Espacio de Sergio

Sitio de opiniones, noticias y música

La iglesia católica como instigadora del Golpe de Estado de 1955

2 comentarios

Romina Cárdenas y a Gonzalo Gully / http://hamartia.com.ar/2013/11/26/corpus-christi-la-iglesia-catolica-como-instigadora-del-golpe-de-estado-de-1955/

Nx35dl

Entre fines del año 1954 y mediados del ‘55, ocurrieron distintos hechos que enfrentaron a sectores peronistas con la Iglesia Católica. Algunos factores que propiciaron de este conflicto fueron, por un lado, la derogación de la obligatoriedad de la enseñanza religiosa, la sanción del divorcio y la derogación de las exenciones impositivas, y por el otro, la realización de una campaña con panfletos que difamaban la figura del entonces presidente Juan Domingo Perón, y la creación del Partido Demócrata Cristiano.

 El sábado 11 de junio de 1955, dos días después de la fecha oficial de la fiesta católica, la Iglesia argentina celebró en las calles, sin autorización estatal, el Corpus Christi. Éste contenía en sus filas a un número importante de agnósticos y ateos, sectores antiperonistas, que encontraron allí una suerte de soporte moral para su descontento.

El análisis de este acontecimiento nos invita a reponer las distintas hipótesis que se tejen sobre los motivos que desataron la confrontación entre el peronismo y la Iglesia Católica. Las entrevistas realizadas a Miranda Lida, Omar Acha y María Flores, investigadores del CONICET que desempeñan gran parte de su trabajo en la Biblioteca Nacional, nos ayudan a entender cómo se fue tejiendo este conflicto entre dos sectores que, hasta esa década, caminaban muy cerca y que dejaron en evidencia cómo se solapan lo económico, lo político y lo religioso en torno al ejercicio del poder.

 La Iglesia argentina en el panorama político

Los investigadores aseguran que es en la década del treinta donde la Iglesia cobra gran visibilidad en los planos nacional e internacional, iniciando un periodo de enorme crecimiento, influencia social y cultural en el país. El ícono más evidente de esta presencia es la celebración del Congreso Eucarístico en 1934. Es el primero que se realiza en Sudamérica, específicamente en Argentina, y a él concurren personalidades como el cardenal Pachelli (luego nombrado papa Pio XII). Según Miranda Lida el catolicismo mueve, en esta época, mucha gente y a la vez mucho dinero. Un millón de personas hace que la movilización se configure en evento de masas, la política no estaba acostumbrada a las grandes movilizaciones y es por ello que el catolicismo queda fuertemente posicionado.

 María Flores resalta que Perón se llevaba muy bien con la iglesia hasta el 53, aunque tenía diferencias con la elite católica de la sociedad de beneficencia. En Argentina, la unidad entre la Iglesia y las Fuerzas Armadas también se comenzó a gestar en la década del 30, con el general Agustín P. Justo, quien durante su presidencia y en uso del Derecho de Patronato, crea nuevas diócesis por medio de la ley 11.715.

 En 1943, Pedro Pablo Ramírez firma el decreto de obligatoriedad de la enseñanza religiosa en las escuelas públicas, fortaleciendo esta alianza.

 A fines de 1945, de cara a las elecciones, Perón se compromete a mantener la enseñanza religiosa y la indisolubilidad del matrimonio; de este modo consigue el apoyo de gran parte de la cúpula eclesiástica.

 Los puntos de coincidencia entre la Doctrina Social de la Iglesia y el peronismo eran el reconocimiento de la realidad de los conflictos sociales y la propuesta de ambos de superarlos a través de una conciliación de clases en la que el Estado jugaba un papel central: por un lado, como mediador en los conflictos, y por el otro, implementando una política redistributiva que el peronismo definió como justicia social.

Antecedentes del conflicto

Omar Acha argumenta que en 1951, a partir de un renovado activismo por parte de la juventud de la Acción Católica, comienza a darse un enfrentamiento entre las asociaciones católicas, las peronistas y algunos sectores profesionales laicos (médicos y abogados, por ejemplo) que luego van a tener una participación fundamental en las discusiones que se dan a fines del 54 en cuanto a las reformas legislativas que impulsa el gobierno peronista concernientes a la familia, la sexualidad, y la educación.

La relación comienza a complejizarse a partir de que Perón asume la presidencia. Uno de los sucesos importantes tiene lugar cuando, en 1947, se hace ley la obligación de la enseñanza religiosa (antes estipulada por decreto). Este hecho generó mucho entusiasmo en la comunidad católica, pero, según Miranda Lida, es en este tiempo que el catolicismo empieza a perder sus propias banderas. La figura de Evita estaba creciendo mucho por entonces, y Perón se iba asentando en el poder comenzando a constituirse lo que algunos historiadores dieron en llamar la “peronización de la sociedad”. El catolicismo pierde entonces cierta comodidad en sus movimientos ya que, a pesar de haber ganado la batalla de la educación, se reduce su contacto protagónico con la sociedad. El peronismo gana terreno motorizando actividades como el deporte juvenil e infantil, y haciéndose cargo de la cuestión de la salud desde la Fundación Eva Perón, factores de los que antes se ocupaba la asociación de beneficencia católica.
Se desata el enfrentamiento

En palabras de Omar Acha, la aparición del Partido Demócrata Cristiano viene a revelar una transformación en el seno de las elites católicas en el que se aglutinan sectores dirigentes en torno a posiciones antiperonistas. El investigador ve este escenario como un enfrentamiento en el plano de las elites, ya que el partido demócrata cristiano no fue un partido numéricamente relevante. No se podría establecer una relación causa-consecuencia que genere el antagonismo entre el peronismo y la iglesia, Omar Acha lo ve más bien como toda una constelación de desencuentros que adquieren su mayor efervescencia a fines del 54 y durante el verano 54-55, pero que ya se venían produciendo.

Analizando el contexto internacional, Miranda Lida argumenta que los partidos demócratas cristianos surgen con mucho ímpetu después de la segunda Guerra Mundial en Europa. Son los partidos de centro derecha que aparecen durante la Guerra Fría, siendo el bastión anti-comunista de la sociedad. Este escenario se inscribe, de alguna manera, en la Argentina.

El partido aparece en 1954 y es el primero que lleva una denominación cristiana en su nombre y una identificación religiosa. De la mano de grupos que eran claramente antiperonistas y a la vez se alineaban, en clave liberal, con la política de Estados Unidos, se definirán como demócratas, pero en una línea conservadora y manteniendo ese tronco anti-comunista. No todas las medidas son igual de irritantes para la Iglesia, Miranda cree que la peor de todas es el divorcio porque afecta cuestiones de doctrina, y por tratarse de un terreno que la Iglesia cree suyo por naturaleza. Para los sectores católicos esto es claramente una provocación, y cuando el cardenal Copello buscó negociar con Perón, las diócesis le quitaron su apoyo diciendo que Copello “transaba” con el gobierno.

María Flores también toma el divorcio como punto clave en el enfrentamiento con Perón, aunque también considera que al surgir la UES (Unión de Estudiantes Secundarios), esta ocupa un lugar importante en la actividad de la juventud en rivalidad con la llevada a cabo por la Acción Católica Argentina.

En el discurso que da Perón el 10 de noviembre de 1954, define y cuestiona a los obispos y disputados que están en su contra y que volantean y propician la agitación pública: “(..)En Córdoba es donde indudablemente suceden las cosas más raras. Ese señor padre Bordagaray, asesor del ateneo universitario de Córdoba, es quien dice que debe elegirse entre Cristo y Perón. Yo nunca he tenido conflicto con Cristo. Lo que trato es precisamente defender la doctrina de Cristo que a través de 2000 años, curas como este han tratado de destruir y no han podido. En Corrientes está el reverendo padre Bonamin del rosario, que va a dar conferencia también en contra del gobierno(…)”. Bonamin fue luego vicario castrense durante la dictadura cívico-militar. Perón concluye diciendo: “(…) Cómo vamos a hacer una cuestión porque haya 20, o 30 que sean opositores. Lo que hay aquí es un clima para la alteración del orden público, y eso es lo que nos debe preocupar (…)”. Según Flores, Perón llega a un enfrentamiento porque realmente había intereses económicos que pujaban para derrocarlo. Él no se había metido con los intereses serios de la iglesia hasta que esto se hizo evidente.

Para Miranda Lida, el antiperonismo inicia una escalada de agresión y violencia que dio como resultado la libertadora, en clave antiperonista visceral y con ese revanchismo que implantó con la prohibición del peronismo, caracterizada por la investigadora como “grotesca”.

El golpe del 55, afirma Omar Avha, fue un golpe cívico-militar. Fueron importantes y decisivas, por supuesto, las acciones de las Fuerzas Armadas, pero en el plano de la sociedad civil, los llamados grupos de choque o comandos civiles fueron igualmente relevantes y estos fueron provistos en buena medida por sectores del activismo católico.

El avance del gobierno molestaba a la Iglesia, Perón realizó avances realmente importantes en materia de economía. Teniendo el apoyo de la sociedad manifestado a través de los votos, no había otra forma de disputarle el poder que agitar y apoyarse en el plafón de la grey católica: esto hizo el golpe posible.

Corpus Christi como antecedente del golpe

maxresdefaultSegún María Flores, la multitudinaria marcha del Corpus Chriti del 55 fue diferente e impresionante por su enorme concurrencia y porque canalizó al gorilismo sin distinción de sectores o clases sociales.

Omar Acha le da un doble carácter a este acontecimiento: por un lado congregó a la feligresía y al activismo católico con sectores de la oposición, y por el otro tuvo una dimensión inesperada encontrando otro espacio para disputar. Demostrando que no sólo los peronistas estaban en la calle, sino que la calle le podía ser ganada al peronismo.

Según el calendario de las festividades católicas, la fiesta del Corpus Christi correspondía al jueves 9 de junio. En esta oportunidad, la iglesia la postergó hasta el sábado 11 con el fin de sumar concurrencia. Fueron convocadas alrededor de 200.000 personas, muchas de ellas no profesaban la religión católica pero se sentían representadas en su antiperonismo.

Al termino de la celebración, luego de las palabras de los sacerdotes Manuel Tato, Vicario general y obispo auxiliar, y Antonio Rocca, los presentes formaron una manifestación que se encaminó por la Avenida de Mayo hacia el Congreso Nacional.

Desde ella hubo distintos hechos de violencia y provocación: pedradas contra los diarios oficialistas ubicados en el camino, la quema de la bandera nacional y su reemplazo por la enseña del Vaticano, cantos en contra del presidente y la remoción de dos placas colocadas en el Congreso en conmemoración a Eva Duarte.

El 16 de junio, cinco días después del Corpus Christi, aviones de la marina con la insignia Cristo Vence bombardearon la Plaza de Mayo. El objetivo era matar al presidente o al menos conseguir su renuncia. Ese día estaba programada una muestra de aviación en honor al General San Martín. Dejando un saldo de más de 300 muertos y miles de heridos, los agresores huyeron a Uruguay donde encontraron asilo político. Esa noche hubo quema y saqueos en iglesias de Buenos Aires y algunas del interior. Ese gesto, del que nunca se responsabilizaron los sectores peronistas, avivó sin duda el enfrentamiento y sumó muchos opositores.

El 16 de septiembre, la autodenominada “Revolución Libertadora”, comandada por Eduardo Lonardi, nacionalista católico que siempre había apoyado al peronismo hasta la irrupción del conflicto, derrocó al gobierno constitucional de Perón y dejó inaugurada una etapa de nuestra historia nacional marcada por la violencia y la persecución política.

Autor: Sergio

boquense ortodoxo

2 pensamientos en “La iglesia católica como instigadora del Golpe de Estado de 1955

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. HOLA SERGIO,TE FELICITO X LA PAGINA,ESTA MUY BUENA,HAY QUE SEGUIR INFORMANDO LOS CONOCIMIENTOS ASI APRENDEN MUCHOS,LOS QUE SON MAS JJOVENES, ES CIERTO LO QUE ESTA OCURRIENDO,EN NUESTRA AMADA ARGENTINA, EL PAPA PARECIERA QUE QUIERE ENFRENTARNOS CON OTRAS CLASES SOCIALES,COMO EN EL 55. NO VI ALGO PARECIDO QUE HAYA SURGIDO DE ALGUN OTRO PAPA,CONTRA NUESTRA PATRIA. SEGUIRE BUSCANDO PARTE DE LA HISTORIA QUE HAYA QUEDADO OCULTA, SEGUI ADELANTE,Y SIEMPRE AABRIENDO LA HISTORIA DE NUESTRO PAIS.UN ABRAZO JOSE

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s