Espacio de Sergio

Sitio de opiniones, noticias y música


Deja un comentario

Ideología de la beneficencia

Mario de Casas* – http://lateclaenerevista.com/2018/07/11/ideologia-de-la-beneficencia-por-mario-de-casas/

propina

“A la clase media le pido que dé propina y changas”. “Hay que mantener las propinas y las coimas”. Diputada de la Nación Elisa Carrió.

 

En la cadena de asertos y lapsus -exabruptos incluidos- de la Dra. Carrió se puede ver la médula del plan neoliberal-macrista, es decir, su ideología. La Diputada está haciendo un aporte invalorable a la sociedad argentina, que la Historia sabrá reconocer: su inclaudicable locuacidad tiene la virtud de desarmar la principal herramienta comunicacional del gobierno al que pertenece, que no es otra que un crudo cinismo.

En esta senda, la insistencia carrioteana en pedir por la propina me llevó a visualizar un fenómeno que inspira pero a la vez es consecuencia de las políticas que impulsa la alianza Cambiemos. El despiadado neoliberalismo produce lo que bien se podría llamar paternalismo neoliberal: la estructura social emergente en la que el Estado desempeña un rol paradójico, se encarga -por un lado- de articular todos los resortes de la sociedad al servicio de los privilegiados del “libre” mercado, mientras -por otro- ejerce y promueve el control de los pobres, para lo cual sustituye cualquier consenso por represión y, como complemento, PROpone sustituir justicia social por caridad.

En semejante contexto, el receptor de una propina deja de ser alguien que recibe un reconocimiento adicional por su trabajo y pasa a ser una víctima a quien el sistema le impone la propina como medio de subsistencia. Con la changa pasa lo mismo, una cosa es hacer una changa en condiciones de empleo digno y otra muy distinta es que la changa sea el único medio de vida; la condición límite está dada por la limosna, dádiva que no implica contraprestación alguna. Todas modalidades que tienen en común la informalidad, dependen de la voluntad del potencial otorgante, humillan a quien las recibe y constituyen formas privadas de asistencialismo, beneficencia pura y dura: el Estado ha dejado de reconocer derechos básicos a los más vulnerables.

Si los sectores dominantes han hecho alguna vez uso de la asistencia estatal para reproducir las relaciones sociales de producción y garantizar la continuidad de su hegemonía, es decir, como instrumento de legitimación, paliativo de la miseria que generaban y uno de los sostenes del statu quo; el pedido de Carrió es el anuncio de que el macrismo, que está batiendo todos los récords en materia de generación de miseria y crisis por unidad de tiempo, pretende privatizarla. Es evidente que la señora de la mirada esquiva padece la misma inocultable desorientación del elenco al que pertenece y, portadora de la soberbia del insensible, se permite reivindicar changas y propinas en un país cuya plebe conoce y defiende sus derechos y ha puesto en jaque al Gobierno que los vulnera.

No obstante, es oportuno relacionar aquellas prácticas y su circunstancial PROmotora con ciertos aspectos de la cuestión religiosa: en nuestro país, más allá de los discursos y documentos de ocasión, la Jerarquía -con honrosas excepciones- ha hecho que la Iglesia las difundiera históricamente con una insistencia y continuidad dignas de otras causas, hasta lograr que se incorporaran al código de la moral formal de las buenas costumbres, que alcanzaran rango cultural. Así, la jefa de la Coalición Cívica, que hace alarde de misticismo, al extremo de ausentarse del debate por la ley de interrupción voluntaria del embarazo para ir a rezar a un santuario, cumple el rol de PROpagandista de una añeja alianza entre capitalismo y clericalismo; maridaje que podría adquirir especial relevancia en la fase denominada neoliberalismo, ese presente griego que esta vez nos han traído Macri y sus cómplices.

La tesis de la religión como opio del pueblo, que ha sido tergiversada y convertida en uno de los argumentos utilizados para denostar íntegramente los aportes del pensamiento marxiano, puede ayudarnos a comprender de qué se trata.

Quien haya leído atentamente la Contribución a la crítica de la Filosofía del Derecho de Hegel, el texto en el que Marx caracteriza la religión como el “opio del pueblo y complemento espiritual de un mundo sin alma”, como la “conciencia invertida del mundo”, no podrá interpretar tales afirmaciones como un rechazo radical a la práctica religiosa en sí, como opción espiritual, sino a la función social que cumple la religión en un mundo dominado por la explotación y la alienación del hombre; en otras palabras, a una religión que se adapta a las necesidades de la ideología dominante y se convierte en un mecanismo de compensación, que asume una doble función: por un lado, sirve de consuelo a las almas atormentadas que sufren los rigores de la opresión y, por otro, legitima el orden establecido en tanto se constituye en “aroma espiritual” de un mundo cruel. Vale decir que la crítica marxiana se dirige a la instrumentalización social y política de la religión.

Si bien queda poco para decir respecto de los estragos que producen el neoliberalismo, su ideología y su programa, lo cierto es que hacen de la cuestión social un problema que el Estado no tiene que resolver, lo tiene que disolver. Y entonces aparece la Diputada en representación de aquellos que pretenden someter nuestra sociedad a las exigencias del capital y descomponer todas las relaciones humanas en relaciones mercantiles: necesitan de la religión como suplemento espiritual que brinde a todos y todas lo que no encontrarán en la realidad social. Es lo que PROpone Carrió y rechaza Marx. Es la forma PRO de compensar la destrucción de los derechos sociales que vienen realizando planificada e implacablemente; es la ruptura no ya y no sólo del Estado de Derecho, sino del Estado Social de Derecho, ése que entre nosotros siempre ha sido construido por el tan denostado populismo.

Así, abandonado el papel que le corresponde cumplir al Estado como legítimo garante de los derechos y las libertades de todos los ciudadanos -según el liberalismo progresista- y enterrada la justicia social bajo las “aguas heladas del cálculo egoísta”, la miseria se hace más visible y real que nunca, y no queda más remedio que recurrir a la represión para los rebeldes y a la caridad para los dóciles. De unos se encargan Patricia Bullrich y sus muchachxs; de los otros, la Iglesia y otras organizaciones espirituales ybenéficas -otra cesión de poder a las corporaciones-, y la “clase media”, que aportará, ¿aportará?, changas propinas y limosnas, original iniciativa de la nueva derecha.

 

*Ingeniero civil. Diplomado en Economía Política, con Mención en Economía Regional, FLACSO Argentina – UNCuyo.

Anuncios


Deja un comentario

Argentina: Lo que hizo Macri no lo hizo solo

POR LEANDRO GRILLE – https://www.carasycaretas.com.uy/lo-que-hizo-macri-no-lo-hizo-solo/

Macri-platero-777x437

La Argentina de Macri es un reflejo de lo que nos puede suceder (Uruguay). Como un espejo que adelanta tiene la virtud del relato distópico: nos cuenta un futurible trágico que aún estamos a tiempo de evitar. Pocas veces se ha visto un programa de destrucción económica llevado adelante con semejante efectividad y en tan poco tiempo en un contexto democrático. Macri lo hizo.

Convirtió a uno de los países más desendeudados del mundo en el récord mundial de endeudamiento externo. Redujo el poder adquisitivo de los salarios y las jubilaciones medias más altas del continente hasta sumergirlos en la lista de la precariedad. Llevó las tarifas subsidiadas de su mínimo histórico a su máximo en poco más de 30 meses, al punto de volverlas impagables para la población general. Devaluó la moneda un 300%, llevando el dólar de 9 pesos a más de 28. Aumentó el desempleo, la pobreza, la indigencia, la mortalidad infantil. Macri lo hizo. Subvirtió el crecimiento económico y destruyó el consumo, instalando la recesión y produciendo incluso la caída de la venta de bienes no suntuarios, como la leche y los alimentos. Destruyó a los medios de comunicación públicos, vaciándolos de contenido, hundiéndolos en audiencia y en la consideración popular y le entregó a corporaciones privadas como el Grupo Clarín el control efectivo de la información circulante, la opinión y el diseño ideológico de la sociedad. Deterioró la democracia, reintrodujo la prisión política, la represión violenta, el hostigamiento a los opositores, y mediante una ingeniería perversa  e inconstitucional se aseguró un poder judicial complaciente y cómplice.

Macri lo hizo. Se perdonó deudas millonarias con el Estado, le entregó a empresas de su propiedad familiar como Iecsa (la empresa que pertenecía al primo del presidente Mauricio Macri y socia de la brasileña Odebrecht en la construcción del soterramiento del tren Sarmiento), obras públicas gigantescas y les permitió a sus amigos y familiares blanquear fortunas malhabidas o evadidas sin siquiera obligarlos a reintroducir ese dinero al país. Destruyó el sistema de investigación científica, paralizó los programas más innovadores, les congeló los ingresos a los becarios y disminuyó el número de becas. Licuó el poder adquisitivo de las asignaciones sociales, aumentó el número de trabajadores alcanzados por el impuesto a la ganancia, redujo la inversión pública en educación y en salud, despidió, despidió y despidió trabajadores del Estado, por mecanismos de una insensibilidad estudiada, impidiendo a los trabajadores ingresar a sus puestos de labor con policías en las puertas de las dependencias munidos de listas negras y armas de guerra. Todo eso Macri lo hizo. En solo 30 meses. Pero no lo hizo solo.

Para poder aplicar un programa tan devastador Macri contó desde el principio con el cobijo de un sistema de desinformación perfecto. Un dispositivo de propaganda y blindaje que ha sido capaz de ocultarlo  casi todo y lo que no ha sido posible de silenciar, lo que se ha logrado filtrar por el concurso de los medios internacionales o por las valientes investigaciones de contados periodistas, la prensa mayoritaria se ha encargado de justificarlo o travestirlo como reyes Midas que operan sobre la realidad, transformando el desastre en virtud y jactancia.

Si se prueba que Macri tiene más de cincuenta sociedades offshore que ha ocultado en todas sus declaraciones juradas, entonces se lo justifica diciendo que eran de su padre y que no son ilegales. Si se prueba que sus ministros benefician a empresas de su propiedad, entonces se niega el conflicto de intereses, si todo el elenco gobernante tiene sus fortunas en el exterior, se lo explica como una práctica habitual en el sector privado. Si el presidente tiene más de doscientos procesamientos, se le atribuyen a la persecución de los anteriores gobernantes, si todos los indicadores de la economía se van al fondo del abismo, se los presenta como la consecuencia de una bomba que le dejaron y que Macri hace esfuerzos por desactivar. Hasta la desastrosa entrega del país al Fondo Monetario Internacional se lo viste de una toma de crédito en condiciones espectaculares, elogiando hasta las exigencias draconianas estipuladas en la carta de intención que exige literalmente el ajuste, más despidos, más tarifazos y un mayor recorte de los salarios y las jubilaciones.

Macri es un gobernante cínico. Pero no posee el cinismo vulgar de un político ambicioso y desaprensivo, sino que ostenta un cinismo insultante, magnánimo, superlativo. Es el tipo más cínico del mundo. En el mismo momento en que los indicadores estadísticos muestran que el desempleo aumentó por encima del 9%, Macri se hace hacer una entrevista amable, donde dice que con mucho esfuerzo han logrado crear centenares de miles de puestos de trabajo, y relata un mundo de maravillas que se da de bruces con la realidad inmediata y que los periodistas cooptados no solo no discuten, sino que asienten como idiotas o fanáticos de un culto a prueba de cualquier intervención racional.

Es obvio que hay un presidente al servicio de los sectores más ricos y concentrados de Argentina. Y es evidente que hay un periodismo de sobres, financiado por el poder para el beneficio del poder. Los que se han atrevido a disputar en el terreno de la información han sido perseguidos, censurados, despedidos, e incluso presos, como los titulares del grupo Indalo, dueños del canal de noticias opositor C5N. Ahora mismo, mientras se desarrolla el campeonato mundial de fútbol, 354 periodistas de la septuagenaria agencia estatal Télam fueron despedidos mediante telegrama colacionado, que llegaba a la casa de los infortunados a la misma hora en la que Argentina se jugaba su clasificación a octavos de final en un partido infartante contra Nigeria. Es más, todas las decisiones terribles de los últimos días se han adoptado los mismos días y a la misma hora en la que juega la selección argentina, en una maniobra de distracción que no por grotesca deja de ser efectiva  a la vez que propia de un canalla. El argumento para la liquidación masiva de puestos de trabajo  en Télam es poco menos que maccartista, acusando a los echados de kirchneristas, cuando entre los despedidos hay gente que trabaja en la agencia hace más de 20 años y votantes de todas las tiendas políticas.  Mientras tanto, los que no son echados reciben un telegrama dándole la bienvenida a una nueva agencia Télam de la pluralidad y el profesionalismo, en una muestra más del cinismo feroz que profesan.

Todo lo que sucede en Argentina puede suceder en el futuro acá (Uruguay). Los mismos dispositivos de propaganda están prontos para implementar un programa trágico en nuestro país. Y el poder cuenta con sus candidatos para llevarlo adelante. Lo único que necesitan para lograrlo es engañar a una porción mayoritaria de la ciudadanía con promesas falsas y operaciones múltiples que contaminen la discusión política y nublen la razón del pueblo, al punto de que cientos de miles terminen votando alegremente, con globos de colores, a sus propios verdugos.


Deja un comentario

El 9 de julio de 1816: independencia

http://fcyt.uader.edu.ar/web/node/2998

la casa

Hoy, 9 de julio, festejamos el día de la Independencia. En 1816, luego del camino iniciado por la Revolución de Mayo en 1810, el país proclamó en un Congreso en Tucumán la existencia de una nación libre e independiente de España, abriendo un largo proceso de unificación nacional.

Luego de la Revolución del 25 de mayo de 1810, el camino hacia la independencia nacional estaba trazado: la ruptura de los lazos coloniales con España en 1810 no hicieron más que cristalizar un movimiento liberador que venía buscando, desde 1806, mayor participación política y económica de los criollos.

En 1810, América del Sur estaba fragmentada en dos bandos: los revolucionarios y, por otro lado, los leales al Consejo de Regencia, llamados “realistas”. Los revolucionarios buscaban más autonomía dentro del sistema colonial hasta que volviera el rey y muy pocos se inclinaban por la independencia en sus inicios. Por eso las juntas se hicieron en nombre de Fernando VII, el rey preso.
Sin embargo, cuando los revolucionarios intentaron sumar a los realistas a su determinación, comenzaron las guerras entre ambos mandos, cuyo resultado sería la independencia de los dominios coloniales en América. España no intervino porque se encontraba ocupada por los franceses y luchando por su propia independencia. La guerra no tuvo un mando único, cada gobierno americano siguió sus propias decisiones.

En el Río de la Plata, la Banda Oriental –lo que hoy es Uruguay- y el Litoral empezaron a defender su autonomía y a desafiar la postura centralista de Buenos Aires. Es por ello que, en la Asamblea de 1813, otro importante antecedente de la independencia, los representantes orientales no fueron aceptados cuando se convocó a un congreso para organizar al Río de la Plata. En la Asamblea, la mayoría revolucionaria era partidaria de declarar la independencia. Sin embargo, no se animaron a dar ese paso, a causa de los acontecimientos que se daban en Europa.

En efecto, en 1814, el rey Fernando VII fue liberado justo después de que Rusia, Austria, Prusia, Suecia, Portugal, España y Gran Bretaña constituyeran una gran alianza que derrotó a Napoleón. Así, las monarquías absolutistas resultaron grandes vencedoras y declararon que cualquier gobierno surgido de una revolución era ilegítimo.

Sin embargo, ya desde 1813 los revolucionarios estaban bien encaminados en América del Sur: Bolívar reconquistó Caracas e instaló la segunda república venezolana; los revolucionarios del Río de la Plata triunfaron en la batalla de Salta sobre los realistas. Y San Martín ya estaba formando el Ejército de los Andes, con el objetivo de liberar los territorios de Chile y Perú.

Por su parte, el enfrentamiento entre Buenos Aires y los seguidores de Artigas, máximo líder de la Banda Oriental, se agudizó: el Litoral y la Banda Oriental formaron la “Liga de los Pueblos Libres” y se separaron del resto de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Por su parte, Paraguay, que había dejado de ser realista, se desvinculó completamente del resto y se mantuvo aislada.

A fines de 1815, la situación de los revolucionarios era desesperada. Venezuela y Colombia fueron reconquistadas por los realistas. Sólo el Río de la Plata seguía en pie, amenazado desde Chile y el Alto Perú. A nivel internacional, la situación era preocupante: Austria, Rusia y Prusia habían formado la Santa Alianza para defender a los absolutismos y apoyaban a Fernando VII en su búsqueda de recuperar su imperio

En medio de esa gran emergencia, en 1816 las Provincias Unidas decidieron convocar a un nuevo congreso, que se reunió en Tucumán para decidir qué hacer. Todas las provincias de la Liga de los Pueblos Libres (Banda Oriental, Corrientes, Entre Ríos, Misiones y Santa Fe) no lograron participar del encuentro, ya que sus representantes fueron aprisionados por el Directorio unitario instalado en Buenos Aires. Una sola provincia de ideas federalistas pudo hacer llegar a sus representantes: Córdoba. Los territorios de la Patagonia, Comahue y el Gran Chaco se encontraban bajo el dominio de los llamados pueblos originarios. El Congreso se inició el 24 de marzo de 1816 con la presencia de 33 diputados, en una casa en San Miguel de Tucumán, alquilada a Francisca Bazán de Laguna, hoy Monumento Histórico Nacional. Cabe destacar que, pese a una hegemonía de representantes de todas las provincias partidarias del centralismo porteño, el Congreso expresó en gran parte intenciones federales mantenidas por José de San Martín, Manuel Belgrano y Bernardo de Monteagudo. Luego de acaloradas discusiones, el Congreso del 9 de julio de 1816 proclamó la declaración de independencia argentina respecto de España y de toda otra dominación extranjera. El acta de la Independencia fue firmada por todos los congresales que declararon la Independencia. Se tradujo al quechua y al aymará para que la conocieran las poblaciones indígenas. Dada en la Sala de Sesiones, firmada de nuestra mano, sellada con el sello del Congreso y refrendada por nuestros Diputados Secretarios.


1 comentario

40 años de Argentina campeona del Mundial 78: el eco de los goles entre gritos de tortura

MAR CENTENERA – https://elpais.com/internacional/2018/06/29/argentina/1530274425_448001.html

1

Hace 40 años, los gritos de aliento de la hinchada argentina en el estadio de River Plate retumbaban en el centro del horror de la dictadura, la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA). El estadio principal del Mundial de Argentina 1978 estaba a sólo diez calles del espacio donde unas 5.000 personas fueron detenidas, torturadas y desaparecidas entre 1976 y 1983. Aún con grilletes en los pies y signos de tormentos en el cuerpo, algunos de los secuestrados recuerdan que se alegraron por los goles y por unos minutos se sumaron a la euforia nacional. Otros aseguran que temieron que la victoria de la selección argentina alargase la vida del régimen militar. Hay quienes sienten angustia y se entristecen cada vez que se acerca un nuevo Mundial.

La ESMA daba a una de las avenidas principales de Buenos Aires, del Libertador, pero muy pocos sabían lo que ocurría en su interior. Durante el Mundial no cesaron los secuestros ni los interrogatorios bajo tortura, aunque los militares ordenaron instalar dos televisiones para ver los partidos: uno en el comedor del sótano, a metros de las salas en las que comenzaba la destrucción de los que habían sido chupados, y otro arriba, en la zona conocida como pecera. Algunos de los detenidos que realizaban trabajo esclavo fueron autorizados a ver fútbol.

“Grité los goles aunque era una contradicción”, admite Ricardo Coquet, quien estuvo secuestrado en la ESMA entre marzo de 1977 y diciembre de 1978. “Veíamos los partidos en el sótano. Recuerdo el partido contra Perú, donde había que ganar con muchos goles sí o sí. Ganamos, pero al salir del comedor pasamos de la euforia futbolera a ver a un compañero muerto en el pasillo”, cuenta Coquet a EL PAÍS en la exESMA, reconvertida hoy en Museo de la Memoria.

Los recuerdos de los supervivientes de la dictadura, de los familiares de desaparecidos y de los exiliados son el corazón de dos muestras simultáneas en Buenos Aires que narran la convivencia macabra de la fiesta y el horror durante la Copa del Mundo de 1978: Tiren papelitos, en el Parque de la Memoria y El Mundial en la ESMA, que cuenta in situ cómo se vivieron esos días.

Conscientes de la pasión de los argentinos por el fútbol, los militares dispusieron operativos fronterizos y en la entrada de los estadios. Dentro de ellos, usaron como cebo a varios detenidos de centros clandestinos. “Me llevaron a un partido en la cancha de Vélez y otro en la de River. Querían ver si alguien me conocía para secuestrarlo, pero por suerte nadie se me acercó”, recuerda Alfredo Anaya, otro de los supervivientes.

Las familias de los desaparecidos no cesaron de buscar a sus hijos y aprovecharon la presencia de periodistas extranjeros en el Mundial para dar a conocer lo que estaba pasando. El día del partido inaugural, un enviado especial de la televisión holandesa cambió el Monumental por la Plaza de Mayo, donde las Madres, como cada jueves, marchaban en ronda para exigir la aparición de sus desaparecidos. “Queremos saber dónde están nuestros hijos, vivos o muertos. Hay miles y miles de hogares sufriendo mucha angustia y desesperación. Ya no saben a quién recurrir. Les rogamos a ustedes, son nuestra última esperanza, ayúdennos”, dicen las Madres de Plaza de Mayo en ese desgarrador testimonio visual, que tuvo un enorme impacto fuera de Argentina.

Mientras el resto del país celebraba cada victoria de su Selección, las Madres las sufrían. Temían que una victoria fortaleciese a la dictadura e hiciese más difícil encontrar a sus hijos. “Recuerdo que mi familia estaba en casa, disfrutando del partido. Ellos lloraban de alegría, nosotros de tristeza”, cuenta la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, en uno de los vídeos de la muestra del Parque de la Memoria.

Trabajo esclavo por días de vida

En la ESMA, un grupo de detenidos era obligado a realizar trabajo esclavo a cambio de ganar días de vida. Durante el Mundial, tuvieron que preparar textos y vídeos de propaganda sobre las bondades de Argentina mientras escuchaban los gritos de torturas de los compañeros que acababan de secuestrar. Uno de ellos, Raúl Lisandro Cubas, fue enviado a entrevistar al entonces entrenador de la Selección, César Luis Menotti, con el objetivo de que le sonsacara alguna declaración favorable al régimen. En la exposición puede verse la acreditación de prensa falsa con la que entró.

Cubas entró solo a entrevistar a Menotti. “Se me pasaron muchas cosas por la cabeza. No podía dejar de pensar: “¿Qué hago? ¿Le cuento que soy un desaparecido? ¿Le doy la lista con los nombres de los desaparecidos que estaban conmigo en la ESMA? ¿Me creerá? ¿Cómo reaccionará?”, recuerda en un vídeo que forma parte de la muestra. No lo hizo. No se sintió seguro. Y volvió al centro del horror.

Nadie reconoció a Cubas en la fotografía aparecida en el diario La Nación que lo muestra junto a verdaderos periodistas. Días después, en ese inolvidable 25 de junio de 1978, nadie reconoció tampoco a los detenidos-desaparecidos que salieron a las calles. Cuando Argentina venció a Holanda y levantó la Copa del Mundo, los torturadores los metieron en automóviles y se sumaron a la marea albiceleste que celebraba el triunfo en los alrededores del Obelisco. Después, los llevaron a cenar. “En la pizzería se gritaba ‘el que no salte es holandés’ y nosotros allí, pálidos y angustiados. Si no se daban cuenta de que estábamos secuestrados, de que se estaba matando a gente, se iban a quedar 40 años más en el poder”, recuerda de ese día Miriam Lewin, periodista que pasó por varios centros clandestinos de detención, entre ellos la ESMA.

40 años después, Argentina ha juzgado y condenado a los responsables de esos crímenes perpetrados por la dictadura antes, durante y después del Mundial 78. Ningún argentino ignora lo que pasó. Tampoco los jugadores de ese equipo campeón. “Cuando en democracia empezábamos a saber todo, yo personalmente empecé a sentir vergüenza. Se usó una gesta maravillosa, ser campeones del mundo, para seguir secuestrando, torturando y matando gente. Me da vergüenza decir que fui feliz”, reconoce Ubaldo El Pato Fillol, portero y uno de los referentes de la selección de 1978, en una grabación exhibida en el Parque de la Memoria. “Siento mucha pena. Escuchar lo que la gente ha sufrido, escuchar que hubo gente que nos alentaba mientras sufría me deja sin palabras”, dice el defensor Jorge Olguín en el acto de inauguración de la muestra en la exESMA. “Lo siento de corazón”, concluye.


Deja un comentario

La OBRA DE GOBIERNO de Perón – resumen

https://www.casarosada.gob.ar/informacion/discursos/18-nuestro-pais/galeria-de-presidentes/441-juan-domingo-peron-i-1946-1952

https://www.casarosada.gob.ar/galeria-de-presidentes/440-juan-domingo-peron-ii-1952-1955?template=blank

https://www.casarosada.gob.ar/informacion/discursos/18-nuestro-pais/galeria-de-presidentes/429-juan-domingo-peron-iii-1973-1974

peron74

El 1º de julio de 1974, a las 14:05, se informó por cadena nacional que hacía menos de una hora había fallecido el presidente de la República, Juan Domingo Perón. La noticia, aunque esperada, conmocionó a los argentinos. Hacía menos de un año, el 62% de los ciudadanos lo había elegido primer mandatario por tercera vez.

Mandato: 4 de junio de 1946 al 4 de junio de 1952

Puesta en marcha del Primer Plan Quinquenal. 

Profundización de la política de sustitución de importaciones mediante el desarrollo de la industria liviana. 

Creación del I.A.P.I., que regula el comercio exterior. 

Desde el Estado se impulsó una amplia legislación social que contribuyó al mejoramiento de las condiciones de vida del conjunto de los trabajadores. 

Crecimiento de la población escolar, en especial en los niveles secundario y universitario. 

Gratuidad de la enseñanza pública universitaria.

Nuevos edificios de las Facultades de Derecho y de Ingeniería.

Creación de las de Arquitectura, Odontología y Tecnológica. 

Creación del Consejo Nacional de Investigaciones Técnicas y Científicas (hoy CONICET). 

Sistema unificado de salud preventiva, curativa y de asistencia social. 

Creación de la Comisión Nacional de Energía Atómica.

Impulso a la industria aeronáutica. 

Ley de Aguinaldo para empleados estatales y obreros. 

Creación de la Sociedad Mixta Siderúrgica Argentina y de Agua y Energía Eléctrica. 

Sanción de la Ley de Propiedad Horizontal.

Se estableció el control estatal de los precios de los alquileres y se otorgaron nuevas viviendas a partir de planes populares de financiación. 

Comienzo de las transmisiones de televisión. Primera Ley de Radiodifusión. Cuarto Censo Nacional de Población, Vivienda y Agropecuario. Inicio de relaciones diplomáticas con la U.R.S.S.

Firma de convenios con países del Este. 

Reconocimiento de los derechos de la mujer.

Ley de voto femenino. 

Nacionalización de los ferrocarriles británicos y franceses, empresas de gas y telefónicas, y la Corporación de Transportes.

Creación de la Flota Mercante y de Aerolíneas Argentinas. 

En 1949 se sanciona una nueva Constitución, que incorporó por primera vez los derechos del trabajador en el constitucionalismo argentino: Derecho de trabajar, a una retribución justa, a la capacitación, a condiciones dignas de trabajo, a la preservación de la salud, al bienestar, a la seguridad social, a la protección de su familia, al mejoramiento económico, a la defensa de los intereses profesionales. A su vez establece la reelección indefinida para el cargo de Presidente de la Nación. 

Se provincializan los territorios nacionales del Chaco, La Pampa y Misiones.

Mandato: 4 de junio de 1952 al 21 de septiembre de 1955 (derrocamiento)

Puesta en marcha del Segundo Plan Quinquenal. 

Plan económico que incluye el congelamiento de precios y salarios, por medio de contratos bianuales. 

Convocatoria a sindicatos y empleadores al Congreso Nacional de la Productividad, para favorecer el diálogo tripartito frente a la crisis. 

Reanudación de la subvención al sector agrario, por medio del I.A.P.I.. 

Se limitó el crédito industrial y el uso de las divisas, y se dio prioridad a las empresas grandes, sobre todo, a las industrias de bienes de capital. 

Se consigue la reducción de la inflación, y el reequilibrio de la balanza de pagos. 

Restricciones en el consumo interno, por lo cual fueron eliminados subsidios a diversos bienes de uso popular. 

Se descongelan los alquileres. 

Acuerdo petrolero con la empresa estadounidense Standard Oil para la explotación petrolera en la Provincia de Santa Cruz. 

Apertura del diálogo con los partidos políticos opositores. 

Llamado a capitales extranjeros con el propósito de desarrollar la industria pesada, por medio de la sanción de la Ley de radicación de capitales. 

Leyes de Divorcio Vincular, Igualdad Jurídica conyugal y de Patria Potestad compartida. 

Supresión de la enseñanza religiosa en las escuelas.

Ruptura con la iglesia católica.

Mandato: 12 de octubre de 1973 al 1ro. de julio de 1974 (fallece)

Puesta en marcha del Plan Trienal.

Intervención a las provincias de Córdoba, Salta, Mendoza, Santa Cruz y Buenos Aires. 

Ante la escalada de violencia, reforma del Código Penal, endureciendo las penas por delitos cometidos por grupos subversivos. 

Ley de Inversores Extranjeros. 

Tratados comerciales con naciones europeas.

Incremento de las exportaciones. 

Apoyo y protección al agro, la minería y la industria.

Ley de Promoción Industrial.

Creación de la Corporación para el Desarrollo de la Pequeña y Mediana Empresa. 

Expropiación de los bancos privados y nacionalización de los depósitos bancarios. 

Tratado con el Paraguay para la construcción de la represa Yacyretá-Apipé y Corpus. 

Ley de Contrato de Trabajo y de Seguro de Vida Obligatorio. 

Pacto Social entre la Confederación General del Trabajo y la Confederación General Económica.

Suspensión por dos años de las negociaciones colectivas y establecimiento de un rígido control de precios.

Desaceleración inflacionaria. 

Incremento en las reservas. 

Tratados limítrofes con Uruguay y la sobre la construcción de la represa de Salto Grande. 

Comienza la generación de energía en la Central Nuclear de Atucha. 

Convocatoria a la “Gran Paritaria Nacional”. 

Modificaciones en la legislación impositiva y financiera, facilitando la orientación del crédito hacia los sectores de interés nacional.

Creación del Impuesto al Valor Agregado.


Deja un comentario

Un internado de chicos desaparecidos que hoy es universidad

María de los Ángeles Karaman (UNM), Verónica Cabaña (UNM)  – http://anccom.sociales.uba.ar/2018/06/20/un-internado-de-chicos-desaparecidos-que-hoy-es-universidad/

Instituto de niños apropiados durante la dictadura en la actual Universidad de Moreno. Moreno, GBA. 28/05/18

El Instituto Riglos fue señalizado como un sitio por la memoria. A ese internado de menores llevaron a varios hijos de desaparecidos que también fueron secuestrados. Hoy, allí funciona la Universidad Nacional de Moreno.

El terrorismo de Estado ejecutado por la última dictadura se desplegó no solo en cuarteles y comisarías. Sus tentáculos también llegaron hasta los institutos de menores. Así, por el Instituto Mercedes de Lasala y Riglos pasaron hijos de detenidos desaparecidos luego del secuestro de sus padres. En ese mismo lugar, hoy funciona la Universidad Nacional de Moreno, y fue señalizado como sitio de memoria, en cumplimiento de las leyes que ordenan indicar aquellos lugares en donde se violaron los derechos humanos.

El hogar de menores funcionó dependiendo del Estado nacional, pero con autoridades eclesiásticas, desde 1944 hasta la década del 90. Durante ese período se ocupó de la asistencia de miles de chicos huérfanos. A partir del regreso de la democracia, por sus pasillos circulaba el rumor de que éste sitio había sido uno de los lugares donde se ocultaba a hijos de desaparecidos, que quedaban desamparados tras el accionar de la represión.

Héctor Brachi, interno del Instituto entre 1980 y 1982, recorre después de muchos años el lugar: “Por lo poco que más o menos recuerdo, el patio de juegos estaba apenas entrás. A veces venían los familiares y  nos encontrábamos ahí. Después, los comedores estaban para el lado de la derecha. En el primer y segundo piso había dormitorios y la cocina estaba en el fondo de los pasillos largos”, cuenta. Y agrega que él no conocía la historia real detrás de esas paredes, pero el rumor estaba siempre presente: “En su momento, mi mamá (adoptiva) tenía miedo de que yo hubiera sido hijo de desaparecidos, no tenía bien mi legajo”, explica.

Héctor Brachi fue interno del Instituto entre 1980 y 1982.

Andrea Herrera, docente de la escuela N°35, junto a Martha Ibarra, representante de Moreno por la Memoria y algunos estudiantes, llevaron a cabo la investigación que derivó en la señalización como sitio de la memoria, realizada el año pasado. Martha cuenta cuáles fueron los primeros pasos: “Partimos de la hipótesis de que acá habían pasado hijos de desaparecidos, y lo comprobamos desde testimonios que hay en Internet sobre los juicios de la ex ESMA, estaban las declaraciones de Yamila Zavala Rodriguez, Nicolás Koncurat Urondo”. Andrea agrega: “Ellos tenían conocimiento de que después de que sus padres desaparecieran, habían pasado por acá.”

ANCCOM se contactó con Yamila, quien vive actualmente en Mar del Plata. Agradecida  sobre la iniciativa de señalizar como sitio de memoria al ex Instituto Lasala de Riglos, dice: “Estos jóvenes, que hicieron un maravilloso trabajo de investigación, transformaron realidades, porque hicieron que yo, y tantos otros hijos de desaparecidos volviéramos ahí, a lo que fue el instituto Riglos de Moreno, que siempre fue una cosa pendiente.” Yamila recuerda su historia, aunque solo tenía 3 años:  “Ese día, el 22 de diciembre de 1976, en Lambaré y Corrientes, nos quedamos con mi hermana, nos dejaron en la calle, llevándose a nuestra madre y asesinando a nuestro padre. A partir de ese día nos llevaron a una comisaría, y de ahí al instituto Riglos en la localidad de Moreno, estuvimos hasta mediados de marzo del 77, alrededor de 3 meses, detenidas desaparecidas, porque nadie sabía dónde estábamos. Finalmente nos encontraron por un dato que se dio en anonimato”.

Yamila agrega: “Por los legajos que después me entregaron de la Dirección de Niñez, ahí decía que estábamos a disposición del Ejército, que incluso no se podían recibir visitas”.

“Los hijos apropiados tenían conocimiento de que después del secuestro de sus padres, habían pasado por acá”, dice Martha Ibarra, de Moreno por la Memoria.

La señalización oficial la realizó en septiembre pasado la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, y,  antes, desde el proyecto “Jóvenes y memoria” llevaron a cabo una señalización artística. A ambas asistieron algunos de los hijos de desaparecidos que pasaron por el lugar, como Camilo Ríos, Nicolás Koncurat Urondo y, la misma Yamila. “Estuvimos, participamos y fue muy emocionante”, recuerda ella.

Gabriela Díaz, estudiante de Comunicación Social de la Universidad Nacional de Moreno se enteró de la historia del edificio al momento de la señalización: “Me dio mucha tristeza saber que estoy pisando un lugar donde ocurrió algo ilegal. Que este lugar se haya convertido en universidad, en un edificio histórico y reconocido, es fuerte”, afirma.

Marta Ibarra cree que la tarea de concientización no termina con señalizar la vieja sede del Riglos: “En realidad estas investigaciones deberían hacerse en todos los institutos de menores, este es el primero en el que se hace, pero en todos deben de haber pasado hijos de desaparecidos”, explica. En la misma línea, Víctor Caro, interno del Riglos en la década del 50, relata: “Estoy muy conforme con el hecho de que haya sido señalizado como un espacio de la Memoria, creo que habrá muchos colegios, institutos, internados para señalizar”. Y, por último,  Yamila Zabala Rodríguez señala, que la señalización de estos espacios es “una batalla cultural que hemos ganado”.


Deja un comentario

Argentina: La vuelta al FMI para condicionar al país – EL GRAN OBJETIVO: QUE NO VUELVA EL "POPULISMO"

Claudio Scaletta – http://www.laarena.com.ar/opinion-la-vuelta-al-fmi-para-condicionar-al-pais-1200380-111.html

fmi

El regreso de la Argentina al FMI no necesita números para ser explicado. Su objetivo no consiste en “la convergencia de las metas de déficit”, el nuevo nombre para el viejo ajuste, a cambio de desembolsos que permitan hacer frente a los compromisos externos, como aparece a simple vista, sino en introducir cambios de largo plazo en el funcionamiento de la economía. En particular cambios que condicionen también a futuros gobiernos, incluidos los de signo opositor al actual.

Como no se cansan de repetir los funcionarios cambiemitas en sus giras internacionales, de lo que se trata es de evitar a toda costa el regreso del “populismo”, calificativo con el que se intenta degradar la condición de los gobiernos nacionales y populares partidarios del desarrollo autónomo con inclusión social creciente. Que estas transformaciones sucedan hoy bajo un régimen democrático es un hecho extraordinario, de tintes orwellianos, que confirma el éxito de la colonización de la subjetividad como contrapartida en la vida privada de la dominación del capital en el mundo de la producción.

El pasado que vuelve.

La referencia a la democracia tiene sentido, porque el actual intento de transformación del funcionamiento de la economía ocurrió también en el pasado, pero bajo dictaduras. Si bien es todo un síntoma que el ingreso del país al FMI haya ocurrido bajo la autodenominada “revolución libertadora” que derrocó al primer peronismo, el organismo no es la clave, sino un mero instrumento. Fue Alfredo Martínez de Hoz con la reforma financiera de 1977 quien consolidó la primera tanda de transformaciones cuasi irreversibles. Esta legislación dio origen a la preeminencia del capital financiero, que regula desde entonces el funcionamiento de la economía local, y avanzó en paralelo con la reforma arancelaria y el potente endeudamiento externo.

El naciente neoliberalismo de la dictadura militar, que años más tarde se plasmaría en las ideas del Consenso de Washington, terminó de cuajo con el modelo de la ISI, la Industrialización Sustitutiva de Importaciones, un modelo que no estaba en absoluto agotado y que entre 1965 y 1975 había generado un crecimiento promedio del 5 por ciento anual prácticamente con pleno empleo. No fue fácil destruir el peso de las nuevas clases sociales surgidas bajo la ISI, demandó 30 mil desaparecidos.
La herencia de la dictadura para el largo plazo se sintetizó, además de las transformaciones institucionales, en la nueva deuda externa como instrumento de subordinación para todos los gobiernos de la restauración democrática. La deuda fue la razón última del estancamiento de los ’80, del desguace del Estado en los ’90 y de la profunda crisis de 2001-2002. Finalmente, la primera década del siglo fue un paréntesis, una ruptura de esta continuidad, un intento de recuperación de la autonomía que se expresó en el desendeudamiento y en la expulsión del FMI como policía de la política económica.

Ideas no tan “viejas”.

Conceptos como “imperialismo” y “lucha de clases”, que fueron estigmatizados como antigüedades por la prensa hegemónica, conservan un gran poder explicativo. Nótese que son los que están por detrás de otras ideas también consideradas viejas, como la liberación nacional y social, tan setentistas ellas. Pero lo que importa rescatar aquí es el rol estructural de la deuda. Lo que define una relación imperial es la extracción del excedente colonial. Hasta principios de los años ’70 esta extracción se concretaba a través del comercio, estaba implícita en “los términos del intercambio” entre “el centro y la periferia”, más ideas setentistas. Ya en tiempos de hegemonía del capital financiero, la extracción se produce fundamentalmente a través del endeudamiento.

Una de las “pesadas herencias” del kirchnerismo fue un país desendeudado. Desde su comienzo mismo, la administración de Cambiemos se abocó a la reconstrucción acelerada del endeudamiento externo. Durante los primeros dos años largos de gestión se tomó deuda neta por alrededor de 70 mil millones de dólares. La deuda en divisas, que es la que importa, pasó de 76 mil a más de 140 mil millones. Si se suma el programa anunciado con el FMI y otros organismos financieros internacionales quedará pronto cerca de los 200 mil millones. Lo notable es que estos pasivos se asumieron a una velocidad inusitada y bajo la indiferencia mayoritaria de la población, a la que se le explicó que el endeudamiento en divisas se tomaba para financiar el supuesto “gradualismo”, es decir el déficit interno provocado por gastos en pesos.

Economistas cómplices.

Mientras todo ello ocurría los economistas profesionales, verdaderos cómplices del proceso, explicaban que endeudarse en dólares no tenía la menor importancia porque total la relación deuda/PIB era baja, todo ello en un país con déficit estructural de la cuenta corriente del Balance de pagos. Sin embargo, como suele ocurrir en estos casos, el poder financiero global comenzó a advertir la inconsistencia ya desde 2017 y la fiesta se terminó de golpe. El programa con el FMI es precisamente el fin de fiesta, pero representa también la restauración del status quo pre 2001, un anhelo de las clases dominantes locales y globales. El objetivo de largo plazo de las elites es el mantenimiento de la actual estructura productiva basada en las exportaciones de commodities, importando todo lo demás, y la progresiva disminución del peso del Estado en la economía. Eso y no otra cosa es lo que significa la muletilla de “reducir el gasto”. A la vez se persigue que este modelo sea irreversible.

El mecanismo que permitirá el sostenimiento del proceso en el largo plazo, entonces, fue el reconstruido por Cambiemos desde el primer día: el nuevo peso de la deuda en divisas que obligará, como en el pasado, a continuas renegociaciones y a planes económicos “muy buenos, pero dolorosos” -ya se sabe para las espaldas de quien- pero “que pide el FMI”. Cualquier gobierno que suceda al de Mauricio Macri deberá enfrentar esta nueva gran limitación creada, un reaseguro para la extracción del excedente colonial y la dominación social. Romper este orden será cada vez más difícil, el verdadero gran éxito de Cambiemos.