Espacio de Sergio

Sitio de opiniones, noticias y música

Cuando Videla mataba en España

1 comentario

Roberto Montoya Desde Madridhttp://sur.infonews.com/nota/9896/cuando-videla-mataba-en-espana 

 

Noemí Esther Giannotti de Molfino (Foto familiar).

 

 

La dictadura argentina asesinaba en Madrid mientras el rey  Juan Carlos y el gobierno de Adolfo Suárez hacían negocios.

 

Los documentos y fotografías que publica estos días el diario progresistapublico.es ha hecho revivir a muchos de los argentinos que se exiliaron en España en los años ’70, aquellos aciagos momentos en los que vivían pendientes de las noticias de la Argentina, mientras intentaban rehacer sus vidas en el exterior y a su vez se protegían del brazo largo de la Triple A, primero, y de los grupos de tareas de la dictadura, después. 

Eran tiempos de auge de la Operación Cóndor, ese vasto plan concebido por los servicios de inteligencia de las dictaduras del Cono Sur para localizar y eliminar en el exterior a numerosos adversarios políticos que se mantenían activos en el exilio. Y en España se mató.

En Madrid y París funcionaban los llamados Centros Pilotos de la dictadura argentina, amparados por las propias embajadas, y, en el caso de España, eran “tolerados” por el gobierno de Adolfo Suárez. Varios de los espías de la dictadura eran parte de los 17 militares –entre ellos el torturador de la ESMA Carlos José Pazo– que recibieron cursos de formación en España, mientras otros tantos militares españoles hacían lo propio en la Argentina. 

El periódico digital español ha revelado documentación escrita y gráfica sobre los importantes acuerdos comerciales y créditos firmados por representantes de la dictadura con el gobierno español, las condecoraciones recibidas por representantes de Videla, y se han podido volver a ver aquellas fotografías de un sonriente general Videla vestido de etiqueta recibiendo en 1978 en Buenos Aires a unos no menos sonrientes reyes de España, Juan Carlos de Borbón y su esposa Sofía.

La información revelada por el periodista de origen argentino Danilo Albin –autor del documental No me olvides sobre el caso Molfino–, muestra cómo ni bien instaurada la dictadura tras el golpe de Estado de 1976, el entonces embajador argentino, el general Leandro Enrique Anaya, comienza una frenética actividad para organizar encuentros al máximo nivel entre las autoridades españolas y representantes argentinos. Tras reunirse con el rey Juan Carlos, Anaya escribe: “El rey tuvo expresiones de beneplácito por el éxito con el que nuestro gobierno está afrontando los problemas económicos coyunturales”. 

En julio de ese año, visitan España representantes de la Junta Nacional de Carne, que logran que se reinicie la venta de carne argentina con un primer pedido de 4.000 toneladas . Poco después llegaría el ministro de Economía de la dictadura, José Alfredo Martínez de Hoz, quien se reúne con el rey Juan Carlos también, con el poderoso banquero Emilio Botín, presidente del Banco Santander, a quien promete devolverle dos filiales confiscadas en la Argentina durante el mandato de Héctor Campora en 1973. 

Botín diría en aquella época en la Junta General de Accionistas: “Después de los recientes acontecimientos ocurridos en aquel país, tenemos fundadas esperanzas de que se volverá a la prosperidad del pasado”, instando a estar preparados “ante el resurgimiento de aquel gran país”. 

En diciembre de 1976, España otorgaba a la Argentina una línea de crédito de 150 millones de dólares para compras de productos españoles. Las relaciones comerciales y políticas entre el gobierno y la monarquía española con la dictadura militar fue excelente hasta su ocaso en 1983.

Y esa excelente relación tenía también otras consecuencias para las víctimas de la dictadura. Al igual que había sucedido en París con Astiz, en Madrid fue descubierta la presencia del capitán de la Marina Antonio Pernía, famoso torturador de la ESMA, junto a un grupo de miembros de la Inteligencia militar.

El 12 de junio de ese año, un comando argentino capturaba en Lima a cuatro ciudadanos argentinos, entre ellos a Noemí Esther Gianetti de Molfino, integrante de las Madres de Mayo, con una hija embarazada desaparecida. El 18 de julio, dos miembros del Batallón 601 de Inteligencia la acompañaban a Madrid en avión, alojándola en el céntrico apart hotel Muralto, habitación 604. La convencieron de que poco después viajaría a París y que la única condición para seguir libre era que allí diera una rueda de prensa, de forma de poder demostrar que estaba viva. 

Pero ese no era el verdadero plan. Noemí fue envenenada, cubierta con mantas para acelerar la putrefacción de su cuerpo y en su puerta se colocó el cartel de “No molestar”. Una camarera descubriría su cadáver dos días después. ¿El objetivo? Desmentir que no había desaparecidos, sino “subversivos” que se iban al extranjero por su propio pie, como Noemí.

A pesar de que los forenses recogieron en el lugar restos de cigarrillos y huellas en un vaso, la investigación se bloqueó y se cerró la causa. Aunque la reabrió luego el juez Baltasar Garzón, las pruebas siguen encerradas en un juzgado, para desesperación de la familia Molfino, que lleva 34 años pidiendo justicia.

Anuncios

Autor: Sergio

boquense ortodoxo

Un pensamiento en “Cuando Videla mataba en España

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s