Espacio de Sergio

Sitio de opiniones, noticias y música

Argentina–CNU: La herencia que deja Corazza

1 comentario

Por Daniel Cecchini y Alberto Elizalde Leal – http://sur.infonews.com/notas/la-herencia-que-deja-corazza

Las causas sobre la CNU están paralizadas. El testimonio de Alfredo Ricardo Lozano (a) El Boxer.

La renuncia, para acogerse a la jubilación, del titular del Juzgado Federal N° 3 de La Plata, Arnaldo Hugo Corazza, cierra una etapa oscura de la investigación judicial de los crímenes cometidos por los grupos de tareas de la Concentración Nacional Universitaria (CNU) en esa ciudad y abre un interrogante sobre el desarrollo futuro de las la mayoría de las causas por secuestros y asesinatos que involucran a la banda paraestatal de la ultraderecha peronista capitaneada por Carlos Ernesto Castillo (a) El Indio.

Desde hacía varios años, Corazza venía siendo cuestionado por la Secretaría de Derechos Humanos, Justicia Ya y la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo por su manejo de las causas por crímenes de lesa humanidad, situación que se agravó el año pasado, cuando los organismos presentaron contra el magistrado un recurso por denegación de justicia, debido a la demora en la tramitación de los procesos. En el mismo sentido se quejó la Fiscalía federal y, luego de la fuga de uno de los acusados por la Noche de los Lápices a quien le había otorgado la prisión domiciliaria, las Abuelas pidieron su juicio político. Corazza fue también el primer juez que instruyó la causa por la apropiación de Papel Prensa por parte de los dueños de Clarín, La Nación y La Razón, la cual se sacó literalmente de encima apelando a cuestiones jurisdiccionales para justificar su incompetencia.

En cuanto a las causas que investigan los crímenes de la CNU, los autores de esta investigación han denunciado en varios artículos la reticencia del juez y, fundamentalmente, de su secretario, Ricardo Botto, para avanzar en la instrucción. Una reticencia que, en el caso de Botto, ha llegado al extremo del maltrato de testigos y de familiares de las víctimas, quienes se han quejado en reiteradas ocasiones de su actitud. Hasta el momento de su renuncia, Corazza sólo había detenido a dos integrantes del grupo de tareas, Carlos Ernesto Castillo (a) El Indio y Juan José Pomares (a) Pipi, luego de que la acumulación de testimonios y pruebas materiales no le dejaran otra alternativa. Un tercer integrante de la CNU, el policía liberador de zonas para la banda, Julio César Garachico (a) El Gordo, no está relacionada con estas causas sino con el asesinato de dos militantes de Montoneros durante la dictadura.

Una de las pocos trámites que realizó Corazza en favor del avance de las causas fue tomarle declaración –en calidad de testigo– a otro policía integrante del grupo de tareas paraestatal, el ex policía Alfredo Ricardo Lozano (a) El Boxer. Lozano quería declarar desde hacía alrededor de dos años, pero en un principio fue disuadido de hacerlo incluso cuando ya se había presentado en el juzgado, dispuesto a contar parte de lo mucho que sabe. Posteriormente Lozano hizo una declaración ante escribano público, que debió ser incorporada a las causas, hasta que finalmente –y ante la insistencia de la Fiscalía y de los querellantes–, Corazza accedió a tomarle declaración.

El testimonio –que ratifica lo dicho ante escribano público– es fundamental para el avance en la investigación de los asesinatos del médico Mario Alberto Gershanik, perpetrado el 10 de abril de 1975, apenas a una cuadra de la Jefatura de Policía de La Plata, por un comando conjunto de la Triple A y la CNU; y del secuestro y asesinato del militante gremial Horacio Salvador Urrera, secuestrado la noche del 19 de abril de 1976 y asesinado pocas horas después junto a otras dos personas. La mayoría de los individuos nombrados por Lozano como participantes de esos crímenes ya habían sido identificados en las páginas de Miradas al Sur por los autores de esta investigación. Se trata de Aníbal Gordon (a) El Viejo, Carlos Ernesto Castillo (a) El Indio, Martín Sánchez (a) Pucho, Dardo Omar Quinteros, Juan José Pomares (a) Pipi, Antonio Agustín Jesús (a)Tony, David Masota (a) Feiño, Jacek Piechoki (a) El Alemán, Ricardo Walsh (a) Richi, Gustavo Guillermo Fernández Supera (a) El Misto, y Néstor Causa (a) El Chino.

Para el reemplazo definitivo de Corazza será necesaria la realización de un concurso, para el cual no hay plazos estipulados. Mientras tanto, la Cámara puede nombrar un reemplazante en consulta con el Consejo de la Magistratura, que puede salir del listado de conjueces o ser un juez jubilado. A todo esto, Botto sigue en el juzgado y las causas que investigan a la CNU están paralizadas.

Anuncios

Autor: Sergio

boquense ortodoxo

Un pensamiento en “Argentina–CNU: La herencia que deja Corazza

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s