Espacio de Sergio

Sitio de opiniones, noticias y música


Deja un comentario

Cronología de la entrega y dependencia de Argentina al Fondo Monetario Internacional

Roberto Baschetti – https://www.rebelion.org/hemeroteca/sociales/baschetti140202.htm

obedece

 

1956. 19 de abril. Dictadura de Aramburu y Rojas.

-Gestiones para el ingreso de la Argentina al Fondo Monetario Internacional y al Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento.. (Decreto N° 7103).

1956. 1 de noviembre. Dictadura de Aramburu y Rojas.

Ofrecen un banquete al Sr. Rodolfo Corominas Segura, sus relaciones y amistades, con motivo de su próxima partida para Washington donde asumirá las funciones de director del Fondo Monetario Internacional. (Entre sus agasajantes los funcionarios y/o simpatizantes de la Revolución Libertadora: Carlos Adrogué, Eugenio Blanco, Luis María Bullrich, Miguel Angel Zavala Ortíz, Silvano Santander, Antonio Santamarina, Carlos Pueyrredón, Dell´Oro Maini, Américo Ghioldi).

1958. 29 de diciembre. Gobierno de Frondizi.

Se firma un nuevo convenio con el FMI. Por razones políticas, el acuerdo no se da a publicidad en forma oficial. Se conoció a través de una copia que obtuvo y difundió una publicación especializada. Los puntos esenciales del convenio eran: despido del 15% de los empleados públicos; demoras y postergaciones de las obras públicas; aumento del 150% en las tarifas del transporte; despido del 15% del personal ferroviario y eliminación de ramales; aumento de las tarifas eléctricas; aumento del 200% en el precio del petróleo; nuevos impuestos y recargos de todo tipo. Se eliminan los controles de precios y se congelan los salarios por dos años, además de liberar el valor del dólar.

1960. 17 de enero. Gobierno de Frondizi.

-Alsogaray ha fracasado rotundamente y no ha podido estabilizar el costo de la vida ni frenar la inflación. Hay más dinero en circulación y los salarios valen menos, es decir que el poder adquisitivo del pueblo ha bajado a pesar de lo dicho y merced a lo hecho por el señor Alsogaray. Pero eso estaba previsto: en cuanto Frondizi anunció el 29 de diciembre de 1958 el plan del Fondo Monetario Internacional, del que Alsogaray no es más que un dócil ejecutor, sabíamos que se iba a condenar al hambre y a la miseria a los veinte millones de argentinos. Además no hay tal plan de Alsogaray. Son simples directivas del Fondo Monetario Internacional, directivas que nos negamos terminantemente a seguir durante diez años de gobierno peronista y cuya aplicación ha fracasado ya en otros países americanos, como Brasil, que ha terminado rechazándolas.(José Constantino Barro, hasta 1952, titular de la cartera de Industria y Comercio)

1975. 12 de noviembre. Gobierno de Isabel Martínez.

-Todo el sistema dependiente y neocolonial descansa sobre formas profundas de corrupción. La dependencia favoreció los negociados de las concesiones petroleras, las inversiones fantasmales realizadas con dinero del propio país, el envío al exterior de utilidades y pago de royalties, el endeudamiento a la banca internacional a través de onerosos empréstitos, el vaciamiento y ulterior desnacionalización de industrias de capital argentino, la super explotación de los recursos nuestros que interesaban al imperialismo y los países centrales y la parálisis en la explotación de aquellas materias primas que les interesa guardar como reserva estratégica, la sobrefacturación o subfacturación de las multinacionales para disimular ganancias, evadir impuestos o traficar divisas, la fuga de más de 15 mil millones de dólares en las últimas dos décadas, el intento en fin, de corromper a nivel masivo, con casinos, quinielas y prodes.

Todos recordamos a Krieger Vasena, aquel economista pulcro y estudioso que apenas abandonó el ministerio (de Economía) se fue a las Bahamas a ocupar su puesto “bien ganado” en el directorio de Deltec. Y al almirante Gnavi, a quien le parecían compatibles sus negocios con el armador yanqui Granville Conway con su cargo de comandante en jefe de nuestra Marina de Guerra. Hace 20 años que a nuestra sufrida Nación le han puesto bandera de remate y las riquezas que el pueblo produce se las llevan a manos llenas las multinacionales o los grandes grupos locales en cuyos directorios aparecen frecuentemente apellidos como Cantilo, Pistarini, Costa Méndez, Van Peborgh ó Méndez Delfino. Al país le hacen falta divisas para comprar los bienes de capital, los bienes intermedios y las materias primas que nuestra industria necesita para no seguir asfixiándose. Pero ocurre que esas divisas no están aquí, sino en cuentas numeradas en Suiza, Nassau, Lietchtenstein, en cuanta bella y pintoresca parte del mundo se acepta el dinero sin olerlo. (quincenario El Auténtico N° 5, órgano del Partido Peronista Auténtico).

1976. 25 de marzo. Dictadura de Videla.

-La República Argentina recibiría una rápida colaboración de parte del Fondo Monetario Internacional si la Junta Militar gobernante decide utilizar, para aliviar los problemas económicos del país, los servicios de dicho organismo.

En la actualidad la deuda externa argentina suma alrededor de 10.000 millones de dólares, de los cuales 1.100 tienen vencimiento en los próximos sesenta días. Las mismas fuentes indicaron que no sería un descrédito para el gobierno, si sus titulares deciden pedir prórrogas para los vencimientos que el país debe afrontar con los miembros del Club de París. Esa renegociación significaría, según expertos locales ´dos años de alivio´, mientras se aplican los nuevos planes económicos y se recupera la confianza externa e interna, a través de un severo tratamiento que persiga el equilibrio de la balanza de pagos, el déficit presupuestario, el aumento de la producción y de las exportaciones. En este sentido, la Argentina -manifestaron- sobresale por poseer mayores recursos para una recuperación en plazos menores. (La Opinión).

1982. 5 de setiembre. Dictadura de Bignone.

-Mientras se empobrecía bajo el amparo del liberalismo, Argentina quintuplicó su deuda en seis años. Cuando en 1952 la Argentina canceló su deuda externa, que ascendía a poco más de 12 millones de pesos, ni el argentino más pesimista hubiera imaginado que treinta años después el endeudamiento superaría los 39 mil millones de dólares. Hoy cada argentino le debe a un banquero extranjero 1.500 dólares, equivalente a 75 millones de pesos. (La Voz. Mauricio Crea).

1983. 28 de enero. Dictadura de Bignone.

-Es un hecho que una tajada importante del endeudamiento corresponde al reequipamiento militar emprendido por la dictadura, rearme que no apunta a la recaptura de las Malvinas sino a perfeccionar su aparato de represión interna y a prepararse para una eventual aventura bélica con Chile por el Canal de Beagle. Otra cuota proviene de la brutal extorsión de la banca extranjera sobre el país. El propio Banco Central reconoció que por lo menos un 60% del aumento de la deuda proviene de los intereses múltiples que se aplican a la deuda vencida impaga y a las tasas crecientes de interés que superan en un 4% a las vigentes en el mercado mundial de por sí usurarias en el momento actual.

Los capitalistas, en los últimos años, produjeron un virtual ´vaciamiento´ por el cual hipotecaron sus activos para endeudarse y enviar el dinero fuera del país. ¿Cómo? Mediante la cancelación ´en negro´ de importaciones mientras se mantenía formalmente la deuda, mediante autopréstamos entre empresas de aquí y de afuera, etc. Esto ha dado lugar a una masa de fondos depositado en el exterior que, según algunas estimaciones, llega a los 30.000 millones de dólares, es decir el 70% de la deuda actual reconocida. Quienes defienden el pago de la deuda, aunque sea fraudulenta, argumentan que los acreedores extranjeros no son responsables del endeudamiento argentino sino Martínez de Hoz y Cía. Lo que ocultan es que fueron los acreedores los que pusieron a Martínez de Hoz, y lo más importante, que se combinaron con los ´deudores´ para registrar contablemente créditos que nunca entraron o que entraron pero salieron con los ´vaciamientos´ de empresas. Ahora la banca y sus agentes aprietan las clavijas para que los trabajadores carguen con los 45.000 millones de dólares. (semanario Prensa Obrera, órgano del Partido Obrero).

1983. 5 de abril. Dictadura de Bignone.

-el precandidato presidencial del radicalismo Raúl Alfonsín, también sostuvo que por imprudente que haya sido la política económica aplicada, el gobierno y las empresas públicas no pueden menos que hacer frente a la deuda contraída, aunque aclaró que sólo se debe pagar la deuda legítima. (La Razón).

1984. 23 de setiembre. Gobierno de Alfonsín.

-Mientras en EE.UU se asumen compromisos con la banca acreedora y el FMI, la economía interna ya entró en tobogán recesivo. Sólo se produce para transferir riquezas al exterior y el reparto de los magros excedentes en el orden local provoca una desenfrenada especulación de los grupos oligopólicos. Reagan y los banqueros no se conforman ni siquiera con los importantes condicionamientos admitidos por las autoridades argentinas. A partir de las exigencias de cobro de la deuda sobrevendrán cada vez más descarados intentos de monopolización y desnacionalización de riquezas locales. El país diseñado por el stand by calza a la medida de los inversores externos y la oligarquía interna asociada. Las carpetas de Klein (funcionario económico de la dictadura militar, estrecho colaborador de Martínez de Hoz, sorprendido con carpetas para facilitar la entrega del país) brindan suficientes muestras del interés yanqui: petróleo, tierras, materias primas, empresas estatales redituables. Todo a bajo precio. (La Voz1984. 26 de setiembre. Gobierno de Alfonsín.

-Admitió el FMI que receta ajustes difíciles y onerosos ya que frecuentemente involucran considerable sacrificio y penurias. (Clarín).

1985. 24 de mayo. Gobierno de Alfonsín.

-Según los críticos y muchos gobiernos de los países en desarrollo que tuvieron experiencias con el FMI, el Fondo regiría en forma inaceptable la política interior y afectaría la soberanía de los países deudores. Sus diagnósticos erróneos y sus recetas inservibles no solamente no estarían en condiciones de lograr el saneamiento económico, sino que agudizarían la crisis, haciendo recaer sobre los hombros de los menos privilegiados una serie de gravámenes sociales, afectando así la estabilidad interna de los países”. (Peter Korner y otros en la nota “FMI, policía financiero internacional.Semanario Nueva Presencia).

1985. 26 de julio. Gobierno de Alfonsín.

-Será liberado el control de precios. Los salarios permanecerán congelados hasta que se sanee el sistema financiero y se avienten las expectativas inflacionarias. Se reduce el papel del Estado en los gastos de seguridad social. Se busca eliminar completamente las retenciones sobre la exportación y los aranceles a las importaciones. Se fomenta la privatización de las empresas estatales. (Estos son algunos de los principales puntos acordados entre el FMI y el Gobierno en el marco del acuerdo stand-by. Estas recetas ultraliberales fueron aceptadas por el presidente Alfonsín, a punto tal que un.cantito de la militancia opositora a su gobierno era: “Cuando asumió el gobierno, la deuda no iba a pagar; y ahora se pasa todo el día, firma que te firma los stand-by).

1988. Noviembre. En crisis gobierno de Alfonsín; asumirá Menem.

-La Argentina se ha endeudado a un nivel casi igual a un 80% del producto bruto, consecuencia de las remesas de los argentinos ricos a EE.UU. subsidiados durante el período de Martínez de Hoz. Hoy se le pide a los argentinos pobres que hagan esfuerzos para pagar esa deuda. El origen de la deuda hace que hoy tengamos la deuda pero no tengamos bien alguno, ya que esos son ´bienes´ que los tienen argentinos expatriados, por lo menos desde el punto de vista económico, y que no son más solidarios con el conjunto de la sociedad argentina. El pago de esta deuda no es posible. El pago de los intereses que se está intentando hacer está consumiendo la poca capacidad de acumulación que el país tiene y ni siquiera permite disminuir la deuda en términos reales que sigue incrementándose, agravándose la relación de deuda a producto, lo que garantiza una situación de creciente insolvencia. Este es el fondo del problema.. (Informe de Guido Di Tella al candidato electo por el P.J. Carlos Menem. En suplemento Cash de Página 12, del 7-7-91).

1990. 7 de julio. Gobierno de Menem.

-Michel Camdessus apoyó el plan económico argentino. ´La pobreza de este país es por no haber hecho el ajuste´. El cronista le pregunta además que “Usted dice que tenemos que abrir la economía, pero eso puede traer trastornos en la industria” a lo que Camdessus contesta: “La Argentina tiene todo para ganar con la competencia y la apertura.(Clarín. Declaraciones del titular del FMI).

1990. 21 de setiembre. Gobierno de Menem.

-El director gerente del FMI, Michel Camdessus, reiteró su apoyo al programa económico argentino al que definió como de ´alta calidad´ y sobre cuya continuidad no abrigó dudas. (Nuevo Sur).

1990. 18 de octubre. Gobierno de Menem.

-El director del FMI destacó la valentía de Menem. Camdessus tuvo elogios para el ajuste argentino.. (Ambito Financiero).

1994. 22 de agosto. Gobierno de Menem.

-Nadie creció con ajustes del FMI. No deja de ser una curiosa muestra de éxito el hecho de que las economías que se ´sanean´ con la medicina neoliberal tengan más pobres que nunca y la deuda social crezca inconteniblemente. (Atilio Borón en Clarín).

1995. 18 de diciembre. Gobierno de Menem.

-Los consejos del Fondo Monetario son malos”. (Reportaje a Milton Friedman, el economista anglosajón de mayor influencia luego de Keynes. La Nación).

1996. 28 de mayo. Gobierno de Menem.

-El titular del FMI reiteró su apoyo al programa económico y sugirió profundizar la flexibilidad laboral. Dijo que los problemas fiscales de la Argentina no son graves. (El Expreso diario).

1998. 24 de enero. Gobierno de Menem.

-En esencia, los planes de rescate con que el FMI acude a Corea, Indonesia o Tailandia son, oficialmente, operativos de salvataje de las economías en crisis, pero en la práctica salvan mucho más a sus acreedores. Como los recursos del Fondo no alcanzan para todo, se arman paquetes más amplios con participación de la banca, que pone como condición para otorgar la refinanciación que los respectivos gobiernos asiáticos avalen el repago.

Esto intenta reproducir el esquema de estatización de la deuda que se aplicó en Argentina en 1982 después de Malvinas, lo que en Asia resulta aún más alevoso porque allí el grueso de la deuda es del sector privado. Una vez estatizada la deuda será la población quien se haga cargo de ella a través de una política fiscal adecuada a ese objetivo. Exactamente el tipo de política fiscal que prescribe el Fondo, que recién entonces se encontraría en su elemento. (Julio Nudler. Página 12).

1998. 2 de febrero. Gobierno de Menem.

-Fuerte respaldo de Estados Unidos al Fondo Monetario.. (Clarín).

1998. 6 de abril. Gobierno de Menem.

-Es como si nos estuvieran tomando el pelo. Parece hasta irrespetuoso. Mire si nosotros, que venimos peleando contra la desocupación, los problemas sociales y el tema de los excluídos, le vamos a decir a la gente que vamos a enfriar la economía porque cinco imbéciles disfrazados de técnicos nos dicen esas cosas. (El presidente del bloque de diputados del PJ, Humberto Roggero se refiere a los miembros de la misión del FMI que llegaron a la Argentina y propusieron anular el plan de autopistas, postergar el aumento a los docentes, recortar el gasto, subir las tasas de interés y disminuir los reembolsos a las exportaciones. En Clarín).

1998. 1 de octubre. Gobierno de Menem.

-Evidentemente el FMI ha querido premiar a la Argentina por su buena conducta, permitiéndole resaltar frente a los banqueros más importantes del mundo lo que ha realizado en estos años, así como la solidez de sus finanzas públicas y de su sistema bancario. Ha querido también exhibir a nuestro país como un ejemplo ante el mundo, de cómo es posible encarrilar una situación desquiciada. Somos lo que se llama su leading case. (La Razón. Juan Alemann -gurú liberal, funcionario y defensor de cuanta dictadura militar hubo en Argentina- explica porque Menem debe ir a hablar en la Asamblea del FMI).

1998. 10 de octubre. Gobierno de Menem.

-Caluroso elogio del director del FMI. Camdessus: ´El mejor presidente de los últimos 50 años es Carlos Menem´.(La Razón).

1999. 27 de setiembre. Gobierno de Menem.

-Duhalde volvió a criticar con dureza al Fondo Monetario. ´No somos esclavos´ dijo el gobernador. (La Nación).

2000. 8 de enero. Gobierno de De la Rúa.

-El FMI presiona por un ajuste más profundo. Funcionarios del Fondo ya anticiparon al Gobierno sus nuevas exigencias. (Clarín. Las exigencias se centran en: máxima liberalización del mercado de trabajo, privatización parcial del sistema de obras sociales, privatización del Banco Nación previa transformación del mismo en una sociedad anónima, cambios en el régimen jubilatorio y control de los gastos provinciales).

2000. 19 de enero. Gobierno de De la Rúa.

-El FMI salió en apoyo de la convertibilidad. La jefa de la actual misión del Fondo dijo que sería ´malo´ abandonar la paridad fija. (Clarín).

2000. 28 de marzo. Gobierno de De la Rúa.

-EE.UU. elogió la política económica de De la Rúa. ´Está comprometido con las reformas de libre mercado´ destacó el secretario del Tesoro. (La Prensa).

2000. 29 de marzo. Gobierno de De la Rúa.

-Guiño a la Argentina. Fuerte apoyo del Tesoro de EE.UU. Larry Summers, dijo estar ´muy animado´ por las decisiones fiscales y laborales que tomó el gobierno de De la Rúa, Dio una ´especial felicitación´ por lo hecho por la Alianza hasta ahora. (Clarín).

2000. 13 de abril. Gobierno de De la Rúa.

-Castro pide la ´demolición´ del FMI y la ayuda Sur-Sur. “Esta deuda no es un problema económico, sino político, y por tanto requiere una solución política. La deuda exterior -subrayó Castro- es uno de los mayores obstáculos para el desarrollo, es impagable e incobrable por lo que instó a los países del G77 a no pagarla. (La Capital de Mar del Plata).

2000. 13 de abril. Gobierno de De la Rúa.

-Un muy bien felicitado, siga así´ del Citigroup. Los deberes bien hechos recogen sus frutos. El principal directivo del holding auguró para la Argentina una mejor calificación para las inversiones. (Página 12).

2000. 23 de abril. Gobierno de De la Rúa.

-Disparos contra el Fondo. En EE.UU. acusan a los organismos financieros de empobrecer a los países emergentes. (Clarín, nota de Daniel Muchnik).

2000. 4 de mayo. Gobierno de De la Rúa.

-La deuda externa ya supera la mitad del PBI. (La Nación, escribe Martín Kanenguiser).

2000. 8 de mayo. Gobierno de De la Rúa.

-Reunión de la elite empresarial y de negocios en Río de Janeiro. Cardoso: el FMI no deja margen para hacer políticas sociales. El presidente brasileño criticó algunas políticas del organismo. Dijo que las privatizaciones son sólo una panacea y que no aportan una solución de fondo. (Clarin).

2000. 17 de mayo. Gobierno de De la Rúa.

-Alfonsín cargó contra el Fondo. Dijo que sus recetas económicas ´no sirven y nos llevaron al desastre´. (La Prensa).

2000. 17 de mayo. Gobierno de De la Rúa.

-Apoyo del FMI al plan, en el momento justo. El flamante titular del organismo, Horst Kohler, dijo que la Argentina ´va por buen camino´. El respaldo llega cuando no hay signos claros de reactivación y se prepara un nuevo ajuste”. (Clarín).

2000. 23 de mayo. Gobierno de De la Rúa.

-Inusual gesto de la Iglesia contra las políticas del FMI. El cardenal Primatesta envió a Moyano su apoyo a la marcha del miércoles 31 contra el FMI. (Clarín).

2000. 26 de mayo. Gobierno de De la Rúa.

-El arzobispo de San Juan, Italo Severino Di Stéfano, dijo que a los representantes del Fondo Monetario Internacional ´habría que echarlos del país´ y rechazó la ´intromisión y dominación de unos señoritos a quienes tendríamos que decirles: buen viaje, váyanse de nuestro pais´. (La Capital de Mar del Plata).

2000. 26 de mayo. Gobierno de De la Rúa.

-Renovado respaldo del Fondo Monetario a la Argentina. ´.aseguró que el FMI está preparado para ayudar. Y confía en que se recuperará el sendero del fuerte crecimiento´. (Clarín).

2000. Junio. Gobierno de De la Rúa.

-Frente a esta crisis el FMI muestra su solución estándar que aplica en Burundi o Costa de Marfil o Argentina. Impone un nuevo ajuste que nos somete aún más a los grupos económicos transnacionales y a la voluntad absoluta del capital especulativo. De este nuevo ajuste sólo es posible esperar más recesión Cualquier alternativa popular que no tenga una clara naturaleza anticapitalista, está destinada al fracaso. (Jorge Beinstein en revista Vencer N° 16/Cultura).

2000. 6 de junio. Gobierno de De la Rúa.

-Ruckauf alertó al Fondo Monetario que su diagnóstico está equivocado. Afirmó que no se puede privilegiar la lucha contra el déficit fiscal por sobre el desempleo y la reactivación de la economía. (La Prensa) 2000. 14 de junio. Gobierno de De la Rúa.

-Los directivos del FMI, el Banco Mundial y el BID se reunieron con el Presidente. Visto bueno de los organismos financieros internacionales. Se comprometieron a respaldar el modelo económico para lograr ´rápidamente´ inversiones extranjeras, y reconocieron que el ajuste a los estatales es ´muy severo´ y ´socialmente doloroso.. (La Prensa).

2000. 11 de julio. Gobierno de De la Rúa.

-Finalmente el Gobierno logró cumplir con el FMI. Elogios de Stanley Fisher al Plan de De la Rúa. Encendido apoyo del Fondo. (Clarín).

2000. 20 de setiembre. Gobierno de De la Rúa.

-La salida de la recesión. Proyecciones sobre la Argentina. Según el FMI, habrá otros seis meses duros. El principal economista del Fondo dijo que la situación es difícil. Y que se saldrá lentamente. Pero no prevé una crisis. Aunque calificó de decepcionante al actual crecimiento económico”. (Clarín).

2000. 24 de setiembre. Gobierno de De la Rúa.

-El FMI no para de gastar, gastar y gastar. Haz lo que dice el Fondo… Mientras predica ajustes y austeridad, su presupuesto crece: hay aumentos de salarios, más empleados, fondos reservados, viajes y hasta planes contra el stress. Y no pagan impuestos. (Página 12. Nota de Maximiliano Montenegro).

2000. 24 de setiembre. Gobierno de De la Rúa.

-Asamblea anual del FMI. La Argentina, en el fondo de la tabla de crecimiento. (Clarín).

2000. 25 de setiembre. Gobierno de De la Rúa.

-Los documentos internos del Fondo sobre la Argentina. El FMI avala la ley laboral tal como fue aprobada. Quiere que esa reforma continúe vigente. Aun si llega a comprobarse que se pagaron sobornos para su sanción. El FMI llegó a condicionar su ayuda al país a la sanción de esa ley. (Clarín). 2000. 27 de setiembre. Gobierno de De la Rúa.

-Según el Fondo, Argentina es un caso para el diván. Tomás Raichman, economista del organismo, dijo que el problema argentino es la falta de ánimo. ´No sabemos como manejar este tipo de psicología social´. (Clarín).

2000. 28 de setiembre. Gobierno de De la Rúa.

-Duhalde es lapidario. Continúan con el modelo de hambre y exclusión”. (La Capital de Mar del Plata).

2000. 29 de setiembre. Gobierno de De la Rúa.

-Subió la deuda externa: llegó a 144.452 millones. (Clarín).

2000. Octubre. Gobierno de De la Rúa.

-Deuda externa y tasa cambiaria son el cepo que nos estrangula. Detrás de la corrupción están el Fondo Monetario y el Imperialismo. (En Patria y Pueblo N° 3, Jorge E. Spilimbergo comenta la sentencia del juez federal Jorge Ballestero con que cerró un juicio de 18 años llevado adelante por el doctor Alejandro Olmos contra los responsables de la ficticia e ilegítima deuda externa: “El país fue puesto desde 1976 bajo la voluntad de acreedores externos, bajo la supervisión del FMI y Banco Mundial, mediante una política económica vulgar y agraviante que puso de rodillas al país, para beneficiar a empresas privadas nacionales y extranjeras, en desmedro de las empresas del Estado).

2000. 1 de noviembre. Gobierno de De la Rúa.

-La Argentina va por buen camino, insistió el FMI. (La Prensa).

2000. 5 de noviembre.- Gobierno de De la Rúa.

-De la Rúa: la Argentina cumplirá con el pago de la deuda externa. El Presidente dijo que cualquier declaración en contrario ´es inadmisible. (Clarín).

2000. 11 de noviembre. Gobierno de De la Rúa.

-De la Rúa obtuvo un rotundo apoyo del FMI. (Clarín, en tapa).

2000. 6 de diciembre. Gobierno de De la Rúa.

-La mayor preocupación de los Estados Unidos. Quieren saber cómo hará la Argentina para crecer. Timothy Geithner, número dos del Tesoro de EE.UU, se lo preguntó a varios ministros. Aseguró que el ´blindaje´ va a salir, pero será caro. (Clarín).

2000. 16 de noviembre. Gobierno de De la Rúa.

-El crecimiento del endeudamiento externo, las nuevas condiciones internacionales y la situación política son claves que definen la crisis argentina. En este cuadro el ´blindaje financiero´ sólo posterga la agonía y por vía de reproducir políticas que en términos conceptuales siguen repitiendo criterios del pasado, termina inmolando en el altar de la solvencia de corto plazo la propia posibilidad de la política argentina. (Claudio Lozano en la revista Realidad Económica N° 176).

2001. 20 de febrero. Gobierno de De la Rúa.

-El FMI pronostica alto desempleo aun cumpliendo las metas. La salida era una puerta giratoria. (Página 12).

2001. 4 de marzo. Gobierno de De la Rúa.

-Usted debe aceptar le dijo Fisher a Cavallo. “El directivo del Fondo Monetario Internacional sugirió al ex ministro que se integre a la estructura de gobierno”. (Pagina 12).

2001. 6 de marzo. Gobierno de De la Rúa.

-Aval del Fondo Monetario para el nuevo ministro de Economía. López Murphy una selección brillante. (Clarín. Lo de selección brillante fue dicho por el embajador estadounidense en Argentina, James Walsh).

2001. 15 de marzo. Gobierno de De la Rúa.

-Fuerte presión del FMI a favor del plan de Murphy. (Clarín).

2001. 3 de abril. Gobierno de De la Rúa.

Firme apoyo del FMI y el Banco Mundial a Cavallo. (La Nación).

2001. 25 de julio. Gobierno de De la Rúa.

-El jefe del Tesoro de EE.UU. se corrigió: ahora elogia el ajuste de la Argentina. Paul O´Neill había dicho sobre los argentinos: ´Nadie los obligó a que sean lo que son´ Ayer cambió el discurso. Dijo que las últimas medidas del Gobierno son ´realmente positivas´ Y que van ´más allá de la receta del FMI´. (Clarín).

2001. 14 de agosto. Gobierno de De la Rúa.

-Antes un poco de Dunga Dunga. La negociación por apoyo del Fondo. El FMI está duro y Bush en persona aseguró que Estados Unidos ´sigue día a día la situación argentina´ y urgió a que cumpla con las reformas prometidas para ganarse la confianza de su país. (Página 12).

2001. 22 de agosto. Gobierno de De la Rúa.

-Los EE.UU intentan sacarle al país hasta la última gota de sangre, dijo el ex gobernador. Duhalde afirmó que no sirve la ayuda financiera del FMI. (La Prensa).

2001. 9 de setiembre. Gobierno de De la Rúa.

-La deuda argentina total supera los 211.000 millones de dólares. Es el 73% de la riqueza anual que produce el país. (Clarín).

2001. 12 de noviembre. Gobierno de De la Rúa.

-Las nuevas medidas. Sondeo sobre el grado de apoyo a las medidas económicas. Dicen que para salir de la crisis hay que usar recetas propias. Así opinan 7 de cada 10 argentinos, según una encuesta de la consultora Rommer. Proponen ignorar al FMI. (Clarín).

2001. 20 de noviembre. Gobierno de De la Rúa.

-Llega el lunes a Buenos Aires una misión técnica. De la Rúa le pidió al jefe del FMI que envíe pronto sus inspectores. (Clarín).

2001. 23 de diciembre. Gobierno provisional de Puerta.

-Fondo Monetario dice: Yo no fui. El FMI se lava las manos ante el desastre que provocan las medidas que proponen sus funcionarios. (Daniel Muchnik en Clarín).

2002. 10 de enero. Gobierno provisional de Duhalde.

-EE.UU. aconseja que Argentina apure otro acuerdo con el FMI. La sugerencia la formuló el secretario del Tesoro, Paul O´Neill, desde Washington. Dijo que el Gobierno debe definir un programa sustentable que sirva como base para sellar otro acuerdo. (Clarín).

2002. 13 de enero. Gobierno provisional de Duhalde.

-Le piden al FMI que no hable de más. (Clarín. Declaraciones del viceministro de Economía, Jorge Todesca. Además se preguntó si al organismo “le interesa el desarrollo del país).

2002. 14 de enero. Gobierno provisional de Duhalde.

-Un hombre del FMI y del Banco Mundial. (La Nación. Currículum de Mario Blejer flamante presidente del Banco Central).

2002. 14 de enero. Gobierno provisional de Duhalde.

-Autocrítica de O´Neill, titular del Tesoro norteamericano. Reconoció que su gobierno no tiene en claro cual debería ser el camino que tendría que seguir la Argentina para retomar el crecimiento económico. ´Creo que durante los últimos 40 ó 50 años en el Banco Mundial y en el FMI no se hizo lo correcto´. (La Nación).

2002. 19 de enero. Gobierno provisional de Duhalde.

-Para ayudar, el FMI exige antes negociar la deuda. (Clarín).

2002. 24 de enero. Gobierno provisional de Duhalde.

-Respuesta del Jefe de Gabinete al titular del Fondo. ´No necesitamos que nos digan como hay que sufrir´. Capitanich dijo que ´el esfuerzo de los argentinos ha sido muy grande´. Y pidió ´comprensión´. Kohler

había advertido que habrá más ´sufrimiento´. (Clarín).

http://www.diariocontexto.com.ar/2017/10/09/nestor-kirchner-y-cristina-fernandez-de-kirchner-peronismo-del-siglo-xxi/

… 2006 se canceló en su totalidad la Deuda con el Fondo Monetario Internacional. (diario contexto)

Por primera vez desde el gobierno de Perón, la Argentina no dependía para tomar decisiones económicas de los dictados del FMI. ¿El resultado?: el crecimiento económico fue del 9% anual entre 2003-2007; las Reservas del Banco Central pasaron de 14.000 millones a 47.000 millones. Se estatizaron y recuperaron  empresas que fueron emblema de las privatizaciones liberales, como Aerolíneas Argentinas, el Correo Argentino, Astillero Río Santiago, y se crearon ENARSA y AYSA.

Anuncios


Deja un comentario

Grecia, el espejo más duro para Macri: la peor recesión del siglo en tiempos de paz

Alejandro Bercovich – https://www.baenegocios.com/economia-finanzas/Grecia-el-espejo-mas-duro-para-Macri-la-peor-recesion-del-siglo-en-tiempos-de-paz-20180607-0082.html

grecia - FMI

El “gran acuerdo para los argentinos” que anunció anoche el Gobierno con el Fondo Monetario, tal como lo definió horas antes en un brindis en la Casa Rosada el presidente Mauricio Macri, tiene un antecedente inquietante. En mayo de 2010, el FMI abrió un programa stand-by de alto acceso (el mismo que ahora suscribió la Argentina) con un país en problemas por un monto apenas inferior: u$s 40.000 millones. El país era Grecia y ese paquete de asistencia financiera -que totalizaba u$s 145.000 millones incluyendo los préstamos de la Unión Europea (UE) y el Banco Central Europeo- tenía una duración de tres años, al cabo de los cuales el organismo proyectaba un saneamiento total de la economía.

El resultado fue diametralmente opuesto: Grecia cumplió con todas las condiciones que impuso el Fondo pero terminó hundida no solo en la peor recesión de su historia sino también en la más dramática depresión económica que haya experimentado una nación en el último siglo sin haber atravesado una guerra. Un desplome del PBI del 27%, caídas del 40% del salario real, las jubilaciones y los planes sociales, una desocupación que supera el 22% y araña el 50% entre los jóvenes y una inversión real fija que bajó a la mitad en relación al PBI.

La severidad del ajuste que recetó el Fondo se palpa a cada paso en Atenas, donde vive la mitad de los griegos. Infraestructura abandonada, policías que no trabajan los fines de semana ni por las noches por falta de presupuesto, gente durmiendo en la calle, casas derruidas y paredes estampadas de graffitis que nadie limpia dibujan una postal inédita para una capital europea. Aun la de un estado que apenas representa el 2,5% de la economía de la UE y que nunca estuvo entre los más ricos de sus 27 miembros, pero que todavía tiene un ingreso per cápita de unos u$s 21.000 al año, casi 50% más que la Argentina.

Las tasas de suicidio, de las más bajas del planeta antes de la crisis, se dispararon un 13% entre 2008 y 2013. La prevalencia de enfermedades psicosomáticas se multiplicó. Más de 500.000 jóvenes (un 5% de la población pre-crisis) emigraron del país en busca de oportunidades en países más ricos y para los cuales no necesitan visa, como Alemania y Gran Bretaña. A diferencia del éxodo griego de la segunda posguerra, básicamente protagonizado por campesinos y trabajadores manuales, lo que se registró en la última década fue una fuga de cerebros, donde los emigrados son en su mayoría graduados universitarios.

Incluso luego de un 2017 durante el cual la economía helena anotó un rebote del 1,7% (el primer resultado positivo superior al punto porcentual desde 2007), las perspectivas a futuro no son para nada alentadoras. La relación deuda pública/PBI, que había superado el complicado umbral del 80% en 2010, hoy llega al 180%. Tras tres paquetes de asistencia que aportó la “troika” (el FMI, la UE y el BCE), los pasivos estatales superaron los 200.000 millones de euros. El Estado recién retomará su nivel de endeudamiento previo a la crisis en 2060 y si logra un crecimiento real del 2% promedio anual. El gobierno de la coalición izquierdista Syriza, que terminó por suscribir el tercero de esos paquetes aunque había asumido a mediados de 2015 con el mandato de terminar con las políticas de austeridad, dilapidó su capital político y probablemente deba ceder el poder en las próximas elecciones. Un tercio de los ministros del primer gabinete de Alexis Tsipras y casi 50 de sus diputados abandonaron el oficialismo en su primer año de gestión.

Chantaje

El actual vicecanciller Georgios Katrougalos, ministro de Trabajo durante los primeros dos años de Tsipras y ejecutor de los últimos tres de los 13 recortes de haberes jubilatorios registrados desde 2010, es lapidario al referirse a la relación con el organismo que ahora vuelve a abrazar el gobierno argentino. “Si hay alguna manera para cualquier país de evitar acudir al Fondo Monetario, ésa es mi sugerencia después de una experiencia muy amarga. Ellos no aceptan que tienen una posición ideológica. Se presentan como tecnócratas. Dicen que solo hacen recomendaciones generales y no demandan cosas concretas, pero la verdad es que imponen un micromanagement”, dijo el funcionario a BAE Negocios. “Espero que nunca más Grecia tenga que pedir la intervención del FMI. Uno no puede resistir el chantaje del Fondo si está bajo un acuerdo”, abundó.

Ese “micromanagement” incluyó condicionalidades muy específicas (la troika forzó por ejemplo la prohibición de las paritarias a nivel nacional y sectorial, una tradición muy arraigada en Grecia, al igual que en Argentina) y también la radicación en el país de enviados del FMI que asumieron el rol de veedores en varios ministerios. El ex secretario de Presupuesto del gobierno derechista de Antoni Samaras, Jaris Theojaris, explicó a este diario que “el recorte a las jubilaciones fue un pedido específico el FMI”. Y añadió que “a pesar de haber hecho ya varios recortes, el gobierno ya anunció un nuevo ajuste grande a partir del primero de enero de 2019, equivalente al 1% del PBI”.

“Teníamos dos personas residentes todo el tiempo y una misión de revisión cada tres meses, además de misiones específicas para verificar el cumplimiento de ciertas metas”, contó el exfuncionario, actual diputado independiente. “Hubo muchas medidas que el programa impuso que estaban mal y que no debimos haber implementado de ninguna manera pero debimos aplicar por los acreedores. Hubo otras con las que acordamos pero que debimos aplicar con otro calendario o con otra lógica”, agregó.

Tutela

El economista Leonidas Vatikiotis, profesor universitario y habitual polemista en los medios atenienses, recordó que “cuando escuchamos por primera vez que habría un acuerdo con el FMI, allá por 2010, lo primero que le dijeron los dirigentes políticos a la población griega es que el FMI había cambiado. Que no era el FMI que destruyó a la Argentina y a varios otros países de Latinoamérica en los 90”. Un discurso idéntico al que desplegó Nicolás Dujovne desde que el Gobierno entabló las primeras negociaciones con el Fondo desde 2005.

Si bien Grecia recibió importantes flujos de capital de los socios ricos de la UE desde que se fundó el bloque comunitario y no incrementó su productividad al ritmo que se habría requerido para que la adopción del euro no se convirtiera en una máquina de engrosar su déficit externo, el disparador de su crisis de deuda fue un déficit fiscal insostenible durante el lustro previo a 2010, que se hizo imposible de financiar tras la crisis global de 2008. Pero contra lo que instalaron los delegados de la troika, ese déficit no se engrosó porque la población griega haya “vivido por encima de sus posibilidades” sino por rubros específicos del gasto público que se dispararon tras la creación de la UE, como el militar.

El presupuesto heleno en defensa fue durante toda la década previa a la crisis el segundo mayor de la OTAN en relación al PBI, solo superado por el estadounidense. Aviones, misiles, tanques y barcos de guerra fueron adquiridos casi con exclusividad a Francia, cuyos mayores bancos financiaron las compras. Antes de asumir como directora gerente del FMI en 2011, cuando todavía era ministra de Economía del presidente galo Nicolas Sarkozy, Christine Lagarde se abocó a reducir la exposición de esos bancos al “riesgo griego”. Al igual que los alemanes, los bancos franceses se deshicieron sin quita de los bonos por los cuales habían cobrado jugosos intereses durante los años previos. Todo el riesgo pasó a los bancos y al Estado griego, que después debió acudir a los rescates.

La tragedia del país donde nació la democracia hace 25 siglos parece no tener fin. Y el corset del euro no ayuda. Todas las catástrofes que auguraban los bancos para Grecia si abandonaba la moneda comunitaria ocurrieron sin que lo hiciera, pero se agravarían en lo inmediato si ahora tomara esa decisión. Es la encerrona a la expone el recetario del ajuste fiscal a una economía con alto déficit externo y sin autonomía monetaria. Un escenario que no es idéntico al argentino actual, pero que se le parece demasiado como para no inquietarse por el regreso del Fondo Monetario. Ese viejo conocido que auspició el blindaje de 2000 y el megacanje de 2001, justo antes de que la convertibilidad volara por el aire. Y que impuso las mismas políticas recesivas en Grecia durante la última década. Aunque digan que cambió.


Deja un comentario

Síntesis histórica de entregas y desmanes de gobiernos liberales

Carlos Andrés Ortiz – http://www.rebelion.org/noticia.php?id=242414&titular=s%EDntesis-hist%F3rica-de-entregas-y-desmanes-de-gobiernos-liberales-

 

no

No son solo los brutales tarifazos, que vuelven impagables los servicios públicos esenciales. Es la cadena interminable de aberraciones de todo tipo lesivas al Interés Nacional perpetradas sin solución de continuidad por el actual gobierno neoliberal de Argentina; cuando no de maniobras y/o negociados escandalosos, que superan con creces acciones vergonzosas que marcaron el accionar de diversos gobiernos liberales –antinacionales por definición-, en sucesivos y largos períodos de la historia energética argentina.

Una breve síntesis histórica muestra las constantes del accionar liberal antinacional:

– La dependencia del carbón británico en el siglo XIX y comienzos del XX se mantuvo e incluso profundizó, mientras se frenaba la explotación petrolífera y se argumentaba la inexistencia de petróleo, gas y carbón nacionales, pese a las contundentes evidencias en contrario; ni la crisis de abastecimiento de carbón, a consecuencia de la primera guerra mundial, hizo cambiar el enfoque dependiente, mantenido por la oligarquía argentina y los intereses creados fuertemente subordinados a los británicos.

– Los manejos oligopólicos de las petroleras anglosajonas, con precios artificialmente caros (el repetido argumento de “los precios internacionales”, reflotado hoy por Macri – Aranguren y sus operadores), fueron una constante, que solo el accionar de YPF revirtió en los breves períodos históricos en los que se enfatizó el rol estratégico de la petrolera estatal al servicio del desarrollo nacional.

– negociados vinculados a las concesiones de los servicios de electricidad, antes manejadas por los concejales de cada ciudad (principalmente de Buenos Aires), con tarifas caras con sobreutilidades avaladas por los municipios, dieron lugar al concepto de “concejales chadistas” (en alusión a la por entonces poderosa empresa generadora eléctrica CHADE, de capitales extranjeros, luego redenominada CADE y después CIADE).

– Durante “el proceso”, con el respaldo de Videla y sus secuaces, Martínez De Hoz consumó un atroz negociado, comprando las chatarras de CIADE por un valor muy superior al real. No por casualidad, el impresentable ministro estaba vinculado a la CIADE.

– Los ataques a la petrolera estatal, aun antes de crearse YPF con legisladores conservadores como ariete y las petroleras extranjeras como instigadoras, conforman una vergonzosa constante histórica de los gobiernos de orientación económica liberal; pues la oligarquía campera se oponía (y sigue oponiéndose) tenazmente a todo lo que pudiera cambiar la economía pastoril, subordinada a Gran Bretaña (hoy a las potencias atlantistas), con una cerrazón mental que excluía (y excluye aun hoy) toda posibilidad de desarrollo industrial y tecnológico nacional, y a alterar el esquema socio económico semi feudal con patrones ahítos de riquezas y poder, con la contraparte de peones y obreros pobres y carentes de todo derecho social.

– Las mendaces campañas anti hidroeléctricas en la primera mitad del siglo XX, como extorsivas medidas para impedir competencia a las centrales movidas a petróleo o carbón (que incluso llevaron a encarcelar con difamaciones al Ing. Carlos Cassaffousth y al emprendedor Juan Bialet Massé, que construyeron el Dique e Hidroeléctrica San Roque); luego pasarían a ser suplantadas por falaces argumentos de “sobreinversiones innecesarias”, o de “costos financieros de inversión no competitivos” u otras falsedades similares, esgrimidas por los tecnócratas personeros de los intereses termoeléctricos, vinculados con los consumos de petróleo y gas.

– Desde los años ’80 del siglo pasado, las transnacionales del ecologismo cavernario –principalmente británicas- fueron el nuevo ariete utilizado contra la generación hidroeléctrica y la nuclear, con una retahíla de mentiras sin sustento técnico basadas en instigar miedos irracionales, defendidas como dogmas pseudo religiosos con los cuales engañan a la gente y motivan a “progresías” fuera de foco.

– Las compras de combustible a la Unión Soviética, como canje de productos primarios argentinos y en condiciones ventajosas respecto a las importaciones provenientes de “las siete hermanas” oligopólicas anglosajonas, concretadas a principios del siglo XX, fueron duramente criticadas por los diarios conservadores y legisladores del establishment, simplemente por cuestiones ideológicas, como excusas para impedirlas.

– El golpe de Estado “con olor a petróleo” de 1930, tuvo fuertes indicios de haber sido instigado por Shell y Esso para aumentar los precios internos de los combustibles y debilitar a YPF, que dominaba el mercado, merced al accionar de los patriotas Generales Ingenieros Mosconi y Baldrich (que serían perseguido y encarcelado respectivamente, como clara venganza del establishment liberal apátrida, por defender los Intereses Nacionales).

– Las sucesivas maniobras de descrédito contra YPF (petrolera), Gas del Estado, YCF (carbonífera) y la CNEA (nuclear), fueron operadas tras bambalinas por personeros al servicio de oscuros intereses, sospechados o con fuertes indicios de ser funcionales a los intereses de las petroleras extranjeras oligopólicas que operaban en nuestro país. A partir del tristemente célebre “proceso”, se perpetró un endeudamiento irracional de las empresas estatales, asumiendo abultados créditos que iban a enjugar los desmanejos del Tesoro Nacional perpetrados por “Joe” Martínez De Hoz y sus continuadores, bajo la cobertura de las FFAA y FFSS operando como tropas de ocupación al servicio de los intereses extranjeros. Dolorosa realidad que los militares proceseros – liberales se niegan a asumir y mucho menos a rectificar tan erróneas y apátridas posturas, insistiendo en apoyar a gobiernos antinacionales bajo una falsa pátina de formalidades huecas supuestamente “patrióticas y nacionalistas”. Este punto amerita un análisis en artículo separado.

– La fatídica década del ’90 (1989-2001) con el neoliberalismo salvaje vestido con ropaje “democrático” y modales “suaves” de persuasión a base de presiones y/o golpes de billetera instaló la partidocracia cleptocrática al final fuertemente represiva, bajo cuyo marco se completaron las “tareas sucias” de desguace estatal, muy acentuadas en el Sector Energético, comenzadas por el proceso y no alteradas en su esencia por el interregno de Alfonsín. Se desguazaron y “privatizaron” (eufemismo de extranjerización en muchos casos) empresas de enorme valor estratégico, como YPF, Gas del Estado, YCF, precarizándose presupuestos del Sector Nuclear y se hizo desaparecer Agua y Energía Eléctrica, perdiéndose valiosos archivos con décadas de informaciones técnicas; permitiéndose el saqueo ilimitado y las fugas de divisas resultantes de nuestras valiosas reservas de petróleo y gas, trabajosamente logradas en largos años del accionar de YPF y Gas del Estado, dilapidadas con alevosía en esos pocos años. Priorizaron exportar (fugando las divisas) antes que atender a los consumidores argentinos. Se puede ver que la historia se repite hoy, como constante de gobiernos liberales, o sea opuestos a los Intereses Nacionales.

– En los últimos años, el ecologismo transnacional de tipo cavernario, fogonea las costosas, ineficientes y poco competitivas energías solar y eólica, incapaces de funcionar como energías de base, atándonos a condiciones contractuales leoninas, con tarifas dolarizadas e indexadas y con privilegios para la venta de energía sin importar los precios mayores que vamos a soportar, lo cual agregará precariedad y falta de competitividad a la ya muy castigada economía argentina. Greenpeace, WWF y similares (transnacionales británicas del ultra ecologismo), operan como aliadas de las petroleras, y sus personeros ocupan puestos relevantes en el esquema de gobierno del neoliberalismo en Argentina.

En esencia, la discusión pasa por el rol que se les da a los insumos energéticos, degradados como simples mercancías y servicios comunes por los voceros del liberalismo apátrida; para ocultar maliciosamente el importantísimo rol estratégico que revisten y que hacen imprescindible un activo rol de Estado en tan importantes rubros de la economía.

Hoy el personero de la británica – holandesa Shell, el actual ministro de energía Aranguren, repite la falacia largamente sostenida por los liberales, pretendiendo quitarle importancia al autoabastecimiento y al enorme rol estratégico del Sector Energético; mientras se encadena el futuro del país a una desastrosa realidad energética. Esto se analizará por separado.

Carlos Andrés Ortiz. Analista de Temas Económicos y Geopolíticos


Deja un comentario

A quince años de la asunción de Kirchner

Por  Cristina Fernández de Kirchner – https://www.elcohetealaluna.com/cfk-escribe-sobre-la-vuelta-al-fmi/

15

Lo que sigue es el texto completo del documento elaborado por la ex presidente:

Introducción

El viernes 25 de mayo de 2018, se cumplen 15 años de la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia de la Nación y de su histórico discurso ante la Asamblea Legislativa. El presente documento, de circulación interna para las distintas fuerzas políticas, sociales y sindicales que integran el colectivo de Unidad Ciudadana, tiene por objeto aportar elementos de análisis y reflexión sobre la situación actual del país y su contexto histórico. Tenemos la certeza de que es imposible desentrañar lo que está pasando sin entender porqué y como se llegó. A su vez, intentamos descifrar las claves y anticipar lo que sobrevendrá al país, en caso de acceder por trigésima vez al sistema Stand By del FMI.

En este marco, es esencial entender el verdadero rol del FMI como prestamista de última instancia que, cuando lo hace, impone programas económicos de ajuste bajo el eufemismo de condicionalidades, que impactan negativamente en el desarrollo económico y social de los países. El primer programa aplicado en Argentina fue lo que se conoció como ‘Plan de estabilización y desarrollo económico’ anunciado el 29 de diciembre de 1958 por Arturo Frondizi. No se conoce un sólo país en el mundo que haya aplicado programas de este organismo y que haya mejorado su situación económica y social. Por el contrario, el resultado ha sido siempre marcadamente negativo.

La Asunción de Néstor Kirchner. Cómo estaban las instituciones, la economía, la política y la sociedad.

Las instituciones

El 25 de mayo del 2003, Néstor Kirchner recibió los atributos presidenciales de un senador de la Nación: banda y bastón le fueron entregados ante una Asamblea Legislativa que vio desfilar a 4 presidentes en dos semanas, luego de los trágicos sucesos del 19 y 20 de diciembre de 2001, en que la represión ordenada por el gobierno de la primera Alianza se cobró la vida de muchos argentinos en las calles.

Se produce de esta manera, como nota distintiva, la resolución de una crisis institucional en el marco de la Constitución Nacional, desplazando, por primera vez en la historia, al habitual dispositivo político de crisis aplicado en la Argentina desde 1930: las fuerzas armadas.

Sin embargo, a mediados del año 2002, quien ocupaba la presidencia de la Nación por mandato de la Asamblea Legislativa, a raíz de los sucesos de diciembre de 2001, debió adelantar las elecciones presidenciales luego de que las fuerzas de seguridad asesinaran a dos militantes políticos en una protesta social.

La política

Néstor Kirchner accede a la Presidencia de la Nación con apenas el 22% de los votos. El balotaje previsto por la Constitución Nacional, que debía sumarle a la legalidad de la elección democrática del 27 de abril de 2003 la legitimidad del voto popular, nunca tuvo lugar, por la renuncia de quien había obtenido el 24% de los votos en primera vuelta.

De esta manera, Néstor Kirchner asume en las peores condiciones políticas. Es el presidente argentino electo con el menor porcentaje de votos de la historia. Menos aún que el radical Arturo Illia que, en 1963, merced a la proscripción del peronismo, llega a la presidencia de la Nación con apenas el 25% de los votos.

La economía

Néstor Kirchner asumió en el 2003 con el mayor default de deuda soberana de la historia del mundo sobre su espalda. La industria era sólo un buen recuerdo del pasado. Desocupación y sub-ocupación superaban holgadamente los dos dígitos, la mitad de los trabajadores y trabajadoras argentinas no estaban registrados y millones que habían sido expulsados del aparato productivo, por destrucción del empleo o por las privatizaciones, no podían acceder a una jubilación. La miseria y la indigencia registraban los peores índices históricos, y los salarios y las jubilaciones de los que aún estaban dentro del sistema, habían sufrido un grave deterioro por la pérdida del poder adquisitivo a causa de la crisis.

La lista de calamidades en la economía resultaba interminable, pero tal vez el reflejo más brutal del grado de su deterioro era que, junto al peso argentino devaluado, coexistían 16 cuasi monedas. Una cuasi moneda nacional, el Lecop y 15 cuasi monedas provinciales: el Patacón (Buenos Aires), la Lecor (Córdoba), el Federal (Entre Ríos), el Cecacor (Corrientes), el Bocade (Tucumán), el Petrom (Mendoza), el Cemis (Misiones), el Huarpes (San Juan), el Quebracho (Chaco), el Bocanfor (Formosa), Bono Ley 4748 (Catamarca), las Letras (Tierra del Fuego), el Petrobono (Chubut), el Petrobono (Rio Negro) y el Bocade (La Rioja).

La sociedad

En ese 2003 la sociedad miraba con desprecio y escepticismo a la política y a toda su clase dirigencial, cualquiera fuera su actividad.

Los argentinos y las argentinas que, finalizada la dictadura más sangrienta de nuestra historia, habían creído que “con la democracia se cura, se come y se educa”, se sumaron no sólo a los que creyeron en la “revolución productiva” y el “salariazo”, sino también, a los que creyeron que “con el dinero que se le saque a la corrupción política se solucionaban todos los problemas del país”.

Finalmente, la persistencia y el agravamiento de los problemas económicos, sumados a escándalos institucionales como los de “la Banelco” -para aprobar la reforma laboral-, terminaron uniendo a todos y todas, de izquierda a derecha, en la consigna “que se vayan todos”.

Más dramático aún. Las colas interminables de compatriotas ante las embajadas extranjeras en Buenos Aires daban cuenta de algo peor: miles de argentinos y argentinas habían decidido irse, ellos, del país.

En este marco de crisis institucional, política y económica, asume como presidente de los argentinos Néstor Carlos Kirchner, con sólo el 22% de los votos -menos votos que desocupados- y con la responsabilidad de gobernar un país y representar a una sociedad que no creía en nada ni en nadie.

Sin embargo, a los dos años y medio de gestión, Néstor Kirchner había reestructurado el 76% de la deuda externa defaulteada y pagado íntegramente la deuda de la Argentina con el FMI, permitiendo así al gobierno, comenzar a desarrollar una política económica con autonomía nacional en la toma de decisiones.

Cabe aclarar que el presente documento no tiene por objeto enumerar la gestión de gobierno que se inició en el 2003 y culminó en el 2015 y que significara un crecimiento inédito del producto bruto nacional y una movilidad social ascendente sólo comparable a la de los primeros dos gobiernos del General Perón.

La asunción de Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos. Como estaban las instituciones, la economía, la política y la sociedad.

La contracara de aquella asunción del 25 de mayo de 2003, la constituye la asunción de Mauricio Macri y el gobierno de la Alianza Cambiemos el 10 de diciembre de 2015.

Mauricio Macri es el primer presidente del período democrático que va de 1983 a 2015, que asume sin crisis institucional, política, social, ni económica. Si hacemos un ejercicio para comparar la situación en relación a la asunción de Néstor Kirchner, tal vez lo más demostrativo se da en los mismos cuatro planos analizados previamente: lo institucional, lo político, lo económico y social.

Las instituciones

A diferencia de aquel 2003, el gobierno que culmina en el 2015 lo hace después de completar 3 períodos presidenciales completos de gobierno, rompiendo, de esta manera, el maleficio de los gobiernos democráticos, nacionales y populares que hoy se identifican bajo el nombre de populismo.

En efecto, el gobierno de Irigoyen, derrocado por el primer golpe de Estado, no pudo siquiera completar su segundo mandato. Similar situación atravesó el ciclo peronista iniciado en 1946, cuando, durante el segundo gobierno del General Perón, se produce el golpe de Estado de 1955, autodenominado Revolución Libertadora.

El presidente Alfonsín debió entregar el poder antes de finalizar su único mandato. Su renuncia, que provoca el adelantamiento de la entrega del gobierno, se produce en medio de la hiperinflación.

Esto coloca al gobierno iniciado en 2003, y cuya gestión finalizara al cumplir completamente su tercer mandato, en un lugar único en la historia nacional conectándolo, además, con un hecho más singular aún en la política argentina: es el único gobierno argentino que al terminar su último mandato es despedido por cientos de miles de argentinos y argentinas en una Plaza de Mayo desbordada en sus calles laterales, avenidas y diagonales de acceso.

La política

En este plano, también la diferencia con aquel 2003 es más que notoria. A diferencia del débil 22% de los votos con los cuales Néstor Kirchner accede a la presidencia en un marco de legalidad, pero totalmente carente de legitimidad política, Mauricio Macri lo hace luego de un balotaje obteniendo poco más del 51% de los votos. Se combinaban virtuosamente legalidad y legitimidad, constituyendo sin dudas la mejor y más poderosa fórmula para gobernar el país.

Además, nunca se había producido en nuestro país la transferencia constitucional de un gobierno de orientación nacional, popular y democrática a otro de orientación opuesta, sobre todo en lo que hace a la concepción del rol del Estado y la economía.

En efecto, la trasferencia gubernamental democrática operada en 1999, tuvo la particularidad de que la primera Alianza, que había ganado las elecciones, confirmaba el programa económico del gobierno al que sucedía: convertibilidad y modelo de privatizaciones.

La economía

Sin embargo, es en la economía donde pueden distinguirse tres hitos que son estructurales y que diferencian una asunción de la otra:

I. El FMI había monitoreado y auditado la economía argentina desde la firma del primer préstamo Stand-By en el año 1958, durante la gestión de Arturo Frondizi.

Aquellos monitoreos y auditorías se prolongaron durante los sucesivos gobiernos argentinos, democráticos o de facto, y llegaron a su máxima expresión con la convertibilidad y las privatizaciones de los ’90, exhibidas al mundo por el FMI como modelo ejemplar, pero sufridas por nuestra Nación y nuestro pueblo.

En el año 2005, Néstor Kirchner decide pagar totalmente la deuda con el FMI para anunciar que las decisiones de política económica las tomaban quienes habían sido electos por los argentinos y las argentinas.

De esta manera, hasta la actualidad, los únicos dos ciclos de gobierno que nunca sometieron sus políticas al FMI fueron los gobiernos del General Perón y y los de Néstor y Cristina Kirchner.

II. A diferencia del default de deuda soberana más grande del mundo con que Néstor Kirchner asume como presidente de la Nación, la deuda externa argentina, al momento que asume Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos, era la más baja de nuestra historia y una de las menores del mundo en su relación con el producto bruto interno.

A los dos años y medio de su gestión, Néstor Kirchner había reestructurado la deuda soberana en un 76% obteniendo, además, una quita de intereses inédita, no sólo en nuestra historia, sino a nivel mundial.

En septiembre del año 2008 el mundo se desplomó. La caída de Lehman Brothers y la crisis de las hipotecas sub-prime en Estados Unidos, producen el mayor colapso económico-financiero del que se tenga memoria, sólo comparable, en su magnitud y gravedad a escala global, con la gran depresión de 1930.

Pese a ello, el segundo gobierno iniciado en diciembre de 2007, continuó avanzando en el proceso de reestructuración de deuda soberana de Argentina, y en el año 2010 llevó la reestructuración y normalización de la deuda al 93%, incorporando a acreedores que no habían ingresado al primer canje. En el año 2014, reestructura el 100% de la deuda con el Club de París, cuyo origen se remontaba al año 1956 y comienza su pago.

III. Entre 2003 y 2015, también se había realizado una fuerte recuperación de capital argentino, enajenado con la política de privatizaciones de los ’90:

Se nacionalizó YPF con su valioso yacimiento de Vaca Muerta, a los efectos de recuperar la soberanía energética perdida en los ’90 con la comprensión de que la energía es un componente esencial en la ecuación del desarrollo nacional. También se reincorporaron al patrimonio nacional Aerolíneas Argentinas, AySA y el Correo Argentino.

Se recuperó la administración de los recursos de los trabajadores que había sido privatizada a través de las AFJP en los ’90. Esto significó, además, incorporar al patrimonio de la Nación la importante participación accionaria en las principales empresas argentinas que habían obtenido préstamos de aquellos recursos a través de las AFJP. Esta recuperación implicó, además, un importante ahorro equivalente a un tercio de los recursos de los trabajadores que las Administradoras privadas habían cobrado en concepto de comisiones.

Más allá de que este documento no tiene por objeto describir el desarrollo de la gestión y las obras realizadas entre 2003 y 2015, para reflejar la magnitud de lo hecho, basta mencionar que, al finalizar los tres períodos de gobierno, tres de las regiones más importantes del país, NEA, NOA y Patagonia, habían sido conectadas al sistema eléctrico nacional y anilladas para su seguridad. También se habían terminado obras estratégicas paralizadas desde décadas, se había producido una verdadera apertura al mundo con la firma de dos acuerdos estratégicos, en materia económica, con nuevas potencias mundiales y se habían lanzado, al espacio, dos satélites íntegramente diseñados y construidos en Argentina.

En el mismo sentido, y sobre las verdaderas condiciones de la economía argentina a diciembre de 2015, dan cuenta no sólo los prospectos que figuran en los títulos de deuda emitidos para el pago a los fondos buitre y para el bono de deuda a 100 años, sino también el informe para inversores extranjeros “Argentina: land of oportunities. Strong Country Fundamentals” (adjunto a pie de párrafo), difundido con motivo del Foro de Inversiones y Negocios conocido bajo el nombre de “Mini Davos”, que se celebrara en Buenos Aires entre el 12 y el 15 de septiembre de 2016 y en el que participaran alrededor 67 países y 970 empresas internacionales, entre otras: JP Morgan; Dow Chemical Company; Coca-Cola; Siemens; British Petroleum; Cisco Systems; IBM; Novartis; Lithium Americas Corp; Adecco LATAM; Goldman Sachs; Louis Dreyfus Company.

Esto demuestra que el discurso de “la pesada herencia” fue una verdadera mentira sostenida por el blindaje mediático y propalada por la cadena nacional privada de la desinformación de los grupos hegemónicos de comunicación. Raya en lo ridículo y viola el más elemental sentido común, pretender que un país que estaba “fundido” logre obtener más de 100.000 millones de dólares de los mercados internacionales.

Los mercados internacionales, más allá de la información que pueda dar cualquier país, cuentan, como no puede ser de otro modo, con información propia acerca del estado de las finanzas de los países a los que les prestan. El hecho de que Argentina fuera, durante los años 2016 y 2017, el país que más deuda soberana emitiera en el mundo, dan cuenta de la solidez de la herencia recibida.

Que los mercados internacionales no prestan atención a los discursos, dan cuenta los hechos sucedidos en el último mes en la Argentina. Tras dos años y medio de gobierno de la Alianza Cambiemos y pese a los discursos “optimistas” de Mauricio Macri, sus funcionarios y los medios de comunicación; los mercados financieros, advirtiendo la inconsistencia, en el mediano plazo, del modelo económico de endeudamiento y especulación, decidieron retirarse de la Argentina provocando la corrida cambiaria que desembocó en la vuelta al FMI.

Resulta muy claro, ahora, que Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos, pudieron mentirles a los argentinos gracias a un inédito blindaje mediático en la historia argentina. Sin embargo, no pudieron hacer lo mismo con la SEC (Securities and Exchange Commission) de los Estados Unidos al emitir títulos de deuda en ese país. Alguna dirigente de Cambiemos debería reconsiderar recientes expresiones en ese sentido, porque estaría poniendo al país en un lugar sin retorno y al presidente, y a los funcionarios intervinientes en la emisión de deuda soberana, en una grave situación penal ante la justicia norteamericana.

Patética y dramáticamente, la realidad siempre aflora. Argentina, como en el juego de la OCA, y a 15 años del 25 de mayo de 2003, retrocede y vuelve al FMI.

La sociedad

A fines del 2015, la sociedad tampoco era la misma que había recibido a Néstor Kirchner como presidente en 2003.

Lejos de irse, numerosos argentinos y argentinas cuya profesión era la investigación científica, habían retornado al país.

Los jubilados ya no hacían marchas en el Parlamento reclamando el aumento de sus jubilaciones, ni tampoco hacían llorar, frente a las cámaras de TV, a un Ministro de Economía. Argentina no sólo había logrado la mayor cobertura previsional (97%) del continente, lo que convertía a la jubilación en un bien de acceso universal, sino que además tenían el mejor haber previsional.

Los trabajadores y trabajadoras en relación de dependencia tenían los mejores salarios en dólares de América Latina, y los niveles de desocupación y trabajo no registrado alcanzaron su mínimo histórico. Existía, además, una sólida red de contención social para los más necesitados.

IV A sólo dos años y medio del gobierno de Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos, la Argentina vuelve al FMI.

El 8 de mayo de 2018, Mauricio Macri, en cadena nacional privada, luego de la primera corrida cambiaria que tuvo lugar durante su gobierno y que comenzó el 25 de abril de 2018, anuncia que, en su carácter de presidente de la Nación, ha “decidido iniciar conversaciones con el FMI para que nos otorgue una línea de apoyo financiero”.

¿Qué pasó en apenas dos años y medio de gobierno de la Alianza Cambiemos, para que a la Argentina la hagan volver al FMI?

La pregunta es inevitable, sobre todo cuando nuestro país contaba, a diciembre de 2015, con la deuda soberana más baja de su historia, y una de las menores del mundo en relación a su PBI. Por si esto no bastara, en los dos años y medio del gobierno de Mauricio Macri, ingresaron más de 100.000 millones de dólares en concepto de nuevo endeudamiento, y se batieron récords globales de toma de deuda. En efecto, en el año 2017, las principales agencias económicas internacionales dieron cuenta de que el gobierno de Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos era el que más deuda externa había tomado en los últimos dos años, superando a China, Rusia, Arabia Saudita y Qatar, entre otros.

Sin embargo, y pese a ello, no pudieron frenar una corrida cambiaria y perdieron 10 mil millones de dólares en tan sólo 15 días. Un monto similar había ingresado al país en enero de este año por una nueva toma de deuda soberana. Y lo peor de todo: pese a esa inédita pérdida de reservas en tan corto plazo, la corrida provocó, además, una devaluación del 25% del peso argentino, que alcanzó, así, al 40% desde diciembre de 2017.

Para dimensionar la catástrofe, téngase en cuenta que, en apenas 15 días, se perdió el equivalente a dos YPF (con dos 2 Vaca Muerta) o la deuda completa que reestructuramos con el Club de Paris.

La catástrofe financiera y cambiaria adquiere, además, ribetes de tragedia cuando, Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos, le comunican a los argentinos y argentinas que han decido volver al FMI a pedir préstamos.

A partir de allí, el gobierno ensaya otra vez el remanido y ya insostenible argumento de la “pesada herencia”. Esta vez, sin resultado social y sólo sostenido por el discurso encubridor de los “gurúes” y “consultores” rentados de la City, devenidos en tragicómicos. A esta altura de los hechos, ya resulta inocultable que fue, precisamente la “pesada herencia” del desendeudamiento, la que le permitió a Mauricio Macri la toma de deuda soberana que figura como récord a nivel global.

Por si todo ello fuera poco, es patético el desempeño y ridículos los argumentos de los funcionarios que tuvieron que administrar la primera corrida cambiaria del gobierno de Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos, cuando pretenden justificar lo que hicieron con el aumento de medio punto de la tasa de interés de la FED.

El gobierno que concluyó en diciembre de 2015, que no tenía acceso a los mercados de capitales por el default que provocó la primera Alianza en 2001 y que además sufría el hostigamiento permanente de los fondos buitre, soportó y superó cinco corridas cambiarias:

Número de corrida. Contexto de cada corrida cambiaria. Duración y monto

1ra corrida cambiaria. . Comienzo de la crisis financiera internacional. . Elecciones presidenciales de 2007. De julio a octubre de 2007. USD 7.100 millones.

2da corrida cambiaria. . Lock-out patronal rural. Mayor crisis global desde 1930: quiebra de Lehman Brothers, rescate de AIG y crisis de las hipotecas sub-prime. Estatización de las AFJP. De abril a octubre de 2008. USD 18.500 millones.

3ra corrida cambiaria. . Agravamiento de la crisis financiera internacional que impactaba en la región. De febrero a julio de 2009. USD 11.500 millones.

4ta corrida cambiaria. . Decisión de pago de deuda soberana con reservas de libre disponibilidad. . Atrincheramiento del presidente del BCRA. De enero a abril de 2010. USD 5.530 millones.

5ta corrida cambiaria. . Elecciones presidenciales de 2011 (hecho absolutamente dominante).

. Nuevas facetas de la crisis financiera internacional que impactaba en las economías de la periferia de Europa. De abril a octubre de 2011. USD 17.500 millones.

Una rápida lectura de este cuadro, no sólo permite ver la magnitud de los acontecimientos nacionales e internacionales que tuvo que enfrentar el gobierno anterior sino, además, la extensa duración de cada uno de estos episodios.

El gobierno que finalizó su mandato en 2015, a pesar de no tener acceso al mercado de capitales por el hostigamiento de los fondos buitre, de enfrentar una crisis internacional sin precedentes, de padecer un inédito lock-out patronal y de lidiar con una brutal oposición política, mediática, judicial y parlamentaria, que llegó inclusive a impedir la sanción de la ley de presupuesto nacional en el año 2010, no sólo soportó 5 corridas cambiarias, sino que, además, cumplió rigurosamente con los pagos en dólares de la deuda soberana reestructurada, esta sí pesada herencia de los anteriores gobiernos desde 1976.

A esta altura, es más que evidente que el gobierno de Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos, que pudo contar con acceso al mercado de capitales por más de 100 mil millones de dólares y tuvo la colaboración de un sector de la oposición para aprobar las principales leyes que envió al Congreso de la Nación (pago a los fondos buitre, “reparación histórica”, blanqueo y reforma previsional, entre otras), recurrió al Fondo Monetario Internacional por el fracaso estrepitoso de un modelo de saqueo y destrucción de la Nación gestionado por un grupo de empresarios devenidos en políticos.

Es que el gobierno de Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos llega a la conducción del Estado nacional sólo con un plan para sus propios negocios y con un sinnúmero de prejuicios políticos y culturales que, sumados a la ignorancia de la historia y el contexto global, los llevó a creer que su sola llegada al gobierno y sus “buenos modales” provocarían, entre otras cosas, una “lluvia de inversiones”.

“Lluvia de inversiones” que nunca especificaron cuales serían, en qué sector de la economía se darían y que modelo de desarrollo promoverían. Y “buenos modales” que no son más que la aceptación, lisa y llana, de todas las demandas de los grupos de poder en Argentina.

V El Verdadero Problema

Los negociados

Del plan de negocios de los empresarios que hoy conforman el gobierno, dan cuenta el escándalo de los Panamá Papers, el blanqueo de la familia del presidente y de sus funcionarios, el escándalo del Correo Argentino, el negociado de las aerolíneas con Avianca, Flybondi y las low cost que perjudica a Aerolíneas Argentinas, Quintana y Farmacity, Aranguren y Shell, Caputo, las offshore y los bancos y fondos de inversión comprometidos en la emisión de deuda soberana de la Argentina, Dujovne, el ministro “coordinador” evasor primero y blanqueador después, hasta llegar al negociado de las energéticas de los parientes y amigos del presidente, que se garantizan ganancias multimillonarias con un tarifazo insoportable para los argentinos y argentinas y de marcado sesgo recesivo para PyMES, comercios y la actividad económica en general.

Los prejuicios

El gobierno de Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos parte de antiguos prejuicios sobre los gobiernos nacionales, populares y democráticos, a los que define como populistas. Como todo prejuicio, carece de racionalidad y sólo obedece al campo de lo cultural-emocional.

Bajo este banal marco de análisis, caracteriza al gobierno anterior como un gobierno “no amigable” con el mercado y de “malos modales” para con los empresarios, considerando que, si se hace todo lo que solicitan los distintos actores de la economía, se creará un clima virtuoso de negocios que favorecerá el crecimiento de la actividad económica.

A continuación, pasamos a identificar los principales reclamos que, durante 12 años y medio, los distintos sectores de la economía realizaron al gobierno anterior.

Sector agropecuario. . Eliminación de las retenciones.

Mejora del tipo de cambio. Léase: Devaluar.

Libre exportación de carne y eliminación del sistema ROE.

Sector exportadoras. . Eliminación del plazo para liquidar exportaciones.

Sector minero. Eliminación de las retenciones y del plazo para liquidar exportaciones.

Sector energético. . Llevar el precio del petróleo, la energía y los combustibles al precio internacional de importación y dolarizado. “Desestatizar” YPF.

Flexibilizar el empleo: bajar salarios y “simplificar” convenios laborales.

Servicios públicos: generación, transporte y distribución. . Llevar las tarifas a precio internacional. Léase: dolarizarlas.

Sector financiero y bursátil. . Pagar a los fondos buitre lo que pedían.

Eliminar las restricciones para la libre entrada y salida de capitales y sacar a la Argentina de la condición de mercado de capitales fronterizo.

Tasa de interés positiva y eliminación de las restricciones cambiarias. Léase: libertad para la compra ilimitada de dólares.

Eliminar la afectación de un porcentaje de los depósitos al financiamiento productivo.

Eliminar las regulaciones del mercado de capitales, en particular el poder de la Comisión Nacional de Valores de intervenir las empresas.

Unificar todas las bolsas en una sola (ByMA), para facilitar más la operación desde el exterior.

Reimplantar el sistema de ajuste por inflación en los balances.

Internacionalizar el sector financiero.

Unión Industrial Argentina (UIA).

Pagar a los buitres todo lo que pedían.

Eliminar restricciones cambiarias, como así también los requisitos para la salida y entrada de capitales.

Eliminar todas las medidas de administración del comercio exterior. Léase: eliminar las restricciones a las importaciones.

Tener un tipo de cambio más competitivo. Léase: devaluar.

Reimplantar el sistema de ajuste por inflación en los balances.

“Flexibilización” laboral.

Elevar el tope del plan de facilidades de pago de la AFIP.

Mejorar el acceso al crédito (internacional).

Supermercados . Poner fin al programa de precios cuidados y de todo tipo de administración de precios, en especial la llamada ley de abastecimiento que permitía controlar abusos.

Empresas Transnacionales. . Liberar el ingreso y salida de capitales y posibilitar el giro de dividendos a sus casas matrices en forma ilimitada. Acuerdos de libre comercio con USA y EUROPA

Sector de la construcción. Participación público privada (privatización de la obra pública).

Sindicatos y CGT. Eliminar el impuesto a las ganancias sobre altos salarios.

De la simple lectura del listado anterior, surge claramente que el gobierno de Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos accedió, prácticamente, a todos los reclamos de los distintos sectores de la economía.

El único pedido que no tuvo éxito, fue el reclamo de la CGT que, además de haber sido un slogan de campaña –“en mi gobierno ningún trabajador pagará impuesto a las ganancias”, Mauricio Macri dixit-, fue un factor determinante para que miles de trabajadores en relación de dependencia votaran a Cambiemos en las elecciones presidenciales de 2015.

En efecto, Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos ganó esas elecciones por una diferencia de, apenas, un poco más de 600.000 votos. En ese momento el universo de trabajadores registrados que pagaban impuesto a las ganancias era, al 2015, de 1.051.704.

Hoy, casi dos millones de trabajadores pagan impuesto a las ganancias. Miles han perdido su trabajo y todos han visto precarizadas sus condiciones laborales y perdido el poder adquisitivo de sus salarios. El último informe en relación al ranking del salario mínimo vital y móvil en dólares de la región latinoamericana, señala que, en Argentina, dicho salario ha dejado de ser el más alto y ha descendido al cuarto lugar. Esto impacta en el nivel de actividad económica al afectar el consumo, que representa el 70% de la demanda agregada.

No fueron “malos modales”, ni actitudes “no amigables” con el mercado las que llevaron al gobierno anterior a mantener las políticas públicas que llevaba adelante.

Por el contrario, se debía garantizar que las lógicas pujas sectoriales por la distribución del ingreso, que se producen en todos los países del mundo, no arruinaran el mercado interno que funciona como motor de crecimiento y desarrollo, junto a las exportaciones, que en el año 2011 alcanzaron su récord histórico con 82.981 millones de dólares. Además, debía tenerse en cuenta la necesidad de que el Estado argentino no perdiera ingresos genuinos en moneda dura, en vistas a la siempre latente reaparición de la restricción externa que, junto a una economía bi-monetaria, fueron históricamente las responsables de los cuellos de botella a los que Argentina cíclicamente se ha encontrado sometida, en los procesos de acumulación de capital por desarrollo industrial y tecnológico.

Así las cosas, todas las medidas adoptadas por el gobierno de Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos, provocaron desfinanciamiento del Estado al eliminar impuestos a la riqueza y retenciones que, además, éstas últimas, tienen un efecto dolarizador de los precios de los comodities necesarios para el mercado interno.

De esa manera, se dolarizaron los precios de los alimentos y de los insumos de distintas actividades industriales, que sumados a la desregulación del mercado de combustibles y al brutal aumento de las tarifas de los servicios públicos, impactaron negativamente en la actividad económica y agravaron exponencialmente la inflación.

En el mismo sentido, al prohibir la negociación libre de paritarias, los salarios quedaron muy por debajo de la inflación, haciendo retroceder a la Argentina al cuarto lugar en el ranking de salarios en dólares de la región, luego de haber ocupado el primer puesto durante la gestión del anterior gobierno.

Las altas tasas de interés y la eliminación de las restricciones al ingreso de capitales golondrina, provocaron la entrada de capitales especulativos en una fabulosa bicicleta financiera, o carry trade, que rememora los tiempos de la convertibilidad. En este contexto, se producen tres fenómenos que se retroalimentan. Quienes necesitan capital para la inversión productiva, no pueden acceder al crédito por la alta tasa de interés. Quienes tienen capital para invertir, no lo hacen en el sistema productivo sino en la timba financiera, porque les da mayor rentabilidad. Finalmente, el tercer fenómeno lo presenciamos en cada vencimiento de las LEBACS convertidas en una gigantesca bola de nieve que amenaza con sepultarnos.

Por si fuera poco, eliminan toda regulación cambiaria para la compra de dólares, acentuándose, cada vez más, la característica de una economía bi-monetaria, que se reconoce en la pulsión del ahorrista argentino para atesorar dólares y en la brutal fuga de divisas de las elites argentinas, cuya pasión por la formación de activos en el exterior, ya es legendaria. De esa pasión pueden dar fé varios ministros del gobierno de la Alianza Cambiemos. Todo ello no hace más que agravar la demanda de dólares, en una economía que los necesita para pagar importaciones, turismo y servicios de deuda.

¿Alguien podía creer que todo esto junto podía funcionar?

En síntesis, la suma de las decisiones del gobierno de Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos y sus efectos devastadores para la economía y la sociedad, no son, ni más ni menos que el resultado de haber hecho lugar a todas y cada una de las demandas que constituyeron, durante los doce años y medio del anterior gobierno, la agenda cotidiana de reclamos y los ejes del más formidable ataque mediático del que se tenga memoria.

Una vez más, la elite dirigencial económica y empresarial de la Argentina, como en la fábula de la gallina de los huevos de oro, creyeron que despanzurrándola iban a encontrar mayor riqueza.

La ignorancia.

Los prejuicios son hijos dilectos y reconocidos de la ignorancia. La elite que hoy nos gobierna a través de la Alianza Cambiemos, tiene una profunda ignorancia de la historia argentina, de la geopolítica y del actual contexto internacional.

De la historia argentina, porque ¿ignoran? que las etapas de mayor crecimiento y acumulación de capital nacional se dieron en gobiernos que tenían autonomía nacional en la toma de decisiones y que desarrollaron un fuerte mercado interno como principal impulsor de la demanda agregada y como una primera etapa para el posterior desarrollo de exportaciones con mayor valor agregado.

¿Ignoran? también que la restricción externa, esto es la falta de dólares, se agrava por la economía bi-monetaria que se reconoce en el ahorro nacional en dólares y en la fuga para formar activos en el exterior.

De la geopolítica, ¿ignoran? la historia económica de acumulación de capital de las grandes potencias, desarrollada en base a los términos de intercambio comercial de valor agregado y desarrollo científico, en una desigual relación de fuerzas, que se maquilla con la libertad de comercio como retórica fronteras afuera y se divulga con la pátina de verdad absoluta a través de sus centros de estudios y think-thank de pensamiento.

Del actual contexto internacional, ¿ignoran? que el proteccionismo comercial de las grandes potencias ha recrudecido, con inusitada fuerza, después de la crisis global del 2008 y ya ni siquiera se preocupan en disimularlo.

Los signos de interrogación obedecen al beneficio de la duda, ya que de lo contrario no serían ignorantes, sino cínicos o, lo que es peor aún, traidores a la Patria.

VI. Final abierto.

A dos años y medio de iniciado su gobierno, Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos deberían darse cuenta que el blindaje mediático y la mentira permanente, junto a la persecución judicial como elemento para disciplinar, neutralizar o eliminar a la oposición política, están agotados como recursos para conducir el Estado. Deben entender que eso siempre ha sucedido en la historia argentina, toda vez que el deterioro económico se profundiza y comienza a alcanzar a amplios segmentos de la población.

La firma del trigésimo acuerdo stand by con el FMI, sólo deparará mayores males a la Nación argentina y mayores dolores a su pueblo. Sería aconsejable que el gobierno de Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos advierta la gravedad de la situación.

Su actitud de represión y violencia frente al reclamo de los trabajadores por sus fuentes de trabajo o por paritarias libres, no parece augurar nada bueno.

Su indiferencia frente a la desesperación de crecientes franjas de la población que ya no pueden pagar las facturas de agua, luz y gas o, lo que es peor aún, que ya no les alcanza para comer; habla de una peligrosa insensibilidad frente a lo que le pasa a los demás.

A la irresponsabilidad de haber llevado a la Argentina a este desastre económico, no se le puede sumar la tragedia de la violencia. Es necesario recordar que nada bueno ocurrió, para nuestro país, cuando se quiso reemplazar a la razón por los palos o se impuso el silencio frente a los reclamos del pueblo.

Buenos Aires, 24 de mayo de 2018.


Deja un comentario

Desaparición y Deuda

Bruno Nápoli  – https://www.elcohetealaluna.com/desaparicion-y-deuda/

milicos

Desde que Argentina entró al FMI en 1956 [1], nunca se retiró; y cada préstamo fue acompañado por la sanción de leyes represivas que multiplicaron, como los intereses contraídos, la cantidad de detenidos, secuestrados y desaparecidos por razones políticas. En 1958, “Plan de Austeridad y Sacrificio” fue el nombre de estas medidas: acuerdos con firmas extranjeras para explotación de hidrocarburos, liberación del tipo de cambio, reducción de gastos corrientes (sueldos) y de planta estatal, menor inversión del Estado, aumento de tarifas en transportes y servicios públicos, libertad de los capitales extranjeros para salir del país. Tomadas entre julio y noviembre de ese año, el plan habilitó el primer préstamo stand-by (de disponibilidad inmediata y condicionalidad absoluta).

Por esas horas, Frondizi decretó el Plan CONINTES (Dec. secreto 9880/nov/58). Dividió al país en zonas y sub zonas, y todo conflicto gremial y político se dirimió en tribunales militares. Las cárceles se llenaron de presos políticos, y las FFAA de instructores franceses para enseñar “técnicas de contrainteligencia” a sus miembros.

El interregno de Arturo Illia dispuso no hacer acuerdos con el FMI pero en 1966, una vez derrocado, la primera medida del dictador Juan Carlos Onganía fue retomar las negociaciones. Para esto ordenó la casa: en octubre de 1966 sancionó el Decreto-Ley N°16.970, que reemplazaba al CONINTES; establecía represión de cualquier actividad “contraria al Estado”, castigando no solo a quien se rebelase contra los “intereses nacionales”, sino también a quien no colaborase en la identificación de los “delincuentes”, además de facultar a las Fuerzas Armadas para tomar cualquier propiedad y disponer de ella como centro de operaciones represivas, entre tantas otras atribuciones punitorias. A los seis meses y con el patio ordenado se destrabaron los préstamos stand-by con cláusulas de control por parte del Fondo Monetario hacia las cuentas públicas argentinas, más duras que las acordadas por Frondizi. Antes de cerrar su último acuerdo, el dictador decretó la primera Ley de Mercado de Capitales (N° 17.811) y en enero de 1969 la primera Ley de Entidades Financieras (N° 18.061). Ya en la agonía de su Revolución Argentina (1972) se recurrió a otro salvataje del Fondo (vía Facilidad de Financiamiento Compensatorio).

En el período siguiente, el gobierno peronista derogó varias de las leyes de la dictadura, a excepción de la represiva 16.970, que fue de uso cotidiano en un Estado listo para eliminar opositores políticos al gobierno. De todos modos, tuvo corta vida. En septiembre de 1974 se sancionó en su reemplazo la ley N° 20.840, que impuso penas más duras que las dos anteriores. Esta nueva “Ley de Seguridad Nacional” en su carrera de “penalidades para las actividades ideológicas en todas sus manifestaciones” (sic) aumentó sensiblemente el número de desaparecidos, secuestrados y asesinados por el Estado.

Ya en marzo de 1976, la dictadura de la desaparición de personas tuvo el camino represivo allanado legalmente. El Proceso derogó infinidad de leyes de la gestión peronista menos esta última, que fue el ariete para desmontar cualquier resistencia al rumbo económico (la Ley 20.840 estuvo vigente hasta 1983 en su articulado político, y hasta 2001 en su articulado penal-económico) [2]. Puesto en marcha el genocidio con esta legislación heredada y útil como normalidad fraguada, entre el 13 de agosto de 1976 y el 14 de febrero de 1977 las tres principales leyes de corte neoliberal: Ley de Inversiones extranjeras (21.382), Ley de descentralización de depósitos (21.495) y Ley de Entidades Financieras (21.526), [3], que impusieron concentración financiera y apertura económica sin límites a bienes y capitales (importaciones y divisas). En el mismo período de meses, se destrabaron de inmediato los acuerdos stand-by. El combo de Desaparición y Deuda estaba en su cenit.

El hiato alfonsinista supone tres tortuosos acuerdos con el Fondo que resultan desastrosos para la economía local y una subordinación absoluta al organismo. Pero también, una resistida “Ley de Defensa Nacional” (N°23.554/abril/1988) por el rol dado a las Fuerzas Armadas en caso de conmoción interna. De todas formas, cuando se sintió cuestionado, Alfonsín no tuvo mejor idea que insultar a las Madres de Plaza de Mayo (las llamo “antidemocráticas y contrarias a los intereses nacionales” –12/1984— y “madres de terroristas” –TV alemana 07/1985-) y por las dudas arremetió contra “los 30 trotskistas” a los que acusaba por los saqueos, en junio de 1989, y detuvo a la cúpula del P.O.

El regreso sin cortapisas del paradigma neoliberal en los ’90 encuentra un Estado cuya primera disposición es sancionar en 1991 la Ley Seguridad Interior (24.059) y un Protocolo de seguridad para la protesta social [4]. Ante las movilizaciones estudiantiles, Menem (como Alfonsín) recuerda a las Madres y envía un mensaje a los jóvenes: “No vaya a ser cosa que tengamos otro contingente de Madres de Plaza de Mayo reclamando por sus hijos”. (07/1992). La línea se completa en 2001 con la Ley de Inteligencia Nacional (25.520). En este marco la convertibilidad obtiene nueve Acuerdos con el FMI [5]. Desde aquí la historia es conocida: a fines de 2000 el gobierno argentino solicita un auxilio al Fondo, en abril la fenomenal fuga de capitales absorbe los dólares y el Senado aprueba una ignominiosa Ley de Déficit Cero (recorte a jubilaciones y pensiones) pero no alcanza, y en diciembre el Fondo suspende los giros. La convertibilidad termina su ciclo con 39 personas asesinadas en las calles. Casi de manual, en 2016 una de las primeras medidas de la alianza Cambiemos fue modificar y endurecer el protocolo antipiquetes (que cambia drásticamente el más honroso de 2011) y que tiene su corolario con los asesinatos de Santiago Maldonado y de Rafael Nahuel en conflictos sociales que ligan territorios a extracción de recursos en lugares sensibles para capitales extranjero.

¿Epílogo?

El diálogo en cuestión sacude nuestra corporalidad cotidiana, pues en estos 60 años los cuerpos sensibles al par mencionado, han soportado dos destinos excluyentes: la desaparición o la deuda. Y en la “segunda supervivencia”, los que no desaparecimos fuimos re-endeudados. La actual financierización de nuestros cuerpos (y por ende su novedosa politización) está dada en cada gesto cotidiano: la bancarización en todas sus formas, la compra electrónica, el préstamo personal inmediato, la carga en la SUBE como aporte a un fideicomiso del Banco Nación, la gestión crediticia —personal/prendaria/hipotecaria— duplicada en los dos últimos años, una expansión monetaria visible en los bancos; y llamativamente, una tasa de morosidad igual a la de diciembre de 2015 a pesar de circular el doble de dinero. Estos datos tal vez nos permiten ser más cautos.

Aún hay dinero circulando en el sistema. Y esto no estalla cuando lo decidimos nosotros. Lo decide el capital. Y lo decide cuando los instrumentos financieros inventados no se condicen con el número de personas (número finito) para financierizar y las formas de la economía real. Alli, en ese lógico agotamiento de la tasa de ganancia, los breves dueños del circulante pueden retirarlo y enviarlo a mejores puertos. Mientras tanto, el dinero y sus derivados financieros circulan de maneras variadas (facturas de pago que se pueden vender, UVA, ventas en corto, prestamos, etc, etc, etc) y todo, todo negociable en el mercado gracias a la nueva ley. Podemos pensar con cautela que estos elementos tan volátiles pueden dar cuerda para un poco más en este diálogo ya ensayado…

 

[1] Decreto No.7103 de 19/04/1956 y Decreto-Ley No.15.970 de 31/08/1956. Al ser miembro, paga una cuota en divisas y oro que puede retirar en caso de necesidad como derecho de giro sin condiciones. En 2013, el Senado de la Nación aprobó la suba de esta cuota. Es decir, nunca nos fuimos….

[2] Ese articulado económico, paradójicamente hubiera permitido sancionar a los Bancos que fugaron sus capitales en 2001, pero fue derogada por el Congreso de la Nación para que esto no suceda, en una escandalosa sesión del 30 de mayo de 2002 donde radicales y peronistas, con la excusa de la “gobernabilidad”, anularon la norma.

[3] La Ley de Inversiones Extranjeras (con modificaciones) y la Ley de Entidades Financieras (ídem) siguen vigentes.

[4] Modificado tardíamente en 2011, pero con cambios que supusieron una novedad digna de mención por el tratamiento más humanizado de piquetes y protestas, a sabiendas que la conflictividad subiría luego de la recesión económica mundial.

[5] 5 stand-by y 4 de facilidades extendidas o de complementación de reservas.


Deja un comentario

20 de mayo: Venezuela vota por la humanidad

Anisio Pires – https://www.aporrea.org/tiburon/a263270.html

x-default

Venezuela realizará este 20 de mayo la elección número 24 en sus 19 años de Revolución Bolivariana. ¿Eso qué significa? Que nos hemos sumado a las conquistas democráticas aportadas por otras revoluciones a lo largo de la historia pero que nos ha tocado ir más allá. Nos hemos convertido, hoy por hoy, en la revolución más democrática que haya existido jamás. No hay un proceso revolucionario en el mundo que haya logrado reunir esta combinación virtuosa de conquistas políticas y sociales.
A la participación protagónica de nuestro pueblo le hemos sumado un conjunto de soluciones democráticas reales que los capitalistas nunca han sido capaces de atender mientras se dedican a llamar “dictaduras” a los gobiernos que ponen en jaque toda su hipocresía de violencia, explotación y exclusión. Sólo para mencionar algunas pruebas de la democracia verdadera que quieren destruir, recordaremos que Venezuela se encuentra entre los primeros cinco países con mayor matrícula universitaria del mundo y el segundo en América Latina.
Somos el único país en el cual el 100% de su población en edad para jubilarse (Hombres a los 60 y mujeres a los 55), recibe automáticamente un pago equivalente al salario mínimo nacional, al que se le suman dos salarios adicionales de aguinaldos por la navidad más otros beneficios y bonos que entrega el gobierno. Hemos logrado construir más de 2 millones de viviendas en una población de 30 millones y en materia laboral tenemos desde el año 2012 la legislación más avanzada del planeta, reconocida por analistas y sindicalistas de todos los continentes.
Es por eso que Venezuela aparece todos los días en los titulares de la prensa internacional que está al servicio del imperialismo y de su sistema capitalista fabricante de miseria y exclusión. Somos el “mal ejemplo” que necesitan destruir. No pueden permitir que seamos un ejemplo vivo y verdadero para los pueblos del mundo. No soportan que seamos capaces de demostrar que Otro Mundo Es Posible.
Por eso la elección de este 20 de mayo no será apenas un asunto de las venezolanas y los venezolanos. Será un voto por el presente y por el futuro de la humanidad. En Venezuela todas las causas dignas y valederas de ser defendidas en el mundo cuentan con el apoyo firme y decidido del Presidente Nicolás Maduro, líder de la Revolución Bolivariana por mandato de Chávez. Una prueba reciente de ello acaba de ocurrir ahora mismo en el mes de mayo. El presidente Maduro se colocó al frente de las reivindicaciones presentadas en el Encuentro Mundial por los Derechos de los Pueblos Afrodescendientes que tuvo lugar en Caracas.
A pesar de los ataques incesantes que viene recibiendo, se comprometió como Presidente actual del Movimiento de Países No Alineados a emprender un Plan Mundial para que se haga una reparación a los pueblos víctimas del colonialismo y de la esclavitud. Tal y como sucedía con Chávez, a los imperialistas no les preocupa lo que dice el Presidente Maduro sino lo que hace.
Todos los pueblos y movimientos sociales que luchan por la democracia, la igualdad, la justicia y la soberanía reconocen a Maduro como uno de los suyos. Las islas y pueblos del Caribe saben que cuentan con él. Las Madres de la Plaza de mayo en Argentina también. Lula, los Trabajadores Sin Tierra y todo el pueblo humilde y decente de Brasil tienen en Venezuela a un hermano. La Cuba revolucionaria cuenta con la Revolución Bolivariana. El pueblo sirio asediado por terroristas y el imperialismo sabe que siempre lo defenderemos, como también defendemos al pueblo palestino frente a la ocupación israelí que una vez más acaba de cometer varios asesinatos, incluyendo a niños y niñas. Cinco millones de colombianos viviendo en Venezuela con todas las garantías saben que entendemos mejor que nadie el sufrimiento y la violencia paramilitar que ha padecido ese pueblo hermano.
Cruzando el Atlántico, en España, los parados y los sin techo en consecuencia de los desahucios anhelan poder tener una política habitacional como la que hay en Venezuela. El pueblo mexicano que viene siendo humillado por el muro que quiere construir el racista y supremacista Trump, sabe como eso nos indigna a cada uno de los venezolanos. Un poco más allá, el pueblo ruso que salvó al mundo de la esclavitud y el exterminio derrotando a las tropas nazis, sabe que cuenta con el Presidente Maduro ante esta nueva ruso fobia que han inventado los medios norteamericanos y europeos.
El pueblo de Panamá y los habitantes masacrados del barrio El Chorrillo por la invasión de las tropas de EEUU, saben que estamos con ellos. Por eso recibieron calurosamente al Presidente Maduro cuando los visitó en el 2015. En fin, el mundo entero es testigo de que Venezuela y su Revolución Bolivariana, con Maduro al frente, honran todos los días aquella famosa frase del Che Guevara que decía: “Sean capaces siempre de sentir, en lo más hondo, cualquier injusticia realizada contra cualquiera, en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda del revolucionario”. Esa cualidad, esa infinita capacidad de amar como decía Chávez, la tiene sin dudas el Presidente Nicolás Maduro. Por eso este domingo 20 de mayo mi voto será para Maduro. Vamos todas y todos a acompañarlo desde cada rincón de la tierra. Ese día la humanidad entera estará con Venezuela y Venezuela, con su espíritu bolivariano, votará por toda la humanidad.
¡Vamos pues que Juntos Somos Patria Grande!  ¡Juntos Todo Es Posible!
¡Todas y Todos Con Maduro!


Deja un comentario

El nuevo Hitler

Guillermo Almeyra – http://www.anred.org/?p=95487

trump-c

Donald Trump nació en una familia de nazis, miembros del Ku Klux Klan y se educó en el racismo, el culto del imperialismo y del dinero obtenido como fuere, el rechazo a la ciencia y el humanismo, la obtención de los fines por cualquier medio y la fe ciega en que un Dios capitalista y salvaje eligió a Estados Unidos para gobernar a los pueblos inferiores.

Representa con su primitivismo y su ignorancia el atraso cultural y político de la mitad de la población de su país, que ni siquiera se da cuenta de que poner a Dios en su moneda es una blasfemia, cree a pie juntillas en la Creación del mundo en siete días, rechaza las teorías evolucionistas y se guía por el libro de unas tribus bárbaras que habían inventado un Dios –Jehová– tan salvaje como ellas, capaz de pedirle a Abraham que le sacrificase su hijo primogénito. Esas son las bases del fascismo de masas y con armas nucleares que amenaza hoy a la humanidad entera. Hace muchos años, por la década de los años 60, escribí que todo indicaba que el nuevo Hitler sería estadunidense: desgraciadamente, así es.

Como Hitler o Mussolini, que invadió Etiopía y lanzó gases asfixiantes sobre guerreros armados con lanzas pisoteando las resoluciones de la Sociedad de las Naciones (la ONU de entonces), Trump se opone al multilateralismo y le opone las decisiones de la Casa Blanca convertida en juez, gendarme y verdugo a escala mundial por decisión divina. Como Hitler, desconoce las leyes internacionales y los tratados firmados por su país y es capaz, como su antecesor, de bombardear nuevas Guernicas.

Ahora adoptó todas las posiciones del gobierno clerical y de extrema derecha de Netanyahu, el cual es tan racista, colonialista, adorador de la fuerza bruta y terrorista como él y se lanza contra Irán que tiene 80 millones de habitantes, es un aliado de Rusia y de China y está situado tanto en Medio Oriente como en la frontera con el Extremo Oriente (Afganistán, India, Pakistán, China y Vietnam).

Israel es un país de 21 mil kilómetros cuadrados poblado por unos nueve millones de habitantes, un millón de los cuales son árabes. Irán está 10 veces más poblado y tiene un territorio 40 veces más grande en el que podría esconder fácilmente laboratorios y silos nucleares. Siria, además, controla el territorio situado a 50 km de Israel y es aliado de Irán y Rusia, que podrían armarla con armas letales para atacar ciudades israelíes. Un ataque de Netanyahu-Trump contra Irán desataría por consiguiente una guerra con armas de máxima destrucción o, incluso, con armas nucleares tácticas o a distancia media. Todos los países de la región, empezando por Israel, Irán, el Líbano y Siria, podrían verse envueltos en ella. En efecto, el Líbano ha sido señalado varias veces por el fascista Netanyahu como un objetivo inmediato por la fuerza en ese país y particularmente en el sur del mismo del partido Hezbollah, aliado de Siria, que acaba de triunfar en la elección general. Irak también es aliado del gobierno de Bachir al Assad en su lucha contra los restos del Daech, al igual que Rusia. Quien ataque seriamente a uno podría tener que enfrentar a todos a la vez e incluso retorsiones de Beijing, que hasta ahora permanece en silencio, pero apoya a Irán.

Netanyahu, en su ataque brutal y pirateril contra instalaciones militares sirias cercanas a Damasco, tuvo este miércoles el tino de avisar previamente a los soldados rusos (que, por supuesto, transmitieron el aviso a los sirios), pero cualquier futuro mal paso podría provocar una respuesta de Vladimir Putin, a pesar de las excelentes relaciones que existen entre éste y el colonialista y fascista Netanyahu.

Hasta Jordania y Egipto, que tratan desesperadamente de distanciarse de Siria, podrían verse involucrados en el conflicto y, en la primera fase del mismo, deberán alojar a cientos de miles de refugiados sirios y palestinos que serían expulsados de sus hogares por el recrudecimiento y la potenciación de la guerra actual.

Trump y Netanyahu, en las Naciones Unidas y en el mundo están solos, si se exceptúa a Arabia Saudita, sostenedora de Daech. Pero un par de dementes apoyados masivamente por otros locos e ignorantes pueden provocar desastres inmensos.

La Unión Europea –es decir, Alemania, Francia y el Reino Unido, que está con un pie fuera de la misma– mantiene el tratado con Irán. Este país rico y poblado es, por cierto, un buen mercado para alemanes, franceses y británicos, y Francia sola ha firmado acuerdos con Irán por decenas de miles de millones de euros para la fabricación de miles de automóviles, para la construcción de aviones y para el gas.

Es probable, por consiguiente, que los gobiernos de esas naciones compensen a las empresas las sanciones de Estados Unidos a quienes sigan comerciando con Irán, pero habrá que ver si la economía de los países europeos soporta una sangría para mantener relaciones económicas con Irán que podrían ser interrumpidas en cualquier momento por un ataque imperialista.

Habría que ver si el monto de los subsidios estatales compensa las pérdidas eventuales y si las empresas prefieren mantener sus contratos iraníes poniendo en peligro su acceso a Estados Unidos y otros negocios a nivel mundial. Habría que ver, por último, si el gobierno iraní considera suficientes las garantías de que los países de la Unión Europea seguirán colaborando para el desarrollo del país. Son demasiadas interrogantes.

Es necesario parar al nuevo Hitler, para empezar boicoteando todos los productos israelíes y estadunidenses y exigir a los gobiernos latinoamericanos que se diferencien de Trump, porque si el orate furioso avasallase a los países europeos y a Irán, avanzando un paso más hacia la guerra con China y Rusia, se reforzaría el yugo que pesa hoy sobre todos.