Espacio de Sergio

Sitio de opiniones, noticias y música


Deja un comentario

La deuda externa argentina como mecanismo de despojo y dependencia

Horacio Rovelli* – http://www.lateclaene.com/horacio-rovelli-deuda-externa

En toda la historia Argentina la deuda externa se utilizó para detraer riquezas, afianzar la dependencia al capital extranjero y beneficiar a una minoría en desmedro de la mayoría de la población que termina abonando la misma “con sangre, sudor y lágrimas”, como dijo en el año 1877 el por ese entonces Presidente de nuestro país, Nicolás Avellaneda. Deuda que no se tomó en la guerra de la independencia, sí lo hizo la burguesía comercial porteña que se endeudaba hipotecando los destinos del país, cuando Bernardino Rivadavia, como Ministro de Martín Rodríguez en 1824, tomó el crédito con la Baring Brothers, cediendo en garantía del empréstito la  hipoteca de todas las tierras y demás bienes inmuebles de propiedad pública, prohibiendo su venta (se cedía su uso en enfiteusis, mediante el cual se arrendaban contra el pago de un canon). La deuda fue de un millón de libras esterlinas, una parte menor llegó al país para financiar las importaciones principalmente de Inglaterra, pero se terminó pagando más de veinte veces esa suma hasta saldarla en la presidencia de Manuel Quintana (quién antes y después de ser Presidente de la República fue abogado principal del Banco de Londres en el Río de la Plata), en el año 1904.

Deuda ampliada por el gobierno de Bartolomé Mitre en 2.500.000 libras esterlinas para financiar la guerra contra el Paraguay, y vuelta a refinanciar y a ampliar en todos los gobiernos conservadores que sucedieron a Mitre hasta el gobierno constitucional de Don Hipólito Yrigoyen. La crisis de 1890 demostró palpablemente que el país para pocos era incluso insustentable por la deuda y la necesidad de importar la mayoría de los bienes industriales, principalmente de Gran Bretaña, a la vez que el precio de nuestras exportaciones también lo fijaba Gran Bretaña, de donde eran la mayoría de las embarcaciones comerciales y el seguro.

Yrigoyen impulsó desde el Estado la defensa de cierta independencia, se desendeudó como lo hicieron todos los gobiernos nacionales y populares,  protegió a la producción y al consumo nacional, y propició el desarrollo y la nacionalización de los principales resortes de la economía del país: “La política del Poder Ejecutivo es mantener en poder del Estado la explotación de fuentes naturales de riqueza, cuyos productos son elementos vitales del desarrollo del país… El Estado debe adquirir una posición cada día más preponderante en las actividades industriales que respondan principalmente a la realización de servicios públicos” H.Yrigoyen

Con la crisis del 30 se derrocó al gobierno constitucional y los conservadores retomaron el camino de la deuda y de la dependencia con Gran Bretaña, que incluso llevó al vergonzante Pacto Roca-Runciman que le aseguró al imperio alimentos a bajos precios y  se les permitía a sus empresas remitir sus utilidades en oro.

Se produce la Segunda Guerra Mundial y nuestro país le vendió a los dos frentes, lo que generó un fuerte superávit que acumulado permitió cancelar toda la deuda externa e incrementó las Reservas Internacionales del BCRA (Banco Central de la República Argentina); en esa época los estancieros y exportadores ahorraban en pesos fuertes; el peronismo ya en el gobierno nombra Presidente del BCRA a Don Miguel Miranda, quién duplicó la base monetaria (la cantidad de billetes emitidos y puestos en circulación por el Banco Central) y de esa manera transfirió recursos de los exportadores a los trabajadores y a la industria, y estatizó los FFCC y los teléfonos que eran ingleses.

Pero esa independencia económica duró hasta septiembre de 1955 en que lo derrocan a Perón y se acuerda con el nuevo fiscalizador de la deuda que es el FMI (Fondo Monetario Internacional), que siempre propone la misma receta para conceder créditos, que ahora se denomina Programa de Ajuste Estructural (PAE) y que consiste básicamente en reducir el desequilibrio fiscal de los países prestatarios a como dé lugar, por ejemplo reduciendo salarios y gastos sociales, y a levantamiento de restricciones a la importación y a la exportación con lo que ello implica sobre nuestro trabajo y nuestra producción (sustitución inversa, se importa lo que debemos y podemos producir)

Llega al gobierno de Arturo Frondizi y propicia la inversión extranjera principalmente en petróleo y en la industria automotriz. Estrangulado el sector externo por los intereses de la deuda, la compra de equipos y el giro de utilidades de las empresas extranjeras, quisieron compensarlo con un fuerte ajuste del gasto público incluyendo el congelamiento salarial, para ello reemplazan a Rogelio Frigerio por Álvaro Alsogaray quién anuncia el plan con su frase “Hay que pasar el invierno”, abriendo un período de resistencia de gran parte de la población, se decidieron paros, planes de lucha y ocupaciones de fábricas que el gobierno respondió con represión generalizada aplicando el Plan Conintes (Conmoción interna del Estado).

Con la proscripción del peronismo ganó Arturo Illia la presidencia de la República que asumió el 12 de octubre de 1963. Retomó la defensa acérrima del mercado interno, canceló los leoninos contratos petroleros, controló las inversiones y los precios de empresas extranjeras en las automotrices y en medicamentos, y fijó el control de cambio. En tres años de gobierno, Illia logró superar la dura recesión heredada. Durante 1964, el PBI aumentó en un 10,3% y, al año siguiente, fue del 9,1%, una extraordinaria cantidad de bienes y servicios adicionales puestos a disposición de la sociedad. La actividad de las industrias manufactureras, que representaban entonces la tercera parte del PBI (la producción agropecuaria era un sexto), registró un aumento del 18,9% en el primer año y del 13,8% en el segundo, y su participación en el PIB en 1964 fue del  32,5%  y alcanzaría en 1965 el récord histórico de participación del PIB del 33,9%, ni antes ni después logrado.

Ante la suba constante de los precios de los empresarios y la falta de acción del gobierno para impedirlo, más el desgaste permanente de la CGT conducida por el “vandorismo”, que le hace decir años más tarde a Andrés Framini, el Gobernador electo de la Pcia. de Buenos Aires en las elecciones de marzo de 1962: “Había un pacto militar sindical para sacarlo a Illia del poder. Muchos no estábamos de acuerdo pero sí los que manejaban más la cosa: Vandor, Coria, Alonso“. También es claro el trabajo de inteligencia de la embajada de los EEUU en los medios, con la burocracia sindical y con las FFAA.

El golpe de Estado del 28 de junio de 1966 para derrocar a Illia se genera con el pretexto de  impedir las elecciones en la provincia de Buenos Aires, pero estaba patrocinado por la embajada y las empresas extranjeras, y tenía como ariete popular a la burocracia sindical que, de saco y corbata, fue a la asunción como presidente de facto del General retirado Juan Carlos Onganía, recibiendo a cambio la administración de las obras sociales.

El plan benefició a las grandes empresas y sobre todo a las extranjeras, de manera tal que mientras para 1956, unas 75 de las 100 grandes empresas censadas por la revista “Panorama de la Industria Argentina” eran argentinas, para 1967 la participación había descendido a sólo 50 empresas, y en 1970, el predominio de las empresas extranjeras ya era decisiva, onda que siguió cuando observamos que en la encuesta del ENGE – INDEC del año 2013, de las 500 primeras empresas 315 eran de capital extranjero. Esto es, no es que nuestra burguesía sea una maravilla, al contrario, es rentística y se apoya en el Estado para desarrollarse, pero con Onganía se recomienza el proyecto de extranjerización y subordinación al capital financiero internacional de la época de Frondizi.

Los conflictos sociales fueron incrementándose de manera tal que en el año 1969 se producen una serie de incidentes estudiantiles y obreros. En Rosario, Corrientes y Resistencia por el cierre del comedor escolar mueren Juan José Cabral y Adolfo Bello. En Córdoba la agitación sindical es por las quitas zonales y la supresión del sábado inglés, lo que genera la movilización de conductores de ómnibus y de trabajadores mecánicos de IKA-Renault, y el llamado a una huelga general seguida de agitación estudiantil. Los dirigentes sindicales cordobeses, con el apoyo de la CGTA (Confederación General del Trabajo Argentino, liderada por Raimundo Ongaro) organizan el 29 de mayo una marcha sobre Córdoba. Al sumarse los estudiantes y buena parte de la población, se genera un motín que desborda a la Policía. Interviene el Ejército, que debe enfrentar barricadas y francotiradores. Hay catorce muertos según las cifras oficiales, numerosos heridos y detenidos, entre ellos los dirigentes sindicales Agustín Tosco y Elpidio Torres, condenados luego por un tribunal militar a ocho y cuatro años de cárcel respectivamente.

Las luchas obreras, la aparición de organizaciones armadas, y los serios problemas económicos reflejados en la inflación y en la caída del PIB, obligan a las fuerzas armadas usurpadoras del gobierno a llamar a elecciones. La llegada del gobierno popular estuvo condicionada desde el principio por las grandes empresas extranjeras que operan en nuestro país y los grupos locales más concentrados, que se opusieron al plan pergeñado por un importante sector empresarial nacional distribuido en todo el país, encabezado por la Confederación General Económica que, apalancado sobre los trabajadores, proponían un acuerdo con el Estado que básicamente invertiría en infraestructura y a la vez mediante planes promocionales permitiría que crezca más la burguesía nacional que la extranjera. Esto se plasmó en el denominado Pacto Social (“congelamiento” de salarios y precios, con nacionalización del crédito y del comercio exterior) y se proyectó en un plan trienal de crecimiento y expansión de los mercados internacionales con los países del este europeo.

Muerto Perón el 1 de julio de 1974, el avance de las grandes empresas locales y extranjeras fue sistemático, el solo hecho de abrir el comercio a Rusia y obligar a las empresas automotrices extranjeras, principalmente de los EEUU, venderle a Cuba, condicionaban la política de apoyo a la burguesía local poniéndole fin a la experiencia, con lo que José Ber Gelbard debió renunciar el 21 de octubre de ese año.

La lógica del capital monopolista fue la que primó, quienes se fijaron como objetivos el control de las industrias básicas, las finanzas y el comercio exterior, que se logra si esas actividades están en manos privadas, que por la ley de concentración y centralización de capitales termina en monopolios. Sumados al monopolio de la tecnología y del conocimiento, a la necesidad de importar insumos industriales estratégicos (coeficiente técnico de importación), a la necesidad de recurrir al endeudamiento, condicionando  el presente y el futuro del país, asociado a la libertad de entrada y salida de capitales.

“Rodrigazo” mediante, plan inspirado y guiado por Ricardo Mansueto Zinn, hombre del Grupo FIAT (y miembro del “grupo Azcuénaga” que fueron los que elaboraron el plan económico de Martínez de Hoz, y años más tarde directivo de SEVEL – MACRI) que fue Vice Ministro de Celestino Rodrigo en junio de 1975, quién en agosto del año 1976 publicara un libro titulado “La Segunda Fundación de la República,  y en él va a sostener:  “… cuando un país cae en la decadencia, la única salida posible es el aniquilamiento de un modelo para reemplazarlo por otro”.

En ese marco se produce el golpe militar del 24 de marzo de 1976 con el objetivo de romper la alianza de hecho entre los trabajadores y las empresas que venden al mercado interno y que necesitan del poder adquisitivo de la población para acrecentar sus ventas.

El Profesor Mario Rapoport va a decir: “A partir del golpe de Estado del 24 de marzo 1976 se produjeron profundos cambios en la estructura económica argentina, que terminaron por conformar un nuevo modelo económico basado en la acumulación rentística y financiera, la apertura externa irrestricta, comercial y de capitales, y el disciplinamiento social. La dictadura militar se propuso restablecer la hegemonía del mercado en la asignación de recursos, restringir la participación del Estado y abrir la competencia de los productos nacionales con los extranjeros”.

El plan de la dictadura militar respaldado en las fuerzas armadas y el control militar de la Nación, es de una estructura muy sencilla y se instrumenta en tres medidas básicas:

a) Retrasar el tipo de cambio (Ejecutado por Martínez de Hoz en una “tablita” cambiaria que prefijaba el valor del dólar muy menor al del crecimiento de los precios)

b) Baja generalizada de los aranceles y disminución de medidas para arancelarias (desprotección aduanera)

c) Tasas de interés positivas y por encima del crecimiento del dólar

De esa manera propiciaba el ingreso de capitales especulativos atraídos por tasas de interés que eran mayor que el crecimiento de los precios y muy superior a la evolución cambiaria, a su vez que se encarecía el crédito a las empresas y a las personas, siendo confiscatorio de su capital, generando una brutal transferencia de la producción y del consumo al favor del sector financiero,  basándose en el excedente de los países petroleros árabes, con lo que el sistema financiero mundial debía colocar los petro-dólares, a tasas muy bajas. La burguesía local pedía préstamos en el exterior (en dólares) a bajas tasas y compraban títulos públicos o acciones o depósitos a plazo fijo en pesos, ganando la diferencia y luego se volvían al dólar retirando la renta. Renta que se abonó con más endeudamiento externo y cuando no se pudo pagar ni los intereses de la deuda (default), se cedieron los más preciados activos públicos: YPF, FFCC, SEGBA, Gas del Estado, se privatizaron las rutas, puertos y hasta el sistema previsional, etc.

En ese lapso juega un papel destacado el FMI como orientador de la política económica de todos los gobiernos que deben subordinarse a sus recomendaciones en interminables acuerdos stand by y de condicionamientos suscriptos desde fines de 1975 hasta el 25 de mayo del año 2003.

Esto es, tras la derrota en Malvinas, los sectores beneficiados por la acción dictatorial se plantearon el inevitable reemplazo del gobierno militar por otro civil que les permitiera y les garantizara junto a la primacía en las decisiones, traspasar su deuda a la población, cuya maniobra iban a perfeccionar con el arribo del gobierno constitucional que iba a legitimar la deuda “estatizada” por los seguros de cambio.  Pero la gran banca nacional y extranjera  presionó por el reconocimiento de toda la deuda y el pronto y mayor pago posible de los servicios de la misma. El 18 de febrero de 1985 Bernardo Grinspun echó del Ministerio de Economía a Joaquín Ferrán representante del FMI en la Argentina, el 19 Alfonsín le pidió la renuncia, el plan de legitimar la deuda externa y de acordar con los grupos económicos locales se ponía en marcha. En marzo de ese año, el presidente viajó por segunda vez en su mandato a Estados Unidos y, subrayó la necesidad de adoptar medidas de reforma estructural del Estado y de privatizaciones, de manera acorde con la filosofía ortodoxa de los financistas y empresarios norteamericanos (Plan Houston).

Asume en reemplazo de Grinspun, Juan Vital Sourrouille con un equipo compuesto por Mario Brodersohn, Adolfo Canitrot,  José Luis Machinea y Roberto Frenkel, entre otros, y aplican un plan de ajuste ortodoxo con cambio de la moneda que se denominó Austral, con el apoyo del FMI y de la Reserva Federal de los EEUU; el por ese entonces Presidente de su Directorio, Paul Volcker, que sólo había venido a nuestro país a pescar truchas en los lagos del sur argentino, avaló con su presencia el acuerdo. Con fecha 1 de julio de 1985 mediante los Comunicados A-695, A-696, y A-697 del BCRA se reemplazaron títulos de deuda externa heredados de la dictadura militar (y por ende firmado por nadie, por funcionarios de un régimen de facto) a los que la gestión de Grinspun se negó a reconocer hasta que no se supiera el origen y destino de los fondos,  por “Obligaciones de Banco Central de la República Argentina” firmados por las autoridades puestas por el gobierno constitucional.

El desmanejo de la deuda y su empleo en las privatizaciones

El reemplazo adelantado de Menem por Alfonsín tras una impresionante corrida cambiaria es fisgoneado por los grandes grupos locales y la banca extranjera para “cerrar” el circuito de la legitimación de la deuda, ante un Estado insolvente por la magnitud que la misma había alcanzado y por la suba sistemática de los intereses, que se reflejó cuando el 6 de febrero de 1989 el por ese entonces presidente del BCRA, José Luis Machinea reconoció que no podía cambiar un dólar más, dado que las reservas internacionales no alcanzaban a los U$s 500 millones. Ese día, el tipo de cambio oficial era de Australes 37,62, paso la barrera de los Australes 100 en abril y el 9 de julio de 1989 cuando asumió anticipadamente la presidencia de la República Carlos Menem fue de Australes 650.-. Pero siguió la corrida cambiaria y el 1° de abril de 1991, cuando comienza el plan de “Convertibilidad”, el tipo de cambio fijado fue de Australes 10.000.- por un dólar americano, con lo que en un poco más de dos años el tipo de cambio creció en un 266 veces; la híper inflación es hija de la hiper devaluación de nuestra moneda.

Semejante dislate demuestra que la valorización financiera del capital se convirtió en el eje ordenador de las relaciones económicas, con lo que la deuda externa para el sector más concentrado y oligopólico deja de ser fuente de financiamiento de la inversión real y es un mecanismo de despojo y dominación.

Inmediatamente asume Menem y envía al Congreso de la Nación los proyectos de Reforma del Estado y de Emergencia Económica que se convierten en las leyes 23.696 y 23.697 respectivamente, que dieron la cobertura legal para las privatizaciones que se realizaron con el fin de laudar y dar una respuesta al conflicto desatado en la década anterior entre los grupos económicos locales y los acreedores externos (representados por el FMI) por el pago de la deuda. En ese momento, la incapacidad de poder pagar la deuda externa hace que el gobierno radical deba dejar de subsidiar a los grandes contratistas del Estado (disminución de la obra pública, limitación a las promociones industriales y otros tipos de promociones impositivas; desprotección arancelaria y cambiaria, etc.), para poder “honrar” la misma. Menem, no bien asume como Presidente de la República, plantea la Reforma Económica y la Reforma del Estado como un medio para superar la crisis, donde la venta de las empresas públicas permite:

  • Restablecer el pago a los acreedores externos

  • Asegurar a los tenedores de títulos públicos una fuerte recomposición de su valor, al poder emplearse los bonos a su valor nominal como parte de los aportes de capital en las privatizaciones.

  • Permitir la entrada de la Argentina al Plan Brady y con ello, poder zanjar la brecha financiera para “honrar” la deuda.

En un principio y por ley, en todas las privatizaciones las UTE (Unidad Transitoria de Empresas) que participaban en las privatizaciones, debían contar con una empresa de capital nacional, pero luego vendieron su parte y, de esa manera la creciente presencia del capital extranjero sobre ellas, las altas tasas de ganancias con que operaron ante un mercado cautivo y estratégico, hace que su predominio sea absoluto, como lo demuestra que de las primeras 20 –veinte- empresas que más facturaron en el país en el año 2001, 17 –diecisiete- sean extranjeras (Repsol YPF; Grupo Promodies; Telecom.; Telefónica; Techint; Cargill; Shell; Grupo Philips Morris; Disco.Ekono; Carrefour; etc.) y solo tres pertenezcan a grupos nacionales (Coto, Clarín y Pérez Companc), dibujando una estructura de la cúpula económica nueva, fundamentalmente extranjerizada , y por lo tanto más dependiente del exterior, y a nivel de toda la sociedad un perfil más regresivo.

El Plan de Convertibilidad

En 1991, bajo la presidencia de Carlos Menem y con Domingo Cavallo como Ministro de Economía se implementó por ley el plan de Convertibilidad, se determinó un tipo de cambio fijo que establecía que un peso (por la ley de presupuesto del año 1992 se cambió la moneda local de Australes 10.000 a un peso) sería intercambiable por un dólar. De esta manera el peso argentino se encontraba sobrevaluado, es decir, el dólar era demasiado barato, lo que hacía que todos los productos importados fueran también artificialmente baratos y que, al mismo tiempo, los productos argentinos fueran caros para los extranjeros. Además de las privatizaciones y la contracción del Estado, esta política monetaria fue una de las causas de la acelerada desindustrialización de la Argentina durante la década de 1990.Para sostener esa paridad cambiaria Argentina debió recurrir en forma indiscriminada al endeudamiento externo. Cuando el radicalismo accede al gobierno de la mano de De la Rúa en 1999, decide sostener la convertibilidad, de esta manera, la necesidad de dólares era cada vez mayor, porque el sobreendeudamiento no se empleó para alcanzar un mayor crecimiento o una mejora en la distribución de la riqueza, sino para sostener un esquema financiero que beneficiaba al capital oligopólico extranjero y nacional que opera en el país.

Se aplica una vez más la receta del FMI con su monitoreo constante. Obviamente la resistencia a la desocupación y al ajuste fiscal con el fin explícito de pagar a los acreedores a como dé lugar, hicieron que renunciara Machinea y durara solo una semana su reemplazante López Murphy, y es allí que vuelve Domingo Cavallo al ministerio, y vuelve habiendo acordado con determinados bancos (Francés, Santander –Río, Central Hispano, Galicia, Citigroup, HSBC, JP Morgan, y Credit Suisse First Boston) y con el ex secretario del Tesoro de los Estados Unidos, David Mulford, que por ese entonces trabajaba para el banco Credit Suisse First Boston.

La idea era extender los vencimientos en 5 – cinco- años de plazo, reconociendo tasas del 18 al 22% anual en dólares, con lo que dejaba al descubierto la frágil situación financiera del país.  Esa situación provocó la corrida de los depósitos y su conversión al dólar, lo que impuso el “corralito” para restringir las extracciones de los bancos, el descontento fue tomando una magnitud tal que primero se llamó al estado de sitio, segundo la gente sale a la calle y se le reprime violentamente, de manera tal que en el país entre el 18 y el 19 de diciembre de 2001 fueron asesinados por las fuerzas de seguridad 38 –treinta y ocho- personas, el Presidente De la Rúa huye en un helicóptero de la casa rosada y la población se convocó en las calles al grito de que se vayan todos.

El modelo perverso de sustituir producción local por importaciones y financiarse con deuda colapsó en el año 2001, pero el descontrolado incremento del precio del dólar hizo que se caiga fuertemente el poder adquisitivo de los trabajadores (relación inversamente proporcional entre el poder adquisitivo del salario y el valor de la divisa norteamericana), empujando a la mayoría de la población a la pobreza y a una parte considerable de ella a la indigencia.

La implosión del modelo de valorización financiera se explica por la constante y creciente fuga de capitales que en el año 2001 fue de 29.913 millones de dólares, que se realizaron a través de múltiples firmas controladas, a lo que se sumó que esos mismos empresarios que tenían deuda en dólares en el mercado local se le “pesificó” la misma, fijándolo a un tipo de cambio de un peso un dólar,  pero la devaluación real fue incontrolable, en el mercado paralelo y en Montevideo en abril del año 2002 se cambiaba el dólar a 4 –cuatro- pesos lo que impactó en el poder adquisitivo del salario.

Los grandes beneficiados fueron el grupo Pérez Companc, el grupo Techint, el grupo Clarín, SOCMA (Sociedad Macri), el grupo Bulgheroni y empresas como Cargill SA, Telefónica Argentina SA, Repsol SA, Telecom Argentina SA, Nidera SA, Shell SA, Esso Argentina SA, Bunge Cerval SA; IBM Argentina SA, SA Louis Dreyfus y Cía, Ford Argentina SA, Renault Argentina SA, etc., los artífices fueron entre otros José Ignacio De Mendiguren, Ministro de Producción y Jorge Todesca Vice Ministro de Economía del gobierno de Duhalde

En ese contexto se siguió reprimiendo las manifestaciones de reclamo y disconformidad, produciéndose la muerte de los jóvenes Kosteki y Santillán el 26 de junio de 2002 en la localidad de Avellaneda, su sangre generosa obligó al gobierno de Duhalde a llamar a elecciones donde ganó en la segunda vuelta Néstor Kirchner.

El tratamiento de la deuda externa en el gobierno de los Kirchner

Fue Néstor Kirchner el que pergeñó el canje de los títulos de la deuda con una quita de un 65% de la misma y reescalonar los plazos que habiéndose realizado en los años 2005 y 2010 alcanzan al año 2038. Cuando asumió Néstor Kirchner el 25 de mayo de 2003 la deuda externa representaba el 160% de lo que producíamos, al 31 de diciembre de 2015, último dato de deuda externa Argentina del gobierno de los Kirchner, la misma ascendía a un total de 222.703 millones de dólares, que es el 42,8% del PIB, pero además, de esa suma, 132.421 millones de dólares estaba en poder  del mismo sector público nacional (BCRA; Banco de la Nación Argentina, Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la  ANSeS, BICE, Fondos Fiduciarios, etc.), por ende la deuda externa en poder de los privados y organismos de créditos internacionales era de 90.282 millones de dólares que representa solo el 18% del PIB. Más allá de la patraña de los fondos buitres avalado por la justicia norteamericana, lo cierto es que la deuda dejaba de ser un condicionante del país. Una deuda externa que por su monto y sus vencimientos era totalmente administrable y hacía que se destinara menos del 2% de lo que producimos por año para cumplir con ella.

En la campaña para presidente  Mauricio Macri sostuvo  que había que cumplir con la sentencia del Juez Griesa y pagarle el 100% a  los “hold out”[1]. Tanto su ministro de Hacienda y Finanzas del comienzo de la gestión (Alfonso Prat Gay) como el Secretario de finanzas y después ministro (Luis Caputo), dos empleados jerárquicos del JP Morgan, se abocaron desde el primer día de su designación (y aún antes en forma oficiosa) a acordar con los tenedores de los títulos que no habían ingresado a los dos canjes del gobierno de los Kirchner, de allí que se reúnen con el representante del juez y mediador Daniel Pollack, quién fue el que anunció que  las partes alcanzaron un principio de acuerdo por una suma de  4.635 millones de dólares, que fue  abonada en efectivo el 14 de abril 2016 con la condición previa y cumplida que el que el Congreso de la Nación apruebe dicho pago  y que derogara las denominadas “Ley Cerrojo” y la “Ley de Pago Soberano”.

El gobierno de Macri solicita autorización para endeudarse al Congreso de la Nación en la ley de  Presupuesto Nacional  2016, que contempla un aumento de la deuda externa en 23.400 millones de dólares, a lo que se le debe sumar los  16.500 millones de esa moneda para pago a los holdouts, y otros (recordemos que el gobierno se endeudó en 4.000 millones de dólares más para financiar el gasto público), lo que conforma un  sub total 39.900 millones de dólares, a los que se le agrega los intereses devengados de la deuda del año por 12.400 millones de dólares:  TOTAL  52.300 millones.

A su vez en la Ley de Presupuesto del año 2017 amplia la deuda en 38.200 millones de dólares y se prevé el pago de intereses por 13.800 millones de dólares. TOTAL: 52.000 millones de dólares.

Quiere decir que en dos años de gestión Macri se endeuda por el 46% del stock de deuda externa al 31 de diciembre de 2015.

En primer lugar debe tenerse en cuenta que el modelo pergeñado por el macrismo, tiene como acicate el ingreso de capitales a los que le reditúan la perniciosa combinación de revaluación cambiaria y altas tasas de interés, que como ha sucedido en su momento, con Martínez de Hoz y con Cavallo, parten primero de una brusca devaluación para después permitir que,  por el ingreso de capitales, se retrase el tipo de cambio, con ello se favorecen las importaciones, y el resultado es la desindustrialización y la menor producción en general, con la desocupación de empleo y de factores que genera.

Esto es, en lugar que el tipo de cambio lo fije la cuenta corriente de la Balanza de Pagos, lo fija la Cuenta de Capital atraída por la perniciosa combinación de atraso cambiario y altas tasas de interés, base de la inconsistencia del modelo macrista que es la antípoda de los países que crecen, esencialmente los del este asiático en general y de China en particular que combinan bajas tasas de interés con tipo de cambio competitivo

El modelo macrista es insustentable, significa ganancia rápida y no supera el corto plazo. Los empresarios lo aplauden, pero ninguno invierte, tratan de sacarle todo lo que pueden: desgravaciones impositivas, que no los fiscalicen, que puedan seguir importando lo que quieren y sustituir producción por productos extranjeros (desde un alimento a un auto), que le dejen seguir fijando libremente los precios con las altas tasas de ganancia (por ejemplo la leche, a comienzos del año 2017 le pagan al tambero $ 4 o en el mejor de los casos $ 5.- por litro y lo venden a no menos de $ 20.-, peor pasa con la yerba que le pagan al productos $ 4 o $ 5 el kilo y la venden en los supermercados a $55.- o $ 60.-).  EEUU y el FMI lo aplauden pero para colocar los productos excedentes que no venden por la recesión mundial.

Conclusión

La deuda externa ha sido el mecanismo de enriquecimiento de los sectores más concentrados de la economía que operan en el país, quienes se endeudaron y lograron traspasar el grueso de esa deuda al Estado nacional, y con ello a la población.  Paralelamente fugaron capitales porque se le da todas las posibilidades para que compren y extraigan divisas de la Argentina, esto explica porque la Argentina tiene el raro privilegio de ser la única nación cuyos residentes más ricos, poseen activos financieros (por fuga de capitales) de similar magnitud de su PBI (la cantidad de bienes y servicios finales que se producen en el país en un año).

Los gobiernos democráticos de Hipólito Yrigoyen, Juan Perón, Arturo Illia y los de los Kirchner lograron reducir la deuda externa y reorientar la economía para un crecimiento autosostenido basado en el mercado interno, donde prevaleció el crecimiento de los salarios y el de la producción en desmedro del capital financiero.  Todos los demás gobiernos se subordinaron en mayor o menor medida y la burguesía local adoptaron el rol de socio menor en el mejor de los casos, modelando un país dependiente al capital financiero internacional y funcional a sus intereses

Con el gobierno de Macri se retorna al modelo de valorización financiera del capital, que solamente puede superar la restricción externa y las inconsecuencias del modelo que aplica, endeudándose y ofreciendo pingues negocios al capital más concentrado, en ese marco no puede existir proyectos de inversión productiva, se prioriza lo financiero, a costa de un mercado interno que se achica, se concentra y se extranjeriza, máxime cuando no ponen ningún límite, al contrario y por eso lo hacen, facilitan la fuga persistente de divisas del país, con lo que  condena a amplias franjas de la población a la desocupación y a la pobreza en el presente y en el futuro, con un efecto anestésico por el ingreso de dólares para un sector de la población en la actualidad, pero insustentable en el tiempo.

Referencias

[1]El informe oficial sobre la deuda muestra también que los pasivos “no presentados al canje”, es decir la deuda no performing que en algunos casos todavía se dirime en tribunales internacionales., asciende a 8.468 millones de dólares al 31/12/2016

Buenos Aires, 15 de mayo de 2017

*Horacio Rovelli es Economista especializado en temas fiscales y monetarios. Profesor de Política Económica en la Universidad de Buenos Aires. Ex Director de Políticas Macroeconómicas del Ministerio de Economía. Miembro de EPA (Economía Política para la Argentina).


Deja un comentario

La puerta giratoria: cómo los neoliberales macristas copan y lucran con el Estado

Aram Aharonian* – http://www.surysur.net/la-puerta-giratoria-como-los-neoliberales-macristas-copan-y-lucran-con-el-estado/#more-57572

 

En el gobierno argentino de Mauricio Macri, al menos tres de cada diez funcionarios que integran el gabinete nacional provienen del sector privado y en su mayoría alguna vez ocuparon un puesto de alta gerencia en ese sector, lo que se hace más incomprensible cuando se verifica que éstos ocupan el 60% de los cargos en la Secretaría de la Presidencia y del 50% en el ministerio de Energía, señala un informe del Observatorio de las Elites Argentinas de la Universidad Nacional de San Martín.

Mauricio Macri, el multiempresario que hoy ocupa la Presidencia opera desde la administración nacional en contra de una estructura formal, salteando todas las normas, atrapadas éstas entre los tentáculos de su emporio económico y financiero. Correo, aerolíneas, blanqueo de capitales de origen desconocido, soterramiento ferroviario, construcción de autopistas, aumentos de peajes, energías renovables, cotización de compra de dólar futuro y hasta exposiciones pictóricas en España, son capítulos de decisiones oficiales que benefician al grupo empresario que lidera el mandatario.

La expresión puerta giratoria (revolving door en inglés) designa al movimiento de altos cargos entre el sector público y el privado -y viceversa-, en beneficio propio y en perjuicio del interés público.puerta

El Estado siempre es administrado por un sector político partidario. El pensamiento liberal y sus gobiernos, tras sus banderas de libertad individual, recortan la intervención estatal, apoyados en la defensa de la propiedad privada y la economía de mercado, al que presentan como “regulador” de los procesos de producción, acumulación y distribución. En realidad, ocultan la condición de existencia del actual sistema económico: injusticia, inequidad, diferencia. Una sociedad en la que pocos tienen mucho, muchos tienen poco y algunos no tienen nada. No es ni más ni menos que el más crudo capitalismo del “todo para mí” de usufructo y privilegios.

Además de la apuesta a beneficiar a los sectores especulativos del agro, la minería y las finanzas, desarrolló con velocidad de meteoro un sistema de apropiación de beneficios para las corporaciones que fueron invitadas a repartirse el aparato del Estado, convertido en un conjunto de gerencias, y una escribanía encargada de favorecer al emporio del Presidente y su familia, que multiplica la transferencia de los pobres a los ricos y del Estado a los privados desatada desde el 10 de diciembre de 2015.

La desigualdad social se incrementó de manera significativa en 2016 y la brecha entre el ingreso familiar promedio del diez por ciento de los hogares más pobres y el diez por ciento más rico llegó a 18,7 veces: al cuarto trimestre de 2016, el 10% más rico se quedó con el 31,5% de los ingresos mientras que el 10% más pobre retuvo sólo 1,7%.

Mientras la deuda externa en dólares y la fuga de capitales aumentó desde diciembre de 2015 a más del 15% del PIB, el gobierno habilitó a mediados de mayo de 2017 la cesión de soberanía jurídica en los tribunales de Nueva York y Londres para los próximos 20 mil millones de dólares en bonos que coloque. El masivo proceso de colocación de deuda externa en moneda extranjera emprendido por el gobierno de Macri desde que alcanzó un acuerdo con los fondos buitre (a los que abonó el total reclamado por éstos) no solo incrementa la vulnerabilidad de la economía local sino que la expone a las decisiones de cortes extranjeras donde se imponen los intereses de los acreedores.

ar ceocracia1Las elites políticas en Argentina son mucho más plebeyas que en otros países de América latina, ya que por las características del modelo industrial de sustitución de importaciones, había incorporado capas que no eran de los grandes apellidos ni de familias patricias, ni de las oligarquías del período 1880-1930, sino que era de capitalistas locales, socios secundarios de procesos de sectores exportadores tradicionales y de extranjerización y privatización de la  economía nacional.

Las elites económicas argentinas habían incursionado en el Estado durante las dictaduras y en los años 1990 de reforma estructural neoliberal, pero en puestos de menor visibilidad que los de ahora.

No hay una correspondencia unívoca entre elite política y económica, entre clases altas y elite política como sí lo hay en Perú, Colombia, Chile, Brasil (un poco menos), en Bolivia y en Veneuela antes de los gobiernos de Evo Morales y Hugo Chávez, señala la socióloga Ana Castellani, directora del equipo investigador de la Universidad Nacional de San Martìn (Unsam).

En Argentina esta toma del poder público se fue construyendo desde 2008, desde el conflicto con el campo que puso en jaque al primer gobierno de Cristina Kirchner hasta el 2015, para ajustar las estructuras (incluso las de impunidad) para que un gobierno popular no volviera jamás. En 2013 se formó el foro de Convergencia Empresaria, con el objetivo común de articular políticamente la fragmentada clase dominante, a veces con intereses que colisionan, lo que bien se puede observar hoy en día.ar macri y fmi

No es un proyecto productivo y social integrador sino lo único que aglutina hoy a la elite económica argentina es la reforma laboral, ir a la baja del salario real en la Argentina, y trabaja para ello en el debilitamiento y la fragmentación del sindicalismo.

El escandaloso fallo de la Corte Suprema de Justicia argentina que habilitó el beneficio del dos por uno para crímenes de lesa humanidad cometidos por represores de la dictadura cívico-militar, siembra la posible impunidad y protección legal a los responsables del daño económico y social que la matriz financiera y la deuda externa generaron y siguen generando.

Nuevamente son los cómplices civiles de la dictadura, desde el poder factual, favorecidos de aquel modelo económico para pocos, quienes presionan a los distintos poderes para reinstaurar las leyes de la impunidad.  Las presiones de los oligopolios mediáticos para dar libertad a genocidas no es nueva y ya al comienzo del gobierno de Macri fue defendido en forma desembozada por el conservador diario La Nación (un editorial con el título No más Venganza que llevó a una movilización contra éste de los propios periodistas del diario).

Y la Corte Suprema de Justicia argentina parece entusiasmada en liberar genocidas y crear un marco jurídico donde no puedan ser responsabilizados, en un futuro, aquellos que se apropien de las finanzas públicas y depreden el país.

Porque cuando –por ejemplo- las cláusulas de los acuerdos de deuda externa se estudien saltarán los profundos vínculos entre el respaldo a los genocidas y las políticas de sumisión al capitalismo financiero, lo que provocan hoy vergüenza porque representa un retroceso en dos cuestiones en las que Argentina había sido por más de una década un país modelo.

El partido de la elite

sindicalismo.ar ceocraciaNo quedan dudas que Francia es uno de los países más importantes del planeta y el que mejor simboliza lo que se conoce como las tradiciones “humanistas” de la cultura occidental, lo que no le impidió sostener la crueldad del colonialismo. Si Argentina tiene a Macri, Francia no podía quedarse atrás y eligió a un Emmanuel Macron. A pesar de las contradicciones que separan a un país históricamente dominador e imperial  de una sociedad que no llega a una independencia completa  hay semejanzas que llaman la atención.

Ambos representan el auge de ideas neoconservadoras que defienden la libertad económica y la globalización. Macron, presentado como un “centrista” es –en realidad- parte integrante de la siniestra Banca Rothschild, creadores y principal expresión del sistema bancario mundial. En Europa también funciona la puerta giratoria.

En Argentina, fue en 2015 cuando se vio cómo constituía gobierno a nivel nacional un partido –Cambiemos- donde la elite económica tiene un peso específico y se juega por incorporarse y copar la función pública y los recursos del Estado. Así el área económica del gobierno se ve inundado (un 30% de los funcionarios totales) de personajes que vienen de ocupar puestos de jerarquía en el sector privado, en grandes empresas (en general trasnacionales), estudios o consultoras y personajes vinculados con la secta católica Opus Dei, como Germán Garavano,  ministro de Justicia y Derechos Humanos y docente de la Universidad Austral (de esa secta).

Hay otros “opus” colocados con meridiana precisión en los ministerios de Desarrollo Social y Justicia, pero sobre todo en el poder judicial, garante del partido de la elite, y en los sectores de educación y salud,  como el caso del médico mendocino Abel Albino, quien asocia la desnutrición con el deseo sexual.

En pocos días desembarcaron en el gabinete ministerial de Mauricio Macri ex gerentes de Shell, Techint, General Motors, HSBC, Telecom, Grupo Clarín, LAN, Banco Galicia, Pan American Energy, JP Morgan, Citibank, Telefónica, Coca-Cola, Deutsche Bank, Farmacity y Axion, entre otras empresas. Algunos de los flamantes funcionarios trabajaron en esas multinacionales hasta pocos días antes de asumir y otros fueron reclutados por “cazadores de talentos”, como Egon Zehnder y Stigol & Moore.ar juan jose aranguren2

“Hay ministerios que están colonizados, como la Jefatura de Gabinete y especialmente Energía y Minería (el ministro Juan José Aranguren fue CEO de la trasnacional Shell) y Agroindustria y Producción: 114 de 364 funcionarios, de los cuales 60 venían de ocupar un alto puesto inmediatamente antes de asumir su función pública”, señala Castellani en entrevista con la revista Acción.

 ¿Cómo se articuló esto, con qué justificativo se incorporaron? Y aquí viene el problema de la puerta giratoria –tema recurrente en las investigaciones de ciencias sociales y políticas y que despuntó con la gran crisis capitalista de 2008- , o sea el flujo de personas que ocupan altos cargos en el sector público y privado, y la falta de transparencia y de una legislación que regule este tránsito y estos conflictos de intereses y de captura de decisión política.

Lo que dejó al descubierto la crisis de 2008 es la connivencia entre esta elite económica y los funcionarios, donde los que tenían que regular hicieron mutis por el foro. Es más, esta situación causó tal alarma que la Organización de Cooperación para el Desarrollo (OCDE, integrado por los países más poderosos) redactó un documento con recomendaciones exhaustivas.

Resultado de imagen para macri cambiemosLas medidas sugeridas eran regular el tránsito por la función pública, que implican períodos de enfriamiento previos y posteriores a la entrada y salida del cargo público, códigos estrictos para regular la función pública y evitar conflictos de intereses, dádivas, sobornos o cualquier colusión público-privado, y el establecimiento de organismos de control, descentralizados del poder ejecutivo, con capacidad de sancionar los malos comportamientos.

En Argentina, en 2001 se modificó la Ley de Ética Pública que prohibía al funcionario público a ejercer un alto cargo privado un año antes y después, y hoy se esgrimen los mismos argumentos, de incorporar a los “mejores”. Hoy el entramado de regulación del tránsito por la función pública para todos los funcionarios es muy débil, “pero ahora el riesgo de captura de la decisión estatal y conflictos de intereses es mucho más salto por el perfil de estos funcionarios”, señala Castellani.

El largo camino del despojo

Los Macri construyeron su poder y multiplicaron su fortuna a partir de contrataciones del Estado iniciadas durante la dictadura de Juan Carlos Onganía (1966-70), cuando logró negocios ganaderos millonarios ligados a la exportación de carne con respaldo del Estado.ar MARTINEZ-DE-HOZ-VIDELA

Carlos Villalba recuerda que con la destrucción económica del país, apoyada en el genocidio de la dictadura cívico militar encabezada por Videla y Martínez de Hoz, se convirtieron en abanderados de la “Patria Financiera”, lograron la estatización de sus deudas y las siete empresas que tenían en 1975 saltaron a cuarenta y seis. Como parte de la “Patria Contratista”, durante el gobierno de Raúl Alfonsín, lograron contratos muy cuestionados; con Menem pasaron a disfrutar las mieles de las privatizaciones y la pesificación del duhaldismo volvió a tenerlos frente al mostrador de los que toman todo.

A partir de la última dictadura el grupo se consolidó, logró cambiar reglas de juego económicas y financieras, transitó con ganancias todos los gobiernos de la democracia y, finalmente, puso a su cuadro principal a manejar el Estado nacional con la lógica de su SOCMA, la Sociedad Macri que a lo largo de los años englobó, controló o estuvo vinculada a empresas que operan en diferentes segmentos de mercados nacionales, de Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, como son los de minería, transmisión y generación de energía, servicios ambientales, GNC, concesiones viales, transporte aéreo, explotaciones agrícolas.ar mauricio y Franco Macri

En poco más de un año de gestión presidencial, Mauricio Macri ya acumuló cinco imputaciones judiciales, que abarcan  a su persona, su familia y a un sinnúmero de funcionarios del Poder Ejecutivo.

Está siendo investigado en distintos juzgados por cinco causas. Entre ellos, lavado de dinero y omisión maliciosa ante la aparición de los Papeles de Panamá; Ampliación por decreto y contra la letra de la Ley de Exteriorización de capitales del blanqueo de bienes a los familiares de funcionarios públicos; y firma de un memorando de entendimiento con Qatar, que preveía la creación de una estructura offshore, con acceso a las acciones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la previsional ANSES, con cláusulas presuntamente ilegales, como otorgamiento de actos irregulares o indebidos, estafas y defraudaciones, administración fraudulenta, negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas con perjuicio al erario público.

Asimismo se tramitan juicios por intento de condonación de la deuda del Correo Argentino, una empresa de su grupo, estimada en 4.600 millones de dólares, y por asociación ilícita, negociaciones incompatibles, defraudación contra la administración pública y tráfico de influencias en la adjudicación de la explotación de rutas de la línea aérea Avianca, que en marzo del año pasado adquirió Macair Jet, propiedad del grupo Macri.

Causas todavía soterradas

Hasta el Miami Herald, portavoz de la ultraderecha estadounidense y los  capitales anticastristas de La Florida, aseguró que “llegó a la presidencia de Argentina prometiendo limpiar la corrupción, pero ahora se encuentra atrapado en escándalos de su propia gestión”, con investigaciones de casos relacionados con “los grandes holdings empresariales de su familia”, por acusaciones que van “desde el tráfico de influencia hasta lavado de dinero” y “se han convertido en un dolor de cabeza para su partido de centroderecha de cara a las elecciones legislativas de octubre”.

Resultado de imagen para soterramiento ferrocarril sarmientoTodavía no está en juicio el casos del soterramiento del Ferrocarril Sarmiento, una obra con atraso de años y un costo de más de tres mil millones de dólares. La adjudicataria de la obra es IECSA, propiedad de los Macri y su primo Angelo Calcaterra, obra impregnada por sobornos pagados de unos 800 mil dólares pagados por la brasileña Odebrecht al titular de la Agencia Federal de Inteligencia y amigo del Presidente, Gustavo Arribas.

El banco austríaco Meinl, actor central del concurso del Correo, en el que ya está imputado el Presidente por el intento de condonación de la deuda de su grupo empresario, fue comprado por el emporio de las coimas. Sideco tiene una elevada suma de acciones prendadas por esa entidad, es decir que le debe una importante suma de dinero a la entidad financiera ahora propiedad de Odebrecht, que lo usó para estructurar el multimillonario pago de coimas a 40 empresas off shore.

Otras causas que avanzan hacia la imputación son las siguientes: el aumento en los peajes de las autopistas favorables a sus empresas, la política de dólar futuro beneficiosa para los funcionarios de su gabinete que definieron los valores, las irregularidades en las licitaciones para el uso de energías renovables, y el escándalo en la licitación para la compra de 50 autobuses eléctricos por parte del Ministerio de Medio Ambiente, ordenada por Macri para favorecer la relación con inversores chinos, que terminó en un cruce de sospechas incluso entre ministros del gabinete.

A 18 meses de su asunción, la lista de acusaciones contra Mauricio Macri ya es demasiado larga. El salto es de la corrupción a la apropiación integral del Estado por parte de un Grupo Económico.

La ruta del dineroar macri corrupto caras y caretas

En Argentina, el terrorismo mediático acosó a la ex presidenta Cristina Kirchner y a su familia con decenas de denuncias de corrupción: inventaron historias de sótanos, cajas de seguridad y cuentas misteriosas, teatralizaron haciendo pozos en la Patagonia, pagaron a periodistas para que difundan esas denuncias, y hasta tuvieron la todopoderosa colaboración de Paul Singer para investigar cuentas offshore en paraísos fiscales y no encontraron nada en Panamá, ni en Delaware, ni en Suiza ni en las Seychelles, recuerda el periodista Luis Bruschtein.

Lo cierto es que esa campaña de desprestigio –un imaginario colectivo instalado en buena parte del mundo, el de la corrupción de Cristina Kirchner- instaló a Mauricio Macri en la presidencia. Mientras se buscaba infructuosamente indicios de una “ruta del dinero K” empezaron a surgir en paraísos fiscales sociedades y cuentas offshore de Macri y su familia. Al igual que en Brasil, el neoliberalismo usa las denuncias de corrupción para deponer o erosionar a los gobiernos heterodoxos y populares.

Pero una vez logrado su propósito, comenzaron a surgir evidencias concretas de su propia corrupción, con millones y millones de dólares en danza, que señalan a los referentes del neoliberalismo por delitos multimillonarios de evasión, lavado, coimas, sobornos o de intereses incompatibles con la función pública. Pero, claro, estas evidencias son minimizadas por las mismas corporaciones mediáticas –parte ineludible del poder fáctico del país- que amplificaron al máximo las denuncias contra el kirchnerismo.

En abril de 2016 el vocabulario de anglicismos se amplió entre los argentinos. De la catarata de documentos encriptados del estudio panameño Mossack Fonseca, dedicado básicamente a vender empresas fantasmas a millonarios pretendidamente anónimos, emergió la palabra “offshore. Y, además de conocer la palabreja, el país supo que su presidente integra la lista maldita, que Mauricio Macri forma parte del selecto grupo de cinco mandatarios en ejercicio, cuyos nombres figuran en la documentación del escándalo financiero mundial.panama papers macri diarios

Los documentos encriptados de los llamados Panamá Papers, instalaron a Macri en el peor de los escenarios judiciales después de que él, su padre Franco y su tío Jorge Blanco Villegas estuviesen implicados en la causa por contrabando de autopartes hacia Uruguay que volvían “convertidas” en automóviles a la Argentina; un proceso finalmente sepultado por la Corte de Justicia del gobierno neoliberal de Carlos Saúl Menem.

La publicación de los “Panamá Papers”, instaló en la agenda del mundo entero el tema de la evasión impositiva, lavado de dinero y fuga de capitales, una de las causas estructurales de las recurrentes crisis económicas en los países de la región, un verdadero atentado contra las posibilidades de desarrollo de los países de la región. Ese procedimiento sistemático fluye a través de redes de servicios financieros offshore que funcionan alrededor del mundo y están vinculadas al poder político y al capital trasnacional. Esas estructuras buscan esconder información para evitar o, al menos, disminuir el pago de impuestos.

En la Argentina, el destape de las empresas off shore constituyó un golpe contra el discurso de “transparencia” y diferenciación de la gestión anterior pregonado por Cambiemos, además de mostrar la forma en que el sistema cuenta con mecanismos legales e ilegales para operar movimientos de multimillonarios provenientes del delito, el lavado, la evasión impositiva.

Resultado de imagen para empresas offshore de macriLos investigadores argentinos lograron sumar un importante número de sociedades offshore en las que está involucrada, de modo directo e indirecto, la familia Macri, es decir Franco, Mauricio, sus hermanos, tíos y primos: FlegTrading; Kagemusha; Macri Group Panamá S.A, luego Metro Consulting, Cap Loren Panamá S.A.( disuelta), Orion Alliance Corporation (Panamá, 2013), Atoll Services Group Inc, Pymore Ventures Holding S.A. Danae Alliance Company S.A., Aspent Portfolio S.A., Rockford Holding Group S.A.. Y en Brasil, Owners Do Brasil Participações Ltda, Itron do Brasil, Martex do Sul, Mega Consultoría Servicios e Participacoes.

La perinola de los representantes de los grupos económicos que manejan el gobierno argentino en beneficio de sus corporaciones, dejó al desnudo que la mayoría de los funcionarios y operadores del presidente Macri poseen sociedades o cuentas ultramarinas. Entre ellos el secretario general Fernando de Andreis, vinculado a través de su esposa, su suegro y sus cuñados, con sociedades offshore en guaridas fiscales y la firma offshore Parquemar Group, de Panamá; y el secretario Legal y Técnico de la Persidencia Pablo Clusellas: intermediario entre su estudio jurídico en Buenos Aires y Mossack Fonseca..

A ellos se suman el Intendente de Vicente López, presidente del Grupo Bapro y primo de Mauricio, Jorge Macri: figura como secretario de Latium Investments Inc. y es titular, junto a su esposa, de Artecity N204, ubicada en Florida, Estados Unidos; el secretario de Derechos Humanos y ex difrectivo de la asociación israelita DAIA, Claudio Avruj (director de la empresa Kalushy S.A., radicada en Panamá) y el operador judicial del actual mandatario y presidente del club Boca Junior, Daniel Angelici: figura como uno de los directores de Corbalan Services Inc, registrada en Panamá , además del intendente de Lanús, Néstor Grindetti (Panamá Mercier International)

En los últimos 50 años, los piratas y los bucaneros son los grandes empresarios locales, las empresas multinacionales y los bancos y ricos globales y el producto oculto son las múltiples formas modernas del dinero.

Según Jorge Gaggero, miembro del capítulo latinoamericano de la red TaxJustice, desde su constitución, los Macri usan estas facilidades offshore desde los orígenes de sus negocios y es sabido que en los 70 y los 80 -década de oro para la familia-, el destino preferido de los fondos evadidos y fugados del país era la banca del cantón italiano de Suiza, ubicada en Lugano.

El Grupo Macri tiene responsabilidades en la fuga de divisas, la principal herramienta que históricamente quitó excedentes del circuito económico argentino. En 1982 se benefició con el endeudamiento y estatización de la deuda de Sideco, Pluspetrol, Socma, Iecsa, Manliba y Dragados y Obras Portuarias y Rszya Producciones, empresas además, sospechadas de autopréstamos. En 1989 se conoció el cobro de sobreprecios al Estado en el servicio de recolección de basura de Manliba y estuvo involucrada en la estafa de Sevel por contrabando de autopartes, gracias a la que evadió 55 millones de pesos/dólares, en un caso por el que Mauricio Macri fue condenado y luego beneficiado por la corte menemista.lavado dolares

Las firmas Socma y Correo Argentino aparecen en los listados de fuga del 2001. Expertos e investigadores coinciden en que las empresas ficticias juegan un papel fundamental en la canalización de los flujos financieros ilícitos de la evasión fiscal corporativa, la corrupción gubernamental y la actividad criminal.

El gobierno de Macri –inmerso en una batahola de denuncias de evasión fiscal, fuga de capitales, sobornos y corrupción- ha cabalgado sobre un bien armado mediático mensaje “anticorrupción”. Una vieja canción del brasileño Chico Buarque hablaba con ironía y agudeza de una sociedad en descomposición moral y política que pondera la injusticia y  el terror, donde se generaliza el uso de las falsedades, eufemismos y manipulaciones: Llama al ladrón, cantaba Chico.

*Periodista, comunicólogo, mágister en Integración, codirector del Observatorio en Comunicación y Democracia y del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE), presidente de la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA)


Deja un comentario

Comenzó en La Plata el juicio oral y público contra la CNU

Gabriela Calotti – http://www.diariocontexto.com.ar/2017/05/16/comenzo-en-la-plata-el-juicio-oral-y-publico-contra-la-cnu/

Más de cuatro décadas después de haber actuado al amparo del Estado para perseguir, secuestrar, torturar y asesinar a más de un centenar de profesores, alumnos, dirigentes gremiales y barriales de diversos ámbitos de la ciudad, Carlos Ernesto Castillo, jefe del grupo de tareas de la Concentración Nacional Universitaria (CNU) platense y sólo uno de sus cómplices, Juan José Pomares, estuvieron sentados en el banquillo de los acusados por el secuestro y asesinato de Carlos Antonio Domínguez, entonces secretario general del gremio del Turf platense, de dos militantes de la izquierda peronista, Graciela Martini y Néstor Di Notto, y de Leonardo Miceli, integrante de la comisión interna de una tercerizada que prestaba servicios en Propulsora Siderúrgica.

Tras el inicio de la audiencia, casi dos horas después de lo previsto, en la sala del primer piso del Tribunal Oral Federal Nº 1 platense, en la calle 8 entre 50 y 51, a cargo del tribunal subrogante integrado por Germán Castelli, Pablo Vega y Alejandro Daniel Esmoris, se leyeron los hechos y su calificación contenidos en el requerimiento de elevación a juicio emitido en agosto de 2014 por los fiscales generales Rodolfo Marcelo Molina y Hernán I. Schapiro.

“Los antecedentes de la CNU acreditan un ataque sistemático y de persecución de militantes de izquierda y dirigentes gremiales, universitarios y barriales, que era fomentado desde el Estado. Actuaban bajo el amparo estatal”, leyó la secretaria del tribunal ante una sala colmada de familiares de víctimas de la CNU, integrantes de organismos de derechos humanos, letrados, periodistas y fotógrafos.

Los delitos por los cuales Castillo y Pomares están procesados “son considerados de lesa humanidad por el carácter parapolicial de esa organización en un contexto de práctica generalizada llevados a cabo desde el Estado”, por “ser ataques contra la población civil”, “por su carácter sistemático contra un objetivo político” y “por usar recursos públicos”, afirmó el requerimiento, cuya lectura escucharon Castillo y Pomares, sentados atrás de sus cuatro abogados defensores –entre estos Fernando Guzmán, Oscar Salas y Christian Romano–, estos últimos defensores también del policía Luis Ponce, condenado semanas atrás en La Plata por el asesinato de Andrés Núñez en 1990. Todos ellos estaban el lunes ubicados a la derecha del tribunal, detrás de un panel de vidrio.

Tras el relato de los hechos por los cuales Castillo y Pomares son acusados de delitos de lesa humanidad, el presidente del tribunal les preguntó si iban a declarar durante el proceso, que se extenderá por un mes, y ambos respondieron negativamente. No obstante, accedieron a responder brevemente algunas preguntas del magistrado.

Pomares, de cabello entrecano lacio y anteojos, y bastante encorvado, reivindicó con voz firme ante el tribunal el haber sido “asesor del senador Carlos Muses durante el Gobierno de Néstor Kirchner”. Dijo además que tras el golpe del 76 fue “secuestrado y preso y puesto a disposición del Poder Ejecutivo Nacional” (PEN).

Castillo, ahora bastante pelado, reconoció su apodo “Indio porque vengo de La Pampa”, y dijo que fue detenido el 29 de abril del 76 “con toda mi familia” y “estuve un año desaparecido”. Admitió haber sido condenado a dos años y ocho meses de cárcel por usar un DNI falso. Dijo que es licenciado en ciencias políticas y que su última ocupación fue en la actividad privada.

En mayo de 1976, más de quince integrantes de la CNU de La Plata fueron detenidos porque el Ejército quería liderar el control de las operaciones represivas. Castillo y Pomares estuvieron en la Comisaría Nº 8 de esta ciudad y luego fueron trasladados a la Unidad 9 de La Plata, desde donde seguían trabajando para la inteligencia penitenciaria y del Ejército. En diciembre de ese año fueron puestos a disposición del PEN. Según pudo saber este medio, controlaban el penal y estaban en el mismo pabellón que los presos políticos de cierta categoría, como el hijo del gobernador de Mendoza, Martínez Vaca y un ministro de esa provincia, entre otros. Durante los recreos de ese pabellón se compartía el patio con gente de izquierda de otros pabellones. Gozaban de privilegios y decidían el tratamiento a los otros internos junto con el personal penitenciario.

Documentación de la ex Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (DIPPBA) que la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) entregó a través del programa Justicia por Delitos de Lesa Humanidad demostró la vinculación directa entre la CNU y las fuerzas represivas que actuaron tras el golpe del 24 de marzo.

Castillo y Pomares están en la cárcel desde hace seis años, uno en Marcos Paz y el otro en Ezeiza. Al salir de la Unidad 9, Pomares trabajó en la Administración pública municipal y provincial e inclusive se movió como operador político, según testimonios de víctimas que lo cruzaban por la calle. Castillo y Pomares están acusados de homicidio doblemente calificado con alevosía, secuestro, tortura y robo, en el marco de un plan sistemático para llevar adelante el terrorismo de Estado antes del golpe cívico-militar-eclesiástico de 1976, cuando la provincia empezó a ser gobernada, en enero de 1974, por el sindicalista del peronismo de derecha Victorio Calabró.

Un juicio al que llegó un puñado de asesinatos

Aunque la CNU asesinó a más de un centenar de personas, principalmente en La Plata y en Mar del Plata, sólo un puñado de sus integrantes pudo ser llevado ante la Justicia, y en ese marco cientos de casos de militantes universitarios y delegados laborales asesinados quedaron fuera de este proceso, cuyo inicio fue aplazado dos veces en 2016. Numerosos querellantes reclamaron en los últimos años que las causas fueran unificadas en su etapa de instrucción si se trataba de la misma identidad de los imputados o grupos operativos.

Junto con Castillo y Pomares participaban del terror Dardo Omar Quinteros, Marcelo López, Martín Osvaldo Sánchez alias Pucho, Antonio Agustín Jesús alias Tony, Gustavo Guillermo Fernández Supera alias El Misto, Ricardo Calvo alias Richard, David Massota alias Feiño, Néstor Causa alias El Chino, y los policías Roberto Storni, Alfredo Ricardo Lozano alias Boxer y Vicente Ernesto Álvarez, según testimonios de víctimas del terrorismo de Estado.

El 12 de febrero de 1976, por órdenes de Calabró, el entonces gobernador bonaerense que había apartado a Oscar Bidegain, el grupo comandado por Castillo secuestró y asesinó al secretario del gremio del Turf platense, Carlos Antonio Domínguez. Por aquellos tiempos, en el hipódromo platense funcionaba una comisión interna, había asambleas de sus trabajadores y en febrero del 76 se llevó adelante una huelga general.

“El hostigamiento provenía de la CNU. Había mucho dinero en juego. Que no se corriera una carrera significaba mucha pérdida”, según testimonios de la instrucción y documentos provenientes del archivo de la ex DIPPBA. En el Hipódromo, la gente de la CNU hacía “seguimiento de las asambleas, amedrentamiento, infiltración y seguimiento”, afirman testimonios.

Domínguez fue secuestrado en su casa de calle 12 Nº 543 por personas armadas que se lo llevaron en un Torino blanco. Poco antes habían secuestrado a Roberto Fiandor, que integraba la comisión interna junto a Domínguez. A Fiandor lo metieron en el baúl del auto y cuando iban camino a Magdalena logró tirarse y fue ayudado por pobladores del lugar.

El cuerpo de Domínguez, en cambio, apareció al día siguiente en la RP Nº 20, a la altura de Vieytes, con “destrucción de su masa encefálica por disparos a corta distancia”, según la autopsia. Su hija Viviana lo reconoció esa misma tarde.

La noche del 3 al 4 de abril de 1976, el grupo de tareas de la CNU platense interceptó en Villa Elisa el vehículo en que viajaban Daniel Pastorino, Úrsula Barón, Néstor Di Notto y Graciela Martini, militantes de la izquierda peronista. Tras ser sometidos a un simulacro de fusilamiento, fueron llevados hacia Punta Lara y torturados. Pastorino y Barón fueron liberados luego en 2 y 32, pero Di Notto y Martini aparecieron acribillados en la calle 11 de City Bell, en el barrio Los Porteños. Testigos identificaron a Castillo y los liberados a Pomares como integrantes de ese grupo comando. Les preguntaban si eran montoneros y a quién conocían.

Días después, el 19 de abril, el mismo grupo secuestró de su casa en 122 entre 70 y 71 a Leonardo Miceli, integrante de la comisión interna de una empresa tercerizada, Limpiolux, que prestaba servicios de limpieza en Propulsora Siderúrgica (del grupo Techint). Testigos presenciales vieron cómo unas “veinte personas de civil, con armas largas y a cara descubierta”, se llevaban a Miceli cuando volvía de la Facultad. Esa misma noche, el mismo grupo secuestró y asesinó a Carlos Satich, compañero de Miceli, y a Horacio Urrera, militante de la Juventud Trabajadora Peronista y empleado del Ministerio de Economía. Sus cuerpos acribillados por la espalda y por el frente aparecieron flotando en el río a la altura de Sarandí.

El lunes, poco antes de que comenzara la audiencia, el abogado Pablo Llonto lamentó en un breve diálogo con Contexto el hecho de que numerosos secuestros y asesinatos cometidos por la misma patota de la CNU no hayan sido considerados para este proceso “por errores judiciales”, como el caso de Urrera o el de Arturo Patulo Rave, militante de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) de diecisiete años.

Rave fue secuestrado del domicilio familiar en la calle 8 entre 42 y 43 la madrugada del 24 de diciembre de 1975 por un grupo conjunto de la CNU y del Ejército en una zona liberada por la Bonaerense. Su cadáver apareció horas después acribillado y colgado de un puente sobre las vías del tren en la zona sur de La Plata, más precisamente en Elizalde.

El periodista e investigador Daniel Cecchini también lamentó en reiterados artículos que el caso de Satich tampoco haya sido contemplado. Al igual que el asesinato del médico Mario Gershanik o los secuestros de Daniel Pastorino y Úrsula Barón, quienes salvaron sus vidas de milagro. Tampoco entraron los casos de ocho chicos y chicas que militaban en el Partido Socialista de los Trabajadores y que fueron asesinados por patotas de la CNU en septiembre de 1975, afirmó a Contexto Nora Saldúa, familiar de Adriana Saldúa, una de las jóvenes víctimas de la CNU platense, que llevaba colgada las fotos de los ocho en su pecho.

Tampoco esta vez se hará justicia por el asesinato de Rodolfo “el rusito” Ivanovich, uno de los primeros militantes de la Federación Universitaria de la Revolución Nacional (FURN), cuya compañera, Mirta Aguilar, fue secuestrada a la salida del velatorio junto a Tatú Basile en pleno centro de la ciudad, en 47 entre 4 y 5.

La CNU platense también asesinó al dirigente sindical Carlos Ennio Pierini, al referente histórico de la resistencia peronista en La Plata Horacio Chávez, a su hijo Rolando, y al docente universitario Luis Macor.

Más de treinta testigos comparecerán ante el tribunal a partir del próximo miércoles. Por el Ministerio Público Fiscal estaban presentes Hernán Shapiro, Juan Martín Nogueira y Marcelo Molina. También estaban presentes unos seis abogados querellantes en representación de distintas organizaciones de detenidos-desaparecidos y de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

Recién en junio de 2015 comenzó en Mar del Plata el primer juicio contra la CNU en el país. En el banquillo estaban once ex integrantes de la banda parapolicial. En un fallo histórico, tres de los acusados, Gustavo Demarchi, Mario Ernesto Durquet y Fernando Otero, fueron condenados en diciembre de 2016 a prisión perpetua por asociación ilícita y homicidio calificado por los crímenes que cometieron como integrantes de la CNU.

La CNU nació a fines de los sesenta impulsada por el latinista y helenista platense Carlos Disandro en el Instituto Cardenal Cisneros, donde solía acercarse el arzobispo platense Antonio Plaza. De grupo de choque universitario de ultraderecha católica, se convirtió en grupo operativo paraestatal con la llegada de Calabró al Ejecutivo provincial. Con la intervención fascista de la UNLP, la CNU, que pasó a depender del Batallón 601 del Ejército, ocupó cargos en los colegios secundarios de la Universidad, como el Colegio Nacional y el Liceo Víctor Mercante.

El lunes, al inicio del juicio, la complicidad de la Iglesia católica y la activa participación de muchos de sus integrantes fue planteada por una de las abogadas querellantes que pidió al tribunal que se retire el enorme crucifijo que cuelga de la pared hacia la cual deben mirar los testigos al momento de declarar. Los jueces aceptaron por mayoría hacer lugar al pedido y solicitar que el crucifijo sea retirado de allí, la misma sala en la que el ex capellán de la Bonaerense, Christian Von Wernich, fue condenado a perpetua por delitos de lesa humanidad.

“La ideología católica era un ícono de la CNU. Argentina es un Estado laico y el Poder Judicial es un Poder del Estado. Es importante que el Tribunal comprenda lo que significa para muchos testigos declarar con ese crucifijo delante”, sostuvo la letrada en un planteo simbólico pero firme e inequívoco.


Deja un comentario

CONSTRUYENDO LA ECONOMÍA POR VENIR

http://www.celag.org/construyendo-la-economia-por-venir/

Porvenir

  1. INTRODUCCIÓN

La reflexión y el debate han sido las notas predominantes en las Jornadas de la Economía Por Venir, celebradas en Caracas durante la semana del 2 al 5 de mayo. Desde estos días intensos de trabajo -con apasionantes resultados- el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG) y Códigos Libres, organizadores del Encuentro, invitaron a la ciudadanía a sumarse al gran debate latinoamericano por un nuevo pensamiento económico al servicio de las grandes mayorías.

Al encuentro asistieron más de 50 investigadores e investigadoras, entre economistas, politólogos, comunicadores, sociólogos, procedentes de Colombia, Ecuador, Venezuela, Argentina, Bolivia, México, Costa Rica, Uruguay, Paraguay, España y Dinamarca, compartiendo entre ellos visiones heterodoxas y la convicción de que los nuevos desafíos a los que se enfrenta la región no pueden ser contestados con las mismas recetas caducas y ya erradas que aporta la monoeconomíaimperante en los principales centros de pensamiento económico.

Las Jornadas contaron con diferentes actividades, entre las que destaca el encuentro público llevado a cabo en el Teatro Teresa Carreño, en el que fueron expuestos, en una serie de intervenciones, los pilares del debate de la Economía Por Venir. Durante el mismo evento, abierto a toda la ciudadanía, se realizó el lanzamiento de la revista académica Propuestas para el Desarrollo, iniciativa conjunta entre CELAG e instituciones como APEL, la Universidad de Quilmes y el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (BANDES) y se galardonó a los jóvenes ganadores del I Concurso para jóvenes investigadores de Economía Por Venir. Además de esto, en las Jornadas se presentó Post Crash, iniciativa surgida entre jóvenes europeos, se abordó el trabajo referente al proyecto LATINMOD; se realizaron dos laboratorios de ideas económicas: uno sobre teorías económicas y otro sobre metodología e indicadores; y se presentó públicamente la iniciativa para la creación de la Red de Economistas Jóvenes Latinoamericanos. A continuación, presentamos un breve resumen de cada una de estas iniciativas en los que se exponen los resultados de las intensas y productivas Jornadas vividas en Caracas.

  1. LATINMOD

En la última década, América Latina aprovechó el ciclo expansivo del precio de los commodities para canalizar recursos hacia la inversión social: el gasto social per cápita pasó de 600 dólares en el período 2002-2004, a 1.100 dólares en el período 2011-2012 (CEPAL-IEF, 2014). Muchos países de la región emprendieron procesos importantes de redistribución de la riqueza, garantizando derechos sociales que no habían sido cubiertos en las décadas precedentes a través del gasto público. Sin embargo, a finales del año 2015, el ciclo expansivo se acabó y América Latina volvió a ser víctima de la restricción externa y de una economía primario exportadora. La caída de los precios del petróleo ponía fin al crecimiento expansivo de varias economías latinoamericanas, que sufrieron en mayor o menor grado los embates de las nuevas condiciones externas. En este nuevo escenario geoeconómico, el nuevo Estado de Derechos pone en una encrucijada a sus gobernantes: mantener las grandes conquistas de derechos alcanzados en la última década buscando nuevas vías de financiamiento, o ajustar el Estado, retrocediendo en las grandes conquistas realizadas, adaptando el gasto y la inversión pública a la nueva situación de los ingresos provenientes de la exportación de materias primas.

En este contexto de disputa social y económica nace, a comienzos del año 2017, la iniciativa LATINMOD, para la construcción de un simulador de políticas fiscales para América Latina. Este proyecto cuenta con 2 objetivos principales: abrir el debate sobre la necesidad de contar con mejores políticas fiscales en base a la experiencia comparada de nuestros países y desarrollar una herramienta que evalúe diferentes reformas fiscales en un marco armonizado de comparación regional. En esta primera versión de LATINMOD se integran los sistemas fiscales de 5 países (Argentina, México, Venezuela, Uruguay y Paraguay), tomando en cuenta tanto su estructura de impuestos como la de su sistema de transferencias públicas.

La iniciativa se encuentra en una primera fase de ejecución que se concreta en el análisis detallado de los sistemas de impuestos y transferencias en cada país. Todo esto aparecerá publicado en un documento que sistematizará todo el análisis realizado. Este documento demandó la investigación en profundidad sobre todas las reglas fiscales vigentes en la legislación, así como la identificación de las fuentes principales de información estadística. En este esfuerzo, la iniciativa EUROMOD, un microsimulador regional para 27 países de la Unión Europea impulsado por la Universidad de Essex, ha decidido brindar asesoría y acompañamiento técnico a LATINMOD.

Durante la primera semana de mayo y en el contexto de las Jornadas de Economía Por Venir, CELAG ha dado un paso más en la construcción de LATINMOD. Los días 3 y 4 de mayo la alianza estratégica entre EUROMOD y CELAG ha permitido reunir en Caracas a los 7 participantes de LATINMOD, más 2 investigadores de EUROMOD quienes están desarrollando microsimuladores para Ecuador y Colombia. Es decir, 9 investigadores de América Latina compartieron los primeros avances de este proyecto que pone de manifiesto el compromiso por desarrollar herramientas regionales de libre acceso e inclusivas para el debate público en la región, de tal forma que faciliten la discusión y el debate de las reformas fiscales que demanda América Latina.

Durante esta reunión se trabajó sobre los siguientes ejes fundamentales:

Entendimiento de los sistemas fiscales de los demás países, que homogenizó criterios entre los participantes.

Armonización de los conceptos de ingresos, impuestos y trasferencias.

Armonización de los formatos de los documentos escritos hasta el 30 de mayo.

Armonización de las definiciones de variables a efectos de simulación.

Acuerdos sobre algunas limitantes de los datos: cómo tratar las limitaciones temporales de las encuestas y cómo resolver problemas de significancia estadística de las simulaciones.

Además, la semana de trabajo dejó nuevos actores que se integrarán al equipo de LATINMOD. Por un lado, Bolivia está interesado en participar de esta iniciativa, con lo cual se contará, en el corto plazo, con un país más en este proyecto; y por otro lado, se han integrado nuevos participantes al equipo de Argentina. En conclusión, vemos como el proyecto LATINMOD se consolida a paso firme.

  1. LABORATORIO DE IDEAS ECONÓMICAS

Como parte de las estrategias para la producción de conocimiento económico del plan Economía Por Venir se ha diseñado un dispositivo metodológico denominado Laboratorio de Ideas Económicas que busca, a través de espacios de reflexión y trabajo, la construcción de consensos altamente documentados sobre temas estructurales de la economía.

En su primera edición, los Laboratorios de Ideas Económicas tenían el doble objetivo de discutir el corpus teórico de esa nueva economía y contribuir a la construcción de un esquema metodológico apropiado para perfeccionar el diseño, implementación y evaluación de las políticas públicas necesarias para mejorar la calidad de vida de nuestros pueblos.

  1. I. Laboratorio de ideas económicas: Corpus teórico de la economía por venir

La disputa de ideas es un medio y no el fin en sí mismo; contar con legitimidad en las mismas nos permitirá construir y proponer mejores políticas públicas aplicadas a la realidad latinoamericana. Es por esto que desde CELAG hemos entendido la necesidad de fortalecer la discusión teórica y esa fue la esencia de este taller.

Para ello, el primer paso es la definición de un corpus teórico que nos identifique como organización y sobre el cual desarrollar una agenda de investigaciones en torno a los grandes problemas económicos de la región. Entre éstos, podemos encontrar, por ejemplo: la formación de precios, la distribución del ingreso, cómo evitar las recesiones, el déficit fiscal, la transformación productiva o la superación de la restricción externa, entre otros.

El día 4 de mayo se llevó a cabo el taller con la participación de miembros de CELAG, Códigos Libres y la Red de Economistas Jóvenes Latinoamericanos. Por parte de CELAG se expuso el objetivo del taller, la importancia de la actividad y se describieron, como punto de partida, tres marcos teóricos específicos: marxismo, estructuralismo latinoamericano y postkeynesianismo, siendo éstas las principales conclusiones del taller:

El paradigma marxista nos ofrece un análisis radical de las causas inherentes al sistema económico de las crisis, nos ayuda a entender el papel del dinero, del capital financiero, del crédito y de la deuda en la economía, aporta elementos muy valiosos para el estudio de la inflación y los conflictos que subyacen, a través del análisis del metabolismo económico-social obtenemos un enfoque integral de las relaciones socioeconómicas de las poblaciones y entre éstas y el medio natural.

Sobre la escuela estructuralista cepalina se puso en valor las potencialidades en el estudio de las causas histórico-estructurales de muchos de los desequilibrios de la economía mundial, especialmente válido para la región latinoamericana, y de algunos elementos claves para el análisis del desarrollo económico de los distintos territorios. No obstante, debe tenerse en cuenta la necesaria revisión de aquellos elementos teóricos del estructuralismo que surgieron con anterioridad a la globalización neoliberal con una estructura económica internacional muy distinta.

Hubo un intenso debate también entorno a algunos aspectos importantes de la escuela postkeynesiana, como el papel que juega el conflicto de clases y el poder de mercado y la necesidad imperante de su inclusión en el análisis económico, la teoría de la endogeneidad del dinero como elemento fundamental en el estudio de los sistemas financieros y la política monetaria, así como los importantes aportes para estudios rigurosos e integrales sobre la inflación a través de elementos como la concentración de poder, las estructuras de costes y el conflicto. Se enfatizó en este punto la importancia del papel del Estado y de la política económica en los procesos de democratización de la economía, rechazando el papel del sector público como facilitador de los negocios del gran capital.

Complementariamente, se incluyeron al corpus teórico otras escuelas como la economía institucional y la economía ecológica, lo que enriqueció la discusión sobre el marco teórico que sustentará a CELAG.

Por último, es muy importante destacar que en cualquier caso se evidenció la necesidad de la complementariedad en el uso de las distintas teorías heterodoxas para el análisis de una realidad compleja y cambiante, huyendo de la tesis de que un paradigma teórico pueda explicarlo todo, como sí tratan de hacerlo desde el paradigma neoclásico. Es posible que la tesis de la financiarización y la teoría de la inestabilidad financiera de Minsky nos ayude a interpretar algunos fenómenos económicos de la actualidad financiera donde la teoría del valor marxista no es suficiente, así como la escuela institucional puede aportar elementos imprescindibles sobre el funcionamiento del mercado de trabajo de muchos sectores o la categoría de acumulación por despojo nos permite identificar formas de acumulación de capital fuera del ámbito del trabajo y la producción.

En este escenario, CELAG deberá elaborar un documento que planteé este rostro diverso del pensamiento económico heterodoxo y con ello abrir el debate sobre una aproximación multi-teórica a la hora de abordar un problema específico.

Además del documento que resuma la discusión del taller, se propuso un segundo documento que será elaborado después del primero y que discuta el problema de formación de precios con este enfoque multi-teórico.

  1. II. Laboratorio de ideas económicas: Nuevas metodologías e indicadores para la Economía por Venir

En este taller se abordó la discusión sobre la metodología de estudio de la ciencia económica, partiendo en un primer momento de una breve caracterización sobre cómo las diferentes escuelas del pensamiento económico abordan las discusiones de los principales problemas socio-económicos. Una vez puesta sobre la mesa la discusión de paradigmas, se abordó la discusión metodológica desde enfoques heterodoxos del pensamiento económico actual, primando aquellos abordajes nacidos desde la región latinoamericana y caribeña. En este taller se cuestionó la forma de utilizar algunos indicadores tradicionales y se formularon propuestas para medir determinados fenómenos que quedan habitualmente a la sombra de los grandes indicadores macroeconómicos.

Las conclusiones de la discusión pueden resumirse en los siguientes puntos:

El individualismo metodológico, reduccionista y ultra positivista, no sirve para el análisis de la economía local ya que la misma cuenta con particularidades propias de la región, con lo cual requiere formas de estudio no extrapolables.

Es necesario abarcar esta discusión desde una mirada local, teniendo en cuenta nuestra propia problemática y que sea consecuente con nuevos enfoques sobre el desarrollo de la región.

Debe encararse una mirada del desarrollo relacionada con el bienestar de las grandes mayorías de la población, con una mirada ligada al Buen Vivir o al Vivir Bien, que incluya dimensiones como la diversidad cultural, la relación con la naturaleza y la cosmovisión propia de los pueblos indígenas originarios.

En este sentido, es esencial generar indicadores que muestren efectivamente las condiciones de vida de la población. En esto, es necesario avanzar en el destierro del papel hegemónico que el PIB tiene para este fin.

Considerando uno de los problemas principales que caracterizan las economías de la región, se discutió la necesidad de generar indicadores que reflejen la restricción externa, prever la utilización de divisas de acuerdo al cálculo de la población de altos ingresos, es decir, anticipar la fuga de capitales.

En el debate se puso sobre la mesa la poca fiabilidad que se tiene con las encuestas sobre los hogares. A partir de este problema, se comentó la experiencia en Ecuador sobre la recopilación de información mediante la factura electrónica y la necesidad de buscar instrumentos para incentivar el acceso a esa información.

Otro punto a resaltar de la discusión es que es necesario incluir en nuestros indicadores de actividad a la economía social y solidaria. La misma va experimentando un ascenso en la región y es la alternativa de producción de cada vez más gente y consigue reducir la inserción subordinada de nuestros países en la economía mundo capitalista.

Por último, se evidenció la necesidad de complementar los estudios cuantitativos y cualitativos en el estudio del bienestar.

  1. RED DE ECONOMISTAS JÓVENES LATINOAMERICANOS

La última actividad de las Jornadas de Economía Por Venir se realizó el viernes 5 de mayo y el protagonismo fue, una vez más, de los jóvenes. Ese día se realizó el lanzamiento de la Red de Economistas Jóvenes Latinoamericanos. El encuentro contó con la presencia de estudiantes de economía de grado y de posgrado de 7 países latinoamericanos (Argentina, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México y Venezuela) y de más de 10 universidades de la región.

La importancia de la presencia de los jóvenes y de su vinculación a nivel regional, radica en la crisis que está atravesando la enseñanza de la economía en el mundo, en general, y en Latinoamérica, en particular, y la necesidad de plantear una superación de los esquemas propios de la monoeconomía imperante que lleva décadas mostrando sus limitaciones.

Nuestras casas de estudio reproducen teorías importadas acríticamente desde los grandes centros de pensamiento internacional de los países centrales. Este enfoque se encuentra cuestionado a nivel internacional, ya que no permitió anticipar ni comprender la naturaleza de la crisis financiera internacional iniciada en 2008 ni sus efectos, ni mucho menos contribuye a desentrañar las particularidades de las economías latinoamericanas.

La teoría económica dominante ha servido de basamento teórico para la aplicación de políticas económicas neoliberales que a fines de la década de los ´90 derivaron en un continente con la mitad de los habitantes sumergidos en la pobreza, uno de cada cinco en situación de desempleo y que han convertido a América Latina en campeón mundial de la desigualdad. A pesar de estos paupérrimos resultados, esta teoría económica sigue mostrándose como hegemónica para intentar solucionar los problemas que ella misma ha creado.

La jornada se inauguró con una conferencia de prensa junto a Delcy Rodriguez, Ministra del Poder Popular para Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela, quien afirmó que “En manos de los jóvenes está la resolución de la profunda crisis financiera internacional. Hay que encontrar las estrategias para defender de los ataques de los capitales especulativos y del bullying de la prensa internacional a las economías que proponen políticas progresivas a favor de los trabajadores, los jubilados y los que menos tienen.”

El encuentro también contó con la participación e intervención de Mads Falkenfleth, estudiante de posgrado de Dinamarca y miembro de la red Rethinking. Ofreció un pantallazo sobre el movimiento iniciado en la Universidad de Manchester en 2012 por estudiantes que decidieron enfrentarse a la visión convencional de la economía. Su diagnóstico es que no solo la economía se encuentra en crisis, sino también la teoría económica.

La reunión entre los jóvenes economistas de la región dejó como balance la instalación de un vínculo de comunicación entre estudiantes de toda la región con el propósito de realizar actividades en conjunto y aunar esfuerzos para poner la economía al servicio de las mayorías. Entre las tareas que se decidieron llevar adelante se encuentra la redacción de un manifiesto sobre la enseñanza de economía en América Latina poniendo en debate los contenidos actuales y señalando los grandes ausentes. Por otro lado, se resolvió la elaboración de un diagnóstico sobre la coyuntura actual latinoamericana con la mirada particular e integradora de cada uno de los países que intervienen.

La Red de Economistas Jóvenes Latinoamericanos propuso darse cita a principios de 2018 en Buenos Aires en el marco de la cumbre del G20. La fecha no es casual, los jóvenes quieren llevar sus propuestas económicas a los principales líderes mundiales.

El encuentro de Caracas es el puntapié de un movimiento que busca expandirse. La Red invita a sumarse a todos aquellos economistas jóvenes latinoamericanos comprometidos con la realidad de nuestros pueblos.

  1. SIN GANAS DE CONCLUIR

Estos primeros 7 días para la generación de un nuevo pensamiento económico latinoamericano fueron solo el comienzo. En la web https://exvenir.wordpress.com CELAG, Códigos Libres, y todos los aliados de la Economía Por Venir estaremos compartiendo datos, avances, innovaciones, resultados, propuestas y convocatorias a ser parte de esta apuesta por una economía para las mayorías. Sigamos.

 


Deja un comentario

EL PODER DE LA IMAGEN

NORA MERLIN* – https://www.pagina12.com.ar/23202-el-poder-de-la-imagen

La manipulación biopolítica que realizan los medios de comunicación está basada en el poder fascinante que produce la imagen, lo que posibilita los actuales fenómenos globales de servidumbre voluntaria y apego a ciertas estructuras de poder que incluso va en contra de los intereses de las mayorías.

El neoliberalismo basado en el capital financiero y la tecnociencia toma por objeto la vida, controlándola y disciplinándola, valiéndose de los medios de comunicación concentrados. Produce así una subjetividad calculada, manipulada por lo mediático que se caracteriza por el imperio de las imágenes. Estas nunca son inocentes, siempre comunican, y van a funcionar como organizadoras de la identidad. El poder neoliberal despolitiza lo social determinando las fronteras de qué entra en la imagen y qué queda afuera, de lo que es vida humana y lo que no lo es, buscando imponer una moral y una estética, apuntando de esta forma a uniformar los modos de goce. En pocas palabras, el poder a través de los medios concentrados decide los modelos normativizantes de identificación.

En esta época en la que se modificó la incidencia de las prohibiciones, algunos ordenadores culturales sostenidos en la ley del padre perdieron el poder y la centralidad que tenían. Por efecto de esa caída se debilitó la función de la palabra, de la que depende la relación con la verdad, así como el valor de la racionalidad. Para citar algún ejemplo, hoy se naturaliza que un presidente mienta sistemáticamente o que un candidato arme su campaña basándose sólo en el marketing político y los asesores de imagen, prescindiendo casi por completo de un relato coherente, consistente y responsable; se puede faltar a la verdad sin que traiga ninguna consecuencia. Con la depreciación de la palabra, el desarrollo de las nuevas tecnologías y la cibernética, se elevó al cenit lo imaginario como el registro privilegiado en donde se buscan referencias y saberes para orientarse. El poder promueve identificaciones universalizantes: los mismos objetos tecnológicos de satisfacción para todos constituyen un aparente “estado de bienestar”. Estar en la foto significa ser y pertenecer al mundo, la imagen funciona como un GPS que dirige, ordena y opera sobre los cuerpos. Lacan afirmaba que el mundo es “omnivoyeur” en tanto que la mirada del Otro se hace presente por todas partes; actualmente ha devenido también exhibicionista: todo se da a ver y excita la mirada. El campo visual, enmarcado en lo que podríamos llamar “el espectáculo del mundo”, devino fuente privilegiada de goce. La vida transcurre entre Internet, blogs, Youtube, instagram, selfies, etc. borrando límites entre lo público y lo privado, lo visible y lo invisible, determinando así el surgimiento de una dimensión siniestra, extraña, que invade el campo de la realidad del sujeto.

En la actualidad, los mensajes comunicacionales se basan fundamentalmente en imágenes que ofrecen modelos identificatorios homogeneizantes que, si bien brindan alguna consistencia, al mismo tiempo hacen desaparecer lo particular de cada sujeto.

El desborde de la tecnociencia, manifestado en las lentes de las cámaras de vigilancia y control, cosifica al sujeto. La televisión, convertida en un panóptico que disciplina, hipnotiza la subjetividad al punto de enceguecer e impedir la visión. La imagen televisiva se convirtió en la principal estrategia biopolítica, y constituyó un modelo para que el ciudadano sea guiado y adiestrado.

El mundo devenido imagen se virtualizó, implicando entre sus consecuencias cierto aplastamiento mental, un pensamiento lineal y superficial, opuesto a la profundidad y multiplicidad de perspectivas. La realidad virtual conduce al imperio del yo y de la individualidad y reduce al sujeto a un funcionamiento de masa. El régimen de lo mismo propio de la dimensión imaginaria, al no incluir la diferencia, tiende al borramiento del Otro como lugar de la palabra, así como a producir una alienación entre el yo y el otro. Tal confusión implica el peligro de la anulación del otro en tanto alteridad, lo que la supuesta completud imaginaria enmascara.

¿En qué radica el poder de la imagen?

La mirada está presente desde el inicio en la escena del recién nacido, aún sin palabra. Lacan sostenía que el humano nace prematuro, con pulsiones parciales desorganizadas, incoordinación motriz, en un estado de indefensión y desvalimiento. El mundo lo mira, lo determina antes de que pueda ver su imagen en el espejo, el sujeto queda desde el inicio entregado al orden de lo visible.

El estadio del espejo descrito por Jacques Lacan designa un período comprendido entre los seis y los dieciocho meses de edad, en el que el niño al percibir en el espejo su imagen corporal expresa júbilo, reconociéndose por primera vez en esa imagen completa, y anticipando la coordinación motriz que aún no ha logrado. El infante se identifica asumiendo como propia la imagen que le devuelve el espejo, de este modo se forma el yo como instancia psíquica: una imagen total y unificada captada en un lugar donde el sujeto no está, en contraposición a su impotencia original, cuyo posible retorno constituye siempre una amenaza. En resumen, el yo es una imagen virtual, alienada, una unidad ilusoria porque la completud que observa es imaginaria. Se produce una relación erótica con la imagen, se goza de la imagen que vuelve consistente al cuerpo. La pasión narcisista por la propia imagen tiene el poder de condicionar representaciones, significados, sentidos y cosmovisiones, produciendo toda suerte de ilusiones ópticas que fascinan, entrampan y funcionan como prejuicios.

Un doble movimiento opera sobre las imágenes de identificación: por una parte se produce el reconocimiento del sujeto en ellas, como sucedía con el espejo con un yo ideal no afectado de limitaciones, y simultáneamente en esa imagen algo confronta con la propia enajenación: no es él, sino una imagen separada, que no le pertenece, que nunca es idéntica, que es de diferente talla, y está invertida como todas las imágenes en espejos. Lacan deduce de allí que el yo es otro y que la imagen del cuerpo estructurada en el estadio del espejo funda la categoría del semejante. Esta identificación produce un doble engaño: por una parte el Yo y el otro se confunden peligrosamente y la fascinación y el goce con la propia imagen obstaculiza los vínculos sociales, la comprensión y los intercambios, constituyendo tal “yoismo” una debilidad mental generalizada. Por otra parte, la imagen unificada e ideal vela la incompletud, la limitación constitutiva y la falta estructural del ser hablante. Se puede afirmar que el yo es un lugar de desconocimiento en el que no se quiere saber nada que pueda desestabilizar o amenazar su unidad imaginaria: lo diferente, el límite y la imposibilidad. El miedo a la desintegración favorece el autoengaño imaginario mantiene ilusiones que se defienden como certezas indiscutibles, prejuicios y creencias. La primera identificación ante el espejo, clave para la formación del yo, es fundadora de la serie de identificaciones que le seguirán. Esa identificación se fundamenta en un lugar simbólico privilegiado, el Ideal del Yo, que funciona como sostén desde donde el niño se capta como amado por el Otro, del que se volverá dependiente.

En el mundo devenido imagen virtual, los medios de comunicación de masas, en particular la televisión, ocupan este lugar del Ideal del Yo: son formadores de los ideales sociales y de la moral. Funcionando como Ideal del Yo, estos medios se postulan como garantes de “La Verdad”, y el individuo, llevado por un goce narcisista, cotidianamente avala y confirma esa perspectiva. Desde ese lugar, los medios concentrados estructuran el campo escópico y organizan identificaciones universales que dan lugar a una cultura de masas y a un mundo virtual, que funciona como si fuera la única realidad. Se produce una sugestión adormecedora en la que el sujeto se transforma en un objeto cautivo que, hipnotizado por la televisión, se somete inconscientemente a las imágenes.

En conclusión, la manipulación biopolítica que realizan los medios de comunicación está basada en el poder fascinante que produce la imagen. Esa captura posibilita los actuales fenómenos globales de servidumbre voluntaria y apego a ciertas estructuras de poder, que operan como un orden que va en contra de los intereses de poblaciones enteras. Esta perspectiva tira por tierra la idea de la supuesta libertad que otorgan la información y los mensajes comunicacionales, ya que si bien aparentan ampliar la libertad individual, en sentido estricto se imponen a partir de identificaciones, condicionando elecciones, valores y cosmovisiones. De esta forma operan sobre la subjetividad llegando a disciplinarla, enfermarla y manipularla.

Frente a este panorama, surge el interrogante de cómo franquear los “espejos” identificatorios sociales que producen una identidad uniformada, una cultura de masas. Cómo ir más allá del encierro en las cavernas virtuales, las identificaciones normativizantes que pretenden modelar deseos, aspiraciones, esperanzas y afectos.

La lucha política debe intentar conmover identificaciones y fijaciones, oponiéndose a la cultura que implica un confort imaginario. Se tratará de incluir estrategias de desidentificación con el programa de disciplinamiento neoliberal, filtrando la información de los medios corporativos y deconstruyendo los mensajes comunicacionales.

Es posible otra construcción cultural menos alienada a la imagen, en la que haya lugar para la singularidad. La apuesta es que el reconocimiento del sujeto, de la diferencia radical y del otro como alteridad, puedan funcionar como garantía contra el racismo, produciendo el surgimiento de lazos sociales más solidarios y democráticos.

*Psicoanalista, docente e investigadora de la UBA. Magister en Ciencias Políticas.


Deja un comentario

América Latina en disputa

Davide Angelilli, Juliana Hernández * – http://www.alainet.org/es/articulo/184621

Las últimas dos décadas han marcado una etapa para el territorio latinoamericano: economías en crecimiento, gobiernos progresistas, horizontes de transformación social y soberanía popular, e incluso una integración política regional sin precedentes. Todo esto parece estar tambaleándose al advertir que fuerzas neoliberales, de derecha y extremadamente conservadoras, vuelven a ocupar gobiernos. América Latina es un escenario de disputa donde los derechos conquistados por las poblaciones están amenazados por la imposición de un nuevo –aunque ya viejo- patrón de dominación.

En el plano político-social, los últimos años fueron increíblemente importantes por la acumulación de fuerzas sociales y políticas que, desde abajo, se han reapropiado de soberanía y dignidad, mediante procesos creativos de lucha y construcción de alternativas. Luego de mucho tiempo, existió un involucramiento social frente a la cosa pública que acompañó y tensionó a los gobiernos populares. Conceptos como Buen Vivir, plurinacionalidad, poder popular, despatriarcalización, reorganizaron la sociedad bajo una nueva forma de entender el gobierno de los muchos. Los procesos constitucionales como los de Bolivia, Ecuador y Venezuela, con todos sus reconocimientos de derechos antes siempre negados; e instrumentos normativos como la ley de medios de comunicación, de identidad de género y de matrimonio igualitario en Argentina -entre otros muchos avances transformadores- son una prueba de ello.

En lo económico se planteó una relación diferente con el capital, el Estado adquirió un central protagonismo, y se tendió a mejorar las condiciones de vida de la población a través de un conjunto de medidas de distribución de la riqueza. Se implementaron programas de amplio alcance en vivienda, empleo y seguridad social; se promovió la nacionalización de empresas; y aumentó significativamente la capacidad de consumo de grandes porciones de la población. La renegociación de la deuda externa en Ecuador, la expulsión del FMI de las economías regionales, el planteamiento de otro tipo de integración económica regional sin subordinaciones, son algunos ejemplos de estos avances históricos.

Pero subrayar la importancia de estos logros no significa creer que estas medidas empujadas por los gobiernos progresistas hayan logrado la superación del modelo capitalista, ni siquiera del patrón económico colonial y extractivista. Al contrario, la disputa entre fuerzas conservadoras y sujetos emancipadores sigue más abierta que nunca.

En este escenario, está surgiendo una derecha con un discurso renovado, que atrae sectores populares con un lenguaje populista y un imaginario de cambio y consumo continuo, sin perder los viejos rasgos racistas, clasistas y posiblemente un machismo todavía más fuerte que en el pasado. Además, aparecen otros antagonistas no formalmente políticos o politizados que, sin embargo, representan un aliado terriblemente poderoso para las fuerzas más conservadoras y reaccionarias. Nos referimos al paramilitarismo, un capitalismo en salsa criminal que se está convirtiendo cada día más en un actor estratégico en diferentes países de América Latina; y al significativo ascenso del evangelismo en países como Brasil, con una tremenda capacidad de dominación ideológica sobre las masas que cumplen un papel clave para la restauración neoliberal.

Otra consideración imprescindible es el papel que está jugando aquella clase media, surgida gracias a las políticas redistributivas de los procesos progresistas, en la vuelta de los gobiernos neoliberales en Argentina, Brasil o en la relegitimación de la derecha en Venezuela. La inclusión de las clases populares al consumo sin un efectivo trabajo de concientización política y participación democrática, hizo que estos sectores sean atraídos por el imaginario y el discurso de una nueva derecha maquillada de progresista y defensora de un modelo consumista de ciudadanía.

En otro orden, estos escenarios nos llevan a estar atentos a situaciones como las de Brasil que después de una brutal campaña de manipulación mediática contra Dilma Rousseff, se ha ensayado una nueva forma de “golpe blando” desde el poder judicial que, además de representar un continuum con los últimos años (Honduras, Paraguay), nos interroga sobre la necesidad de reformular nuevas estrategias en el ámbito mediático e institucional. En Argentina, el macrismo avanza a través de golpes de privatización y recortes de derechos; y la guerra económica está golpeando duro al proceso bolivariano.

El ascenso de estas nuevas derechas hace que varios analistas sostengan la tesis del fin del ciclo progresista; nos permitimos rechazar esta afirmación. Desde una perspectiva internacionalista, es evidente la coyuntura crítica que sufren los diferentes procesos de transformación social. Sin embargo, confundir más o menos interesadamente esta fase de dificultad con un fin de ciclo comporta diversos problemas. La expresión “fin de ciclo” transmite una idea de vuelta al principio de todo, como si estos procesos progresistas no hubieran dejado ninguna riqueza material y simbólica, como si un proyecto político tendría solamente dos opciones: avanzar o morir. La realidad es ciertamente mucho más compleja y así, fases de avance se alternan a otras etapas de resistencia y retroceso. Pues sí, el avance político de la izquierda latinoamericana parece haber entrado en crisis en diferentes países. No obstante, esto no comporta un fin de ciclo, sino más bien el fin de una primera oleada que deberá ser seguida por otras; sería ingenuo creer que se puede estar siempre en la cresta de la onda.

Precisamente, la nueva oleada plantea varios desafíos para volver a articular los procesos de cambio. La corrupción es un problema enquistado en las sociedades actuales; las economías, a la par que mejoraron las condiciones de la población, se basaron fundamentalmente en la explotación de la naturaleza como principal recurso económico con las consecuencias observables para la vida de las poblaciones y del planeta; sigue la dependencia del mercado mundial, con una clara tendencia a consolidar la primarización de las economías y la posición de subordinación respeto a las grandes potencias económicas. Por supuesto, los errores cometidos a nivel interno no pueden de ningún modo hacernos olvidar las inaceptables injerencias y presiones externas para sabotear estos procesos democráticos. Tampoco se puede negar las enormes dificultades para revertir siglos de colonización y patriarcado en un tiempo tan limitado como una década. Al contrario, el camino es largo y tortuoso, pero la ola progresista ha dejado grandes enseñanzas en cuanto a nuevas estrategias políticas, económicas, sociales, culturales.

A partir de esta fuerza material y simbólica acumulada, los sujetos que protagonizaron el cambio político y social en las dos décadas necesitan recuperar radicalidad y fuerza. Cabe señalar la necesidad de cuidar la diversidad y el pluralismo, el diálogo respetuoso y constante entre diferentes visiones y sensibilidades, evitando la fragmentación interna de los procesos de transformación, para recomponer un bloque histórico necesario para resistir y contratacar al avance de la derecha.

Por último, subrayar que la lucha más estratégica se da en el espacio social, en lo cotidiano, donde explotan constantemente las contradicciones del sistema capitalista. Allí, en las calles, en las organizaciones sociales de base, están surgiendo nuevos sujetos que reclaman protagonismo. Los movimientos feministas están demostrando una increíble capacidad de resistencia en contra del capitalismo heteropatriarcal que, en Brasil y Argentina, vuelven con fuerza tras las políticas de los nuevos gobiernos neoliberales. Los pueblos indígenas siguen siendo fuerza renovadora con conceptualizaciones como el Buen Vivir o el derecho de autodeterminación que interpelan el presente y el futuro. También aparecen nuevas formas de movimientos comunales, sociales y populares que, allí donde gobiernan fuerzas aliadas, como en Venezuela, El Salvador, Bolivia o Ecuador, reclaman una profundización del poder popular y una participación más protagónica de los actores sociales al proceso de cambio.

Estos nuevos sujetos de lucha representan hoy el núcleo duro de la resistencia popular y, posiblemente, el germen de nuevas alianzas, hacia la nueva ola de conquistas que vendrá.

 

País Vasco 2017/04/06

+ Davide Angelilli y Juliana Hernández – Miembros del Grupo de Investigación Parte Hartuz Latinoamerika


Deja un comentario

Ecuador: El fin de ciclo que no era

Emir Sader* –  http://www.alainet.org/es/articulo/184528

 

 

El triunfo de Lenin Moreno, derrotando, por segunda vez consecutiva al mayor banquero de Ecuador, Guillermo Lasso, cierra la racha de la derecha latinoamericana y termina con la cháchara de un “fin de ciclo de gobiernos progresistas” en el continente. El pueblo ecuatoriano, aún bajo un sórdida campaña de los medios para intentar denigrar a Rafael Correa y a su gobierno, supo distinguir que entre los dos caminos: el de la continuidad de las trasformaciones realizadas por el gobierno de Alianza País y el retorno neoliberal a manos de un banquero, escogió la Revolución Ciudadana como en mejor camino para el país.

Cuando, en segunda vuelta, quedan claras las opciones entre el modelo neoliberal y alternativas antineoliberales, el pueblo no se equivoca y decide por aquellas. La exposición de la masa de realizaciones realizadas por Rafael Correa en 10 años de gobierno, en todos los planes,  se han comparado con las promesas de la derecha que, así como en Argentina y en Brasil, se reducen a crueles restauraciones neoliberales si llegan al gobierno, – por elección o por golpe.

Aunque hubiera ganado Lasso, no habría nada que se pudiera denominar “fin de ciclo”, porque se instauraría también en Ecuador el gobierno de los bancos, del capital financiero, de la especulación financiera, restaurando de nuevo el anti neoliberalismo como oposición a la derecha. Se trataría de la restauración neoliberal, como ocurre hoy en Argentina y en Brasil. Lo que importa es que Ecuador seguirá el camino abierto por Rafael Correa cuando hace 10 años, anunció que se terminaba la larga noche del neoliberalismo y se pasaba de un época de cambio a un cambio de época.

¿Quedan atrás la derrota parlamentaria en Venezuela, la victoria electoral de la derecha en Argentina, el revés de Evo Morales en el referendo, el golpe contra Dilma en Brasil? No, no basta la victoria de Lenin Moreno para darle vuelta a la contraofensiva de la derecha latinoamericana. Los factores que han llevado a reveses en otros países se hicieron presentes en Ecuador, pero no fueron suficientes –por un margen estrecho– para derrotar el gobierno progresista.

Hay que hacer el balance de las tendencias que han llevado a que las victorias espectaculares de Rafael Correa en primera vuelta se han transformado en una victoria por un margen estrecho. Los balances no son simples, se mezclan cambios en la coyuntura internacional, cambios en la estrategia de las derechas latinoamericanas, así como errores de los mismos gobiernos. Hacer desde una victoria y desde el gobierno es una ventaja enorme, porque se está en condiciones de corregir los errores y hacer las adecuaciones poniéndolas en práctica.

El mentado fin de ciclo se choca con el empuje de los gobiernos de Macri y de Temer que se han agotado rápidamente, recolocando el enfrentamiento entre neoliberalismo y antineoliberalismo en nuevas condiciones. Ya no se tiene que comparar lo que han hecho los gobiernos progresistas con lo realizado por los gobiernos neoliberales en los años 1990, sino la comparación con la misma realidad contemporánea, que permite a los que no se habían dado cuenta, entender que las mejorías que han tenido los países fueron decisiones políticas de gobiernos progresistas que, una vez sustituidos, les hacen perder los derechos conquistados.

En Ecuador ha vuelto a quedar claro, en ese caso de forma todavía más cristalina, cómo la alternativa a los gobiernos posneoliberales está a la derecha y no a la izquierda. Más que eso, la ultra izquierda, frente a esa disyuntiva o desaparece simplemente o, peor, apoya a la derecha, aunque sea al banquero más rico del país. “Mejor un banquero que la continuidad de la dictadura” han proclamado sectores del movimiento indígena alineados con el gobierno derechista de Lucio Gutiérrez, aun después de que éste hiciera su viraje pro-EEUU. Intelectuales que han firmado documentos de crítica al gobierno de Rafael Correa en plena campaña electoral, favoreciendo a la derecha, pretenden dar lecciones a la izquierda. Un candidato de una izquierda supuestamente alternativa a Alianza País, se ha pronunciado, en la recta final, por Lasso.

Ecuador ha puesto un coto al viraje a la derecha en países con gobiernos antineoliberales. El agotamiento prematuro de los gobiernos de Macri y de Temer plantea la posibilidad real de que la izquierda vuelva a dirigir a Argentina y a Brasil: en este último caso con la perspectiva concreta del retorno de Lula. Cualquiera que triunfe en las elecciones presidenciales de México, se verá obligado a volcarse hacia Latinoamérica, para resistir a la ofensiva proteccionista del gobierno de Trump, recomponiendo, de manera todavía más amplia, los procesos de integración latinoamericana.

El fin de ciclo no era fin de ciclo, era el fin de la primera ola del ciclo antineoliberal, que genera ahora las condiciones de un segundo y definitivo ciclo de superación del neoliberalismo en América Latina.

* Emir Sader, sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ).