Espacio de Sergio

Sitio de opiniones, noticias y música

Orígenes de la CNU

Deja un comentario

http://www.lacapitalmdp.com/noticias/La-Ciudad/2011/12/07/202951.htm

 

 

La Concentración Nacional Universitaria (CNU) nació en el ámbito universitario de La Plata en la década del 60. Su ideólogo fue un intelectual peronista: el profesor de lenguas clásicas Carlos Disandro.

 

Los servicios de inteligencia policiales de los años 60 lo sindicaron como “máximo organizador” de la CNU en La Plata y Mar del Plata. Y añadieron en su ficha: “conspicuo dirigente nacionalista, ultra-derechista, católico tradicionalista, anticomunista y simpatizante declarado de los modelos corporativistas exhibidos en las sociedades nazi-fascistas”.

 

En los mismos informes consta que la CNU se conformó “con miembros de similar extracción ideológica, provenientes de la agrupación Tacuara”.

 

Vieja amistad

El 23 de septiembre de 1967 la policía marplatense allanó un domicilio de Diagonal Alberdi 2621 y secuestró cuatro armas de fuego y elementos químicos para fabricar bombas de estruendo y “de olor” que iban a ser empleadas el día siguiente para entorpecer una conferencia en el teatro Astral, de Santa Fe 1751. El orador era el obispo de Avellaneda, monseñor Jerónimo Podestá, religioso de frondosa historia, reconocido como precursor del tercermundismo en la Argentina. La conferencia se enmarcaba en la VI Semana Universitaria, organizada por los estudiantes de las Universidades Provincial y Católica.

 

En la casa allanada vivía Fernando Federico Delgado (18), quien estudiaba derecho en la Universidad Católica y tres años después aparecería en la trama del Caso Filler. Actualmente tiene 62 años y está prófugo. En 2008 la Justicia Federal ordenó detenerlo por su participación en el aparato represivo después del golpe de estado de 1976. En 2010 se le sumó otra orden de captura por una serie de homicidios cometidos en Mar del Plata por la CNU-Triple A entre 1974 y 1975.

 

Los dos acompañantes

En la casa allanada había otras dos personas. Una de ellas era Juan Carlos “Bigote” Gómez (22), quien tenía vinculación con el entorno gremial y que en 1971 sería uno de los imputados del Caso Filler.

 

La tercera persona era un joven abogado recibido en la Universidad Católica: Ernesto Carlos Piantoni (25). Luego sería líder de la CNU Mar del Plata y asesor legal de la CGT. Su asesinato, en marzo de 1975, fue vengado con cinco homicidios en una noche. Esos crímenes forman parte de la nómina de hechos que se le adjudica a Delgado, junto a otras personas ligadas a la CNU.

 

La influencia de Tacuara

Los tres jóvenes detenidos aquella noche del 67 fueron sindicados por la policía como integrantes de “Tacuara”, un movimiento estudiantil nacionalista, ultracristiano y antisemita que surgió en la década del 50 y que alcanzó notoriedad por la violencia de sus métodos, la simbología fascista reflejada en sus uniformes y el espectacular y cruento asalto al Policlínico Bancario de Buenos Aires en 1963.

 

Nacida lejos del peronismo, Tacuara se diluyó en vertientes impensadas. Algunos integrantes experimentaron un giro ideológico completo y se enrolaron en la de izquierda. Otros, con sus conceptos nacionalistas intactos, adhirieron al peronismo ortodoxo y fueron materia prima de la Concentración Nacional Universitaria.

 

El paso a la CNU

En 1971 la CNU estaba instalada en Mar del Plata. En su núcleo de liderazgo se destacaban Piantoni, Delgado y otros dos estudiantes de derecho: Raúl Viglizzo (22) y Oscar Héctor Corres (23).

 

En la línea de activistas, los informes de inteligencia mencionan a Carlos “Bigote” Gómez, Carlos “Flipper” González (21), Eduardo Salvador Ullúa (19), Mario Ernesto Durquet (21) y Juan Pedro “Piero” Asaro (20), entre otros.

 

Héctor Corres -que además de estudiante era policía- aparece mencionado como nexo con Disandro y con el máximo jefe de la CNU-La Plata: Patricio Fernández Rivero.

 

Inserción gremial

El 17 de agosto de 1971 el profesor Disandro disertó en el Teatro Alberdi para los jóvenes de la CNU local. El líder de la CGT, José Rucci, encabezó aquel encuentro, que no aparece aislado del cosmos gremial de la época. De hecho, LA CAPITAL la encuadró en los “conciliábulos previos” al Congreso Nacional Metalúrgico que se realizó aquí entre el 18 y el 20 de agosto. A la figura de Rucci se sumaron entonces otros popes del peronismo: Lorenzo Miguel, caudillo de las 62 Organizaciones y Jorge Paladino, delegado de Perón.

 

La finalización del congreso coincidió aquel 20 de agosto con el fallecimiento por causas naturales del obispo Enrique Rau, creador de la Universidad Católica. En su reemplazo sería designado Eduardo Pironio, figura clave en los tormentosos tiempos que se avecinaban.

 

Grupo de choque

La Cámara Federal de Mar del Plata expresó recientemente que la CNU actuaba como un grupo de choque que irrumpía en las universidades con “armas, cadenas y otros elementos contundentes”. Su objetivo no era obtener representatividad sino desarticular el movimiento estudiantil que “promovía la apertura de espacios democráticos y participativos en el ámbito universitario?”

 

Por otra parte, un informe elaborado en 1971 por la Unidad Regional IV encuadra a la CNU en “la corriente justicialista-nacionalista, con origen Tacuara, constituyendo un grupo de choque en apoyo de la línea oficial del peronismo y la C.G.T. (Rucci), netamente anticomunista y por ende adverso a todos los grupos de tinte marxista”.

 

Una forma de actuar

En la noche del 20 de noviembre de 1971 la CNU gana las calles céntricas para conmemorar un nuevo aniversario de La Vuelta de Obligado. Los jóvenes queman cubiertas, arrojan bombas molotov y rompen vidrieras.

 

Dieciséis días más tarde, integrantes de la CNU irrumpen en la Universidad Provincial -25 de Mayo y San Luis- para “romper” una asamblea. Dos de ellos abren fuego contra los alumnos. Silvia Filler cae moribunda. Otros estudiantes -Marcos Chueque y Néstor Adolfo Villa- resultan heridos.

 

Los testigos aseguran que el grupo agresor provino, armas en mano, de una vivienda situada a 70 metros de la Universidad, en Diagonal Alberdi 2621, la misma de aquel allanamiento en el 67.

 

La imputación de los disparos recae en “Bigote” Gómez y en el policía Héctor Corres. El primero logra eludir la justicia durante 17 meses hasta que se produce la amnistía de Cámpora en 1973. Al segundo lo detienen inmediata y mansamente en su departamento, a tres cuadras de la universidad. Admite que disparó “contra las paredes” con su arma reglamentaria. En su amplia declaración explica el vínculo de la CNU con “Bigote”: “es la persona con la que hacemos conexión sindical, porque es dirigente de la Unión Obrera Gastronómica de Mar del Plata y Sub-delegado Regional ante la C.G.T.”

Autor: Sergio

boquense ortodoxo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s