Espacio de Sergio

Sitio de opiniones, noticias y música

ARGENTINA: Los desocupados se convirtieron en piqueteros

1 comentario

José Luis Bonifacio – http://www.8300.com.ar/2016/07/15/los-desocupados-se-convirtieron-en-piqueteros/

 

 

La pueblada de Cultral Co y Plaza Huincul ocurrida en el año 1996 constituye uno de los acontecimientos que conmovieron a la sociedad argentina en los años noventa ya que allí se gesta un movimiento de protesta que cambiaría la cultura política argentina. Las formas de acción colectiva que allí se desplegaron supusieron un punto de inflexión. En poco tiempo se pudo apreciar que los cortes de rutas y las asambleas masivas revelaban la transición hacia movimientos sociales de nuevo tipo.

 

Los sectores populares comenzaban a sentir duramente las consecuencias de las políticas neoliberales, especialmente el desempleo creciente que imponían. Los pobladores de Cutral Co y Plaza Huincul se movilizaron masivamente protagonizando una resistencia inédita al modelo. Una comarca petrolera que durante años se había forjado en el marco de un modelo de civilización territorial al amparo de la empresa YPF de manera brusca y vertiginosa primero se movilizaba activando las redes clientelares, sobre esta base se activaban las redes vecinales y comunitarias y al calor de la lucha emergía un nuevo actor político: los piqueteros.

 

Un análisis de aquellos días revela que se asistió a la génesis de lo que más tarde se revelaría como el movimiento social y político más importante de mediados de la década del noventa. La emergencia de estas manifestaciones sociales significaba que los desocupados habían encontrado un método de lucha que los libraba de la invisibilidad social que les había impuesto la dinámica de una sociedad excluyente.

Si bien todos los sectores sociales de la comarca se movilizaron masivamente, fueron los trabajadores desocupados quienes, en el momento de mayor tensión, se pusieron al frente de la protesta. Lo novedoso desde la dimensión sociopolítica fue la reacción de los sectores subalternos; en el marco de una lucha facciosa entre los sectores “blancos” y “amarillos” del MPN; cuando la facción “blanca” quiso capitalizar la protesta, acumular espacios de poder al interior del gobierno provincial, fueron repudiados por los pobladores y su pretensión de hegemonizar la protesta se frustró. Cuando los intendentes quisieron encausar la pueblada bajo las condiciones de negociación impuestas por el gobernador Felipe Sapag el descontento generalizado de los piqueteros reveló su resistencia.

 

Foto Jorge Ariza

 

En ese momento se redefinieron las redes de poder, es decir, cuando los piqueteros comenzaron a hacer sentir su voz, trascendieron transitoriamente las redes sociales preexistentes – especialmente las redes clientelares – resquebrajando las lealtades establecidas. Esta reorganización social temporaria se instaló sobre la red clientelar y vecinal existente, con lo cual se generó una nueva situación. La relación clientelar no desapareció, pero quedó seriamente cuestionada, al mismo tiempo se creó la posibilidad de un nuevo comportamiento político fundado en la relativamente exitosa forma de acción colectiva encarada por trabajadores desocupados. El Cutralcazo abrió un nuevo terreno para la política, a partir de entonces los desocupados encontraron un método político que los tornaba visibles en el marco del neoliberalismo. Aunque es necesario señalar que los políticos de los partidos tradicionales también desplegaron un conjunto de nuevas estrategias para redefinir su relación con los sectores populares en el marco del ordenamiento neoliberal.

 

Este nuevo escenario político, que rápidamente se extendería al conjunto del territorio nacional, se convirtió en un espacio de lucha entre aquellos que intentaban reproducir las matrices clientelares preexistentes y aquellos que pretendían formar movimientos sociales de nuevo tipo. La novedad política entonces era la creación de un nuevo campo de la protesta y la organización social de los trabajadores desocupados. Durante los años por venir los rasgos de esta situación, mutatis mutandi, se comenzarían a reproducir en las ciudades del país más afectadas por la desocupación.

 

Foto Jorge Ariza.

 

Unos de los momentos en donde se puede apreciar el triunfo de los pobladores es cuando la jueza Margarita de Argüelles se declaró incompetente, forzando de esta manera la solución política del conflicto y abortando la judicialización del mismo. Los 20.000 pobladores cortando la ruta habían impedido la represión generalizada. Fue un momento de éxtasis colectivo; una inefable emoción cubrió a la comarca petrolera. En medio de la alegría, el júbilo, el alivio, el llanto los pobladores cantaron el himno nacional. Los gendarmes fueron despedidos a los piedrazos.

 

La participación masiva de los pobladores le otorgó originalidad y legitimidad al proceso. La originalidad se construyó en la forma de organización y movilización de recursos de todo tipo lo que fortaleció la unidad popular en un período político de grandes pérdidas de conquistas sociales y avance del proyecto político neoconservador. Los jubilados, las organizaciones vecinales, las iglesias, los docentes, los estudiantes, los taxistas, los pequeños comerciantes, etc. contribuyeron a mantener los piquetes en los fríos días de junio. Por la noche los más jóvenes mantuvieron las barricadas. Las radios locales fueron actores clave en la coordinación de las acciones de los manifestantes: el llamado a reuniones, la información sobre lo que se estaba necesitando (comida, leña, una ambulancia en el caso de una emergencia, etc.). En suma, un pueblo se movilizaba y organizaba en pos de trabajo y en su lucha poco a poco iban ganando protagonismo los que habían sido condenados a la invisibilidad social. Este mismo proceso también le otorgaba legitimidad, y en este aspecto se debe destacar que en la disputa discursiva acerca de la caracterización de la protesta, los pobladores derrotaron al inflexible gobernador que pretendió: definir la protesta como parte de una lucha interna en su partido y criminalizar la protesta acusando a los pobladores de cometer un delito al cortar la ruta. En esta disputa los medios de comunicación cumplieron un importante papel. La radio había sido central en la organización de la protesta, pero los piqueteros también usaron los medios de comunicación en otro sentido, tenían una profunda conciencia respecto de que los mismos, sobre todo los nacionales, podían hacer oír sus reclamos más allá de los límites locales. Necesitaban expresarse a través de los medios de comunicación para ser reconocidos públicamente por parte de quienes detentaban el poder político. Con ayuda de ellos su imagen colectiva se modificaría a los ojos del principal objeto de sus reclamos, el gobernador Sapag.

Los piqueteros consiguieron este objetivo, todos los medios de prensa nacionales dieron cobertura de primera plana a los hechos que estaban ocurriendo en Cutral Co y Plaza Huincul. Lo que los piqueteros no sabían y los medios de prensa no buscaban, era que en el resto del país esas imágenes eran apreciadas por otros desocupados – que también comenzaban a organizarse a partir de recrear las redes sociales preexistentes – como el modelo a replicar para ganar visibilidad social. Con su lucha, transmitida a todo el país por los medios de comunicación, estaban mostrando cuáles eran los métodos más eficaces para hacerse oír por quienes detentaban el poder político. En estos vertiginosos días se estaban creando los marcos para la acción de nuevos protagonistas: los piqueteros.

 

Foto Jorge Ariza.

 

En los días del Cutralcazo, los piqueteros primero sobrepasaron las intenciones de la facción “blanca” que pretendían instrumentalizarlos, luego impidieron que los intendentes reencausen las negociaciones bajo las condiciones impuestas por Sapag, posteriormente hicieron rendir a las fuerzas represivas con la fuerza de la masividad y al grito de “Que venga Sapag” negociaron cara a cara con el inflexible gobernador, que al decir de uno de sus voceros sufrió “la peor humillación en 33 años de gobierno”.

A nivel nacional la pueblada, comenzaba a ensanchar el campo de la protesta, se habían instalado nuevas fuerzas sociales y un nuevo actor político: los piqueteros. Luego de varios años de invisibilidad social los excluidos habían recreado, bajo nuevas condiciones, viejos métodos de lucha; al repertorio de la protesta social ahora le adicionaban: el piquete combinado con la asamblea. Frente a esto los políticos tradicionales, no se quedaron inmovilizados, por el contrario comenzaron a renovar las formas de dominación para mantener su hegemonía.

 

Los acontecimientos sucedidos en Cutral Co y Plaza Huincul, representaban las primeras manifestaciones masivas de pobladores, especialmente de trabajadores desocupados, en donde se pueden distinguir los nuevos emergentes que caracterizarán las expresiones de protesta en la Argentina de los años noventa, así como los elementos de deslegitimación de la misma; que luego serían regulares y directamente proporcionales al incremento y la intensidad de las luchas.

 

También la pueblada puede ser interpretada como el primer acto del ciclo de protesta que comienza con la consiga: ¡que venga Sapag! y que años más tarde llegará a su punto más álgido con la consigna: ¡que se vayan todos! El ciclo que se inició en diciembre de 2001, inauguró un extraordinario período de luchas sociales que culminaría el 26 de junio de 2002 con la masacre del Puente Pueyrredón y los asesinatos de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán y la caída del gobierno de Duhalde.

 

En fin, los sectores populares en Argentina tienen una historia que aún tiene un final abierto, las puebladas de Cutral Co y Plaza Huincul se registran en la memoria colectiva como un momento épico en donde se encontró un camino hacia la emancipación.

 

José Luis Bonifacio – Sociólogo, docente de la UNCO

Autor: Sergio

boquense ortodoxo

Un pensamiento en “ARGENTINA: Los desocupados se convirtieron en piqueteros

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s