ¿El temor está en el potencial riesgo que existe para el caso que la distribución de la riqueza se extiende en el tiempo, que se alargue eso de que todos tengan aunque sea un poquito, y llegue de última a afectar los aportes que el estado hace para sus parásitas vidas? ¿Por qué no muestran el “humilde y precario” nivel de vida que “padecen” en sus palacetes los jerarcas de I.C.A.?

c) ¡Por qué no sacaron la “doctrina social de la iglesia” como herramienta “democrática” para mostrársela a los asesinos de la dictadura como lo hacen ahora! ¿Por qué ahora sí? ¿Quién les impide expresarse hoy? ¿De qué sector social se transformaron ustedes en voceros?

d) ¿Cómo se concretan “los ideales de una verdadera amistad social” cuando del lado que están estos “pastores” no hay propuestas sino demandas de privilegios y/o enunciados de generalidades, similares a las que aparecen en este documento?

e) ¿Es el mayoritario sector de Argentinos, hoy reivindicado socialmente por decisión del actual gobierno el que decidió iniciar los artificiales conflictos fogoneados por los Medios Monopólicos?

f) Para ustedes ¿hay o no manipulación informativa monopólica? ¿Por qué el tema no aparece en el documento?

g) ¿Cuáles son las “sombras” que han “perseguido” al país con su caudillismo a lo largo de nuestra historia? ¿Los Moreno, Los San Martín, los Dorrego, Los Varela, Los Peñaloza, Los Irigoyen, Los Perón, Los Kirchner? ¿Cuáles los corpóreos que fueron “amistosos y verdaderamente democráticos”? ¿Los Rivadavia, Los Mitre, Los Roca, Los Justos, Los Aramburu, Los Rojas, Los Videla, Los Massera, Los Menem?

h) ¿De golpe les apareció la preocupación por la independencia de los poderes del Estado, especialmente de la Justicia? ¿Por qué durante la dictadura y el “menemato no?

Recordemos:

i) ¿Qué documento sacó el episcopado argentino cuando la “libertadora” ni siquiera permitía decir PERON o EVITA?

j) ¿Qué documento sacó el episcopado en relación a nuestros hermanos argentinos desaparecidos durante la dictadura? En cambio hablaron de no revanchismo cuando debieron salir a dar la cara por sus socios dictatoriales asesinos como si esos socios no se hubiesen tomado revancha entre 1976-1983 desapareciendo a 30.000 argentinos que osaron pretender que los ricos de estas tierras compartan un poquito sus riquezas.

k) Curas pedófilos, obispos cómplices de asesinatos, jerarcas eclesiásticos envueltos en negocios turbios desde el Vaticano para abajo ¿Les otorga catadura moral para reflexionar sobre conductas ajenas?

Con semejantes antecedentes ¿Puede llamar la atención el “límpido” contenido de este documento? ¿Justo ahora, próximo el 7D para los intereses monopólicos del Grupo Clarín, le aparece la preocupación a este episcopado argentino por la independencia judicial y la reconciliación entre los argentinos?

¿Únicamente cuando los intereses de los poderosos están en peligro les aparece la preocupación a los jerarcas de la Iglesia Católica Argentina y el interés por las cuestiones política?

¡Hay que ser muy caradura para salir a decir algo así en momentos como este!

Señores me tomé el trabajo de observar políticamente vuestro documento casualmente desde la visión política que Jesucristo tenía de las cuestiones mundanas.

Por eso insisto en nombre de Jesús ¿en qué bando están ustedes chabones?
Anuncios

Autor: Sergio

boquense ortodoxo

Un pensamiento en “Perversa historia de una secta plagada de hipocresías, falacias y mentiras

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s